Menú móvil

El Notario - Cerrar Movil

ENSXXI Nº 14
JULIO - AGOSTO 2007

MIGUEL ÁNGEL AGUILAR
Periodista

Debería volver el gusto por la excelencia, que ninguna relación tiene con el prestigio de esa escasez creada de modo especulativo para la obtención del lucro. Pero, mientras llega ese momento, la prensa libra estos días la más enconada batalla por obtener el reconocimiento de una mayor circulación, sin distinguir las churras de las merinas, es decir, sin atender a la diferente función reservada a la prensa amarilla de tiradas millonarias y a la prensa de calidad que apuesta por la credibilidad y la influencia entre las minorías selectas cada vez más numerosas. Con acierto Jorge Vigil Rubio en su Diccionario razonado de vicios, pecados y enfermedades morales (Alianza Editorial. Madrid, 1999) al tratar de la voz Mediocracia nos ilustra sobre cómo “al amparo de la libertad de información, a falta de una firme ley anti-libelo y de una autolimitación deontológica creíble de los informantes, se convierte en un vehículo del terrorismo informativo, la desestabilización política o el linchamiento personal”. De modo que los medios pasan a ser “medios de ajustes de cuentas” y “el cuarto poder llega a ser objeto de una doble mixtificación o se regimenta desde los poderes públicos –censura, prensa oficial, etc.- o se distorsiona interesadamente desde las corporaciones privadas”.
En las antípodas de las anteriores degeneraciones se encuentra la nueva Galería de retratos de los quince periodistas más destacados que escribieron sobre las Cortes en el periodo que va desde 1810 hasta 1936. El pasado 15 de junio, con ocasión del XXX aniversario de las primeras elecciones generales libres, la han inaugurado los Reyes en la sede del Congreso de los Diputados. Allí ha quedado instalada para señalarnos a todos la senda del mejor periodismo, que siempre empieza por el primor de la escritura. La idea inicial de semejante Galería procede de la Asociación de Periodistas Europeos y fue presentada por vez primera de manera formal hace veinte años al presidente del Congreso Félix Pons. Su calurosa acogida no tuvo consecuencias como tampoco las tuvo las nuevas aprobaciones confirmadas por los sucesores que le relevaron en la presidencia de la Cámara -Federico Trillo y Luisa Fernanda Rudi-, ni los impulsos que aportaron Luis Álvarez Cándido, el mejor cronista de las Cortes Constituyentes de 1977, y Luis Carandell, que no abandonó en 25 años la Tribuna de Prensa del hemiciclo.

"Lucharon contra la censura, defendieron la libertad, se batieron en duelo. Fueron autocríticos, arremetieron contra 'el empirismo caótico del noticierismo' y contra la 'bobería ilustrada de las revistas'. Estuvieron siempre dispuestos a 'elevar el valor intelectual de la prensa'"

Iban pasando los lustros sin que la demora acumulada se averiguara capaz de erosionar un ápice nuestra determinación. Permanecimos inasequibles al desaliento hasta que por fin el actual presidente del Congreso, Manuel Marín, ha logrado que la Galería de Periodistas se hiciera realidad. Nos parecía que no era bueno que los retratos de los padres de la patria, colgados de las paredes del Congreso como reconocimiento a sus servicios, estuvieran solos. Pensábamos que tendría mucho sentido ofrecerles la compañía de otros retratos, los de los mejores periodistas que con sus crónicas e informaciones habían multiplicado en la prensa el eco de las intervenciones y debates sostenidos en los plenos del hemiciclo, en las Comisiones Parlamentarias, en el salón de pasos perdidos o en el bar. Además, las referencias icónicas de nuestros más valiosos antecesores en el oficio podrían ser un buen estímulo para los colegas a quienes sus medios de comunicación tienen acreditados en el Congreso de los Diputados.
Se acordó el procedimiento para establecer la nómina de sus integrantes, acotar un ámbito temporal, decidir quienes serían los retratistas y fijar la pared donde se colgarían las efigies de los agraciados. Se decidió constituir un Comité de Expertos inatacable por los ácidos, de forma que su dictamen prevaleciera frente a las impugnaciones de quienes siempre buscan invalidar cualquier iniciativa. Aceptaron sumarse al mismo José Álvarez Junco, Director del Centro de Estudios Constitucionales; Juan Pablo Fusi, presidente de la Comisión Académica de la Fundación Ortega y Gasset y catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad Complutense; Santos Juliá, catedrático de Historia Social y Pensamiento Político de la UNED; Víctor Márquez Reviriego, escritor y cronista parlamentario; Charles Powell, subdirector de Investigación y Análisis del Real Instituto Elcano de Estudios Internacionales y Estratégicos y profesor de Historia Contemporánea de la Universidad San Pablo-CEU y Mari Cruz Seoane, nuestra más prestigiosa historiadora de la prensa.
Estuvimos concordes en que el periodo histórico al que íbamos a limitarnos comprendería desde las Cortes de Cádiz, las primeras democráticas, cuyo segundo centenario empezaremos enseguida a celebrar, hasta el estallido de la guerra civil en 1936. Considerábamos carente de sentido remontarnos más atrás o proyectarnos más adelante. Todos compartíamos la necesidad de la distancia, de la prueba del tiempo, para que se depuren las pasiones, se apaguen los amiguismos y se aquilate de modo adecuado la excelencia de las candidaturas. Las deliberaciones del Comité produjeron un consenso pleno a la hora de proponer la nómina de los que se incluirían en la Galería de Prensa, que quedó compuesta de la siguiente manera: José María Blanco White, Francisco Cañamaque, Mariano José de Larra, Leopoldo Alas Clarín, Benito Pérez Galdós, José Martínez Ruiz Azorín, Julio Camba, Ramón Campoamor, Margarita Nelken, Isidoro Fernández Flórez Fernanflor, Indalecio Prieto, Fermín Caballero, Josefina Carabias, Wenceslao Fernández Flórez y Josep Pla.

"Los Reyes han inaugurado en el Congreso la Galería de retratos de los quince periodistas más destacados que escribieron sobre las Cortes en el periodo que va desde 1810 hasta 1936. Allí ha quedado instalada para señalarnos a todos la senda del mejor periodismo, que siempre empieza por el primor de la escritura"

En nuestra Galería de Prensa es indudable que son todos los que están, pero podría objetarse que no están todos los que son. Por si ese  fuera el caso, se pondrá a disposición del público un libro de reclamaciones donde los interesados podrán aportar argumentaciones que promuevan nuevas incorporaciones y a las que siempre se dará puntual respuesta en un ejercicio muy del gusto de nuestros días, tan amantes de la interactividad en tiempo real. Reconozcamos que nuestros elegidos se pasaron a veces de la raya para presentarse como diputados a Cortes, casi siempre por distritos de ultramar. Que enseñaron la patita cuando aceptaron ser ministros, gobernadores,  alcaldes o colaboradores de los servicios de inteligencia aunque algunos volvieran después al periodismo, que ocuparon sillones de las Reales Academias y que fueron testigos comprometidos con la transformación política de España. Tuvieron sus filias y sus fobias pero no se refugiaron en la falsa invocación de la asepsia. Viajaron a veces para escribir como corresponsales en el extranjero.
Lucharon contra la censura, defendieron la libertad, se batieron en duelo. Fueron autocríticos, arremetieron contra “el empirismo caótico del noticierismo” y contra la “bobería ilustrada de las revistas”. Estuvieron siempre dispuestos a “elevar el valor intelectual de la prensa”. Supieron anticipar el fenómeno de la prensa amarilla como lo hizo, por ejemplo, Fernanflor a la altura de 1898 cuando escribió aquel negro pronóstico sobre la fuerza arrasadora de los populismos: “malos días son estos para los diarios y los redactores de ellos (...) Cuántos lectores hay en España que lo son no por mejorar de juicio, sino por recrearse viendo sobre el papel su propio sentir: que el público sólo ama su propia opinión y sólo a ella escucha y favorece, y de cualquier otra murmura y se aparta; de donde viene a resultar que para un diario combatir las preocupaciones y afrontar la masa es decrecer en recursos y morir”. Por eso, para recuperar su mejor periodismo proyectamos ahora una colección de antologías que recogerá sus mejores textos sobre las Cortes. Atentos.