El Notario del Siglo XXI - Revista 37

PPLATAFORMA DEMOCRACIA-NOTARIADO

En el número anterior de esta revista se daba cuenta del nacimiento de una iniciativa, promovida por noventa y cuatro notarios de toda España, que han puesto en circulación un manifiesto en el que se solicita la modificación del Reglamento Notarial para hacer posible la elección directa del presidente del Consejo General del Notariado y de su cúpula directiva.
Las razones que han hecho surgir tal iniciativa son explicadas con detalle en su carta de presentación que reproducimos en esta misma página. Igualmente reproducimos el manifiesto "por una mayor democracia en el notariado", cuyo eje central está constituido por la ya indicada petición de que los cargos directivos del Consejo sean elegidos por sufragio universal de todos los notarios de España y a cuya adhesión se nos anima.
El que los principales cargos de gestión y representación de la corporación notarial sean elegidos por votación directa y secreta de todos los notarios es algo que, de pura obviedad, no necesitaría mayores razonamientos. De hecho ha existido siempre una altísimo grado de acuerdo sobre este punto en todos los foros y reuniones que sobre ello ha habido en los últimos diez o quince años y en las que han tenido un considerable protagonismo las asociaciones notariales.
Lo que sí cabe preguntarse es el porqué de la necesidad de llevar la reforma adelante en estos momentos. Y la respuesta es bien sencilla. Por un lado el nuevo Reglamento Notarial ha alterado profundamente las competencias respectivas de Consejo y colegios, dotando al primero de una serie de funciones muy superiores a las de mera coordinación entre entidades territoriales. Parece entonces lógico que la elección directa que hoy existe para las juntas directivas de los colegios notariales se traslade también a una hipotética "junta directiva" del Consejo General del Notariado.
Por otro lado, se ha roto el consenso que, en mayor o menor medida, había existido siempre en torno a la política general seguida por nuestros dirigentes. Hoy día muchas de las decisiones que afectan a cuestiones nucleares del notariado adoptadas por nuestro Consejo son abiertamente discutidas y cuestionadas por los colegiados. Y, por favor, no caigamos en fáciles confusiones. El problema de fondo no es de personalismos, a menos que por personalismo entendamos el hecho de que opiniones e iniciativas de  importantes grupos de notarios sean ignoradas e incluso abiertamente despreciadas por una mayoría de decanos amparándose en ridículos e inverificables porcentajes.  Si hay distintas visiones acerca del futuro del notariado (¡y las hay!), expónganse y confróntense. Y sométanse al veredicto de las urnas. Los elegidos tendrán toda la legitimidad jurídica y moral para imponer su visión y su política.      
Esto es, ni más ni menos, lo que pretenden los promotores de la "iniciativa democracia-notariado".Y curiosamente la precipitada y triste renovación de la cúpula notarial operada en el pasado mes de marzo, lejos de ahuyentar esta idea, no hace sino reafirmar su necesidad pues la escenificación de la desunión ha sido clamorosa. Y que nadie se escude, para esconderse de lo inevitable, en la falta de tiempo para aprobar la reforma propuesta, pues aun en el supuesto de que ello fuera cierto, existen mecanismos alternativos para propiciar la participación activa de las bases en la elección de la directiva del Consejo. A las propuestas de José Angel Martínez Sanchiz en el número anterior de este revista nos remitimos.
 
Estimado compañero/a:

Como sabrás, en el mes de octubre del pasado año, fue realizada una encuesta, por encargo de la revista "El Notario del Siglo XXI", cuyo resultado más llamativo era que el 80% de los notarios encuestados consideraban necesaria la elección directa del presidente del Consejo General del Notariado. Esta necesidad ha sido refrendada por la práctica unanimidad de los asistentes a la "jornada sobre la democratización del notariado" celebrada en Madrid el día cinco de febrero.
Fruto de esta jornada ha sido la iniciativa de un grupo de notarios de toda España con el objetivo de impulsar la reforma de la organización del notariado para profundizar en su democratización  en base a las ideas cuyas líneas directrices se expresan en el manifiesto que se adjunta a la presente carta.
Lo que en él se plantea no es nuevo. Ha sido objeto de estudio y análisis en numerosos encuentros notariales en los últimos veinte años, por lo que podemos decir que constituye una vieja aspiración del cuerpo.
Pero si esta aspiración es antigua, las circunstancias políticas y económicas actuales y la necesaria unidad para afrontarlas  - que hoy desgraciadamente no existe -  la convierten en inaplazable. El notariado atraviesa tiempos difíciles que exigen políticas y decisiones valientes e imaginativas que surjan de un equipo de gobierno que se sienta apoyado y legitimado directamente por una mayoría de notarios. De ahí que creamos que la necesidad de recomponer la unidad del notariado y, paralelamente, la de potenciar la participación de todos los notarios en las estructuras y tareas corporativas hace ineludible la iniciativa de hacer llegar al Ministerio y a nuestros dirigentes una idea esencial: queremos que los gobernados elijan directamente a sus gobernantes.
Lo único que te pedimos es que reflexiones sobre el tema y, si te parece oportuno, te unas a la iniciativa completando con tus datos el manifiesto que se adjunta y enviándolo a la dirección que figura en el sobre que igualmente adjuntamos.
Ten la seguridad de que esta iniciativa no va en contra de nadie ni pretende negar el carácter democrático del sistema actual. Simplemente intenta (y no es poco) que todos nosotros nos involucremos en el gobierno de nuestra profesión de una manera mucho más directa que hasta ahora y más acorde con la realidad del tiempo en el que vivimos.  
Al dorso de esta carta encontrarás los nombres de los promotores de la presente iniciativa.
Recibe un afectuoso saludo

MANIFIESTO

"Por una mayor democracia en el notariado"

Yo: .................................................................

Notario de:.................................................................

DNI:.................................................................

TENIENDO EN CUENTA:

La necesidad de ofrecer un cauce adecuado para una más profunda democratización de la institución, de acuerdo con el sentir mayoritario dentro del cuerpo, que reclama una mayor apertura del Notariado a los notarios.

SOLICITO LA REFORMA DEL REGLAMENTO NOTARIAL CONFORME A LAS SIGUIENTES LINEAS DIRECTRICES:

El presidente del Consejo y su equipo directivo serán elegidos  por los notarios mediante sufragio universal, directo y secreto, con un voto por notario.  Los así elegidos asumirán las funciones ejecutivas y de representación y defensa del Notariado.

La Junta de Decanos pasará a constituir un órgano deliberante  con funciones de coordinación y de control y en el que aquellas decisiones que afecten al notariado en su conjunto serán adoptadas mediante un sistema que introduzca un elemento de ponderación en función del número de notarios de cada colegio.

El control del presidente y de su equipo directivo, tanto en el aspecto económico (con transparencia y  acceso a la información) como en el político (mediante mociones de censura y de confianza),  recaerá sobre la Junta de Decanos. La pérdida de confianza o la censura dará lugar a nuevas elecciones entre todos los notarios.

Ambos órganos funcionarán bajo los principios de transparencia y publicidad de sus acuerdos por los cauces corporativos que se determinen.

La reforma respetará la tradicional autonomía y las competencias de los Colegios Notariales.

Con la esperanza de que la democratización que solicito se haga realidad en el más breve plazo y sin dilaciones injustificadas, encarezco de los promotores de esta iniciativa que impulsen las medidas precisas para conseguir la expresada finalidad.

Visita nuestra web: www.democracia-notariado.com
Email: democracia@democracia-notariado.com