Menú móvil

El Notario - Cerrar Movil
revista11

ENSXXI Nº 11

ENERO - FEBRERO 2007

Y tú, sin sombra ya, duerme y reposa,
larga paz a tus huesos...
Definitivamente,
duerme un sueño tranquilo.
Antonio Machado. "En el entierro de un amigo"

Así es, aunque parezca mentira. De forma súbita a los 57 años, el pasado día 20 en Berlín, donde participaba en una reunión de expertos en la Unión Europea de Derecho Agrario, oyendo misa, y dejando desolados a todos los que le conocimos.
Castellano sobrio y recio. Soriano de nacimiento y corazón. Asturiano de adopción. Notario como su padre. Decano del Colegio Notarial de Oviedo y miembro del Consejo General del Notariado, del que llegó a ser Coordinador General y a presidir por un día. Consejero Permanente de la Unión Internacional del Notariado y Presidente de su Comisión de Deontología. Vocal de la Junta Directiva de la Asociación de Antiguos Alumnos de la Facultad de Derecho de la Universidad Complutense. Y muchas cosas más.
De profunda fe cristiana. Católico comprometido. Miembro numerario del Opus Dei. Familiar y entrañable. De gran sentido del humor y fina ironía. Persona  pacífica y honesta, sin doblez alguna. Estudioso e inteligente -sabio dice el diccionario- y a la vez que humilde y sencillo. Magnífico jurista y hombre conciliador. En estos momentos, era imprescindible en el Notariado.
Incansable en sus viajes. Es difícil hacerse a la idea de que ya no regresará de este último que ha emprendido. En realidad, no creo que él desee volver. Ha llegado al destino que tanto buscó y para el que se había preparado ¡y de qué manera!. Hasta eligió el lugar de partida: la Catedral de Berlín.
Este era mi amigo, casi mi hermano. Gracias por conocerte.
Juan Francisco, te has marchado sin avisarme, hablamos esa misma tarde -estabas en el museo Pérgamo- y ni siquiera me lo comentaste. Creo que es la primera vez que lo haces sin animarme a ir contigo. Ahora ¿qué quieres que te diga?:   agradezco tu olvido. Hasta eso lo hiciste bien. En fin, creo que te has ido como tu querías.
Montañero, has hecho la escalada de tu vida. Has alcanzado la Cima. Ya estás con los tuyos, y que se preparen que no me extrañaría nada que ya estés dando la lata para preparar otras INSTITUCIONES.
Me quedo sin "confidente". Hasta pronto, Juanfran, te echaré de menos.

José-Marcos Picón Martín
Notario de Madrid