Menú móvil

El Notario - Cerrar Movil

ENSXXI Nº 1

MAYO - JUNIO 2005

JOSÉ ÁNGEL MARTÍNEZ SANCHIZ
Notario de Madrid

La característica más sobresaliente de Juan Berchmans Vallet de Goytisolo es el amor a la verdad,  que nos muestra en todas sus manifestaciones. En lo personal, el mensaje cristiano "la verdad os hará libres" le ha imbuido de siempre de una especial gallardía para defender dicha causa sin temor a los tópicos, pues como gusta repetir: "se puede nadar a favor o en contra de la corriente, lo que no cabe es quedarse quieto, porque entonces te arrastra la corriente". Así, realiza desde hace años un auténtico apostolado en las reuniones de Amigos de la Ciudad Católica y en la revista Verbo, la cual fundó junto con Eugenio Vegas Latapié.
Ha estado siempre por encima de las modas. En esta época, dominada por el relativismo y el positivismo, recupera y recrea una visión dinámica del derecho natural, metódicamente realista, que entronca con Aristóteles y con Santo Tomás, acerca de cuyos escritos es una auténtica autoridad. En esto sigue y profundiza en la dirección tomada por Michel Villey a quien considera como su principal maestro en esta materia.
Profesionalmente, optó por el oficio notarial, basado en la "fidelitas", que aúna la "veritas" y la "legalitas". La búsqueda de la verdad representa igualmente el sustento de su imparcialidad: jamás redactó un informe o dictamen de parte. Pero, es que, además, en su condición de notario, de jurista práctico por tanto, encontraría la manera de estar permanentemente en contacto con la realidad, o con los hechos de los que surge o dimana el derecho.
Siempre humilde, arranca en sus estudios de problemas reales y concretos, como las compras con pacto de sobrevivencia en el ya lejano 1946. Pronto publicará su primer libro "La Hipoteca del Derecho Arrendaticio", que obtuvo el premio Jerónimo González del Colegio Notarial de Albacete, y que nace de una consulta que se le realizó en la notaría. Desde el principio presentará batalla al conceptualismo tan en boga entonces y todavía ahora.

"La búsqueda de la verdad representa el sustento de su imparcialidad: jamás redactó un informe o dictamen de parte. Además, en su condición de jurista práctico, supo encontrar la manera de estar permanentemente en contacto con los hechos de los que surge o dimana el Derecho"

Paulatinamente, del caso concreto pasará a al estudio de las instituciones, bajo la misma perspectiva realista, para después escribir panoramas, señaladamente el de Derecho Civil, allá en 1963, que, de acuerdo con nuestro compañero Emilio Garrido, constituye un genuino Kempis jurídico; más tarde, tras publicar sus inestimables "Estudios sobre Sucesiones" en siete tomos, esa obra utilísima que es el "Panorama de Derecho de Sucesiones". Luego, en un salto hacía adelante, congruente con la senda emprendida, se adentra en temas filosóficos y corona su obra con su monumental "Metodología de las Leyes, de la determinación del Derecho y explicativa del Derecho".
En sus escritos, libros y publicaciones, más de quinientas, no ha tratado de ser original, con serlo muchísimo, sino pura y simplemente de hallar la verdad y de resolver problemas humanos de la forma más equitativa posible.
Una vez más en el mismo hilo conductor, al que vengo refiriéndome, engarza unos trabajos con otros de un modo sorprendentemente coherente, gracias a su tesonera dedicación en pro de la "res iusta", de lo justo concreto, que en lo concreto encarna la justicia, la auténtica verdad jurídica, sin la cual no hay derecho, sino una falsa apariencia.

"Engarza unos trabajos con otros de modo sorprendentemente coherente, gracias a su tesonera dedicación en pro de la "res justa", de lo justo concreto, que en lo concreto encarna la justicia, la auténtica verdad jurídica, sin la cual no hay derecho, sino una falsa apariencia"

Nunca persiguió los honores, pero siempre afrontó las responsabilidades, y de la mano de éstas vinieron aquellos. Juan Vallet es Decano Honorario del Colegio Notarial de Madrid, Presidente Honorario, después de haberlo sido efectivamente, de la Unión Internacional del Notariado Latino y Presidente de Honor de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación. Es también académico de número de la de Ciencias Morales y Políticas. Preside el Patronato de la Fundación Francisco Elías de Tejada. Ha sido nombrado doctor honoris causa de la Universidad Autónoma de Barcelona y de la Universidad Notarial Argentina.
Entre los premios recibidos, el de Montesquieu  de la Academia de Burdeos, y de una vida consagrada al derecho, discernido por la Asociación de Antiguos Alumnos de la Facultad de Derecho de la Universidad Complutense de Madrid.
No es de extrañar que su obra haya sido objeto de tesis doctorales en España por Cristina Fuertes-Planas Aleix, por Estanislao Cantero Núñez y por Maria del Carmen Fernández de la Cigoña. También en Italia de su Laurea por Federica Balcon, en la Universidad de Padova, y por Jennifer Basso Ricci,en la del Sacro Cuore de Milan.
En fin, debemos agradecerle su contribución, el esfuerzo de transmitirnos unas enseñanzas que arrancan de sus maestros, presentes perennemente en su ánimo, don José Alguer Micó, don Ramón María Roca Sastre y don Federico de Castro, egregios representantes de la tradición jurídica catalana y de la castellana, que en Vallet se funden en perfecta armonía, tradición que sigue viva y enriquecida con su extraordinaria aportación en beneficio de todos nosotros.