Menú móvil

El Notario - Cerrar Movil

ENSXXI Nº 15
SEPTIEMBRE - OCTUBRE 2007

JORGE MACHADO CEVALLOS
Notario ecuatoriano y Presidente de la FEN

Jamás el notariado ecuatoriano ha vivido etapas de tanta confrontación como la que ha soportado en estos últimos dos años. Hemos sufrido verdaderos embates contra la función notarial manifestados a través de proyectos de leyes, germinadas en la perversidad, odio y envidia hacia el notario.
En el mes de Junio del año pasado, la Corte Suprema de Justicia, expidió una resolución, revocando una anterior que protegía la estabilidad de los funcionarios judiciales incluyendo a notarios y registradores de la propiedad y mercantiles, declarando al mismo tiempo terminados los periodos para los cuales fuimos designados previo concurso de oposición y méritos en septiembre de 1.998.

"La Corte Suprema de Justicia, expidió una resolución que protegía la estabilidad de los funcionarios judiciales incluyendo a notarios y registradores de la propiedad y mercantiles"

La resolución de la Corte Suprema, fue impugnada por la vía constitucional sin éxito, pues las circunstancia influyeron en el Tribunal Constitucional para que emita una resolución por la cual, reconociendo la ambigüedad de normas, disponía que el Consejo Nacional de la Judicatura, máximo organismo de administración de la Función Judicial, convocara a concursos de oposición y méritos para designar a jueces y magistrados, así como a notarios y registradores de la propiedad y mercantiles. Este proceso de nueva selección de notarios, no se ha iniciado aún, pero es de esperarse, que dentro de un panorama de normalidad, esto es, si es que la Asamblea Constituyente que está por elegirse no afecta a la Función Judicial, deberá producirse en los primeros meses del año 2008. Confiamos que este proceso de selección de notarios se enmarque en la Ley Notarial, como así lo dispone la Ley Orgánica del Consejo Nacional de la Judicatura, y  así lo dispuso en su  resolución del Tribunal Constitucional. En previsión de encontrarnos a las puertas de este concurso de oposición y méritos, Federación Ecuatoriana de Notarios, presentó al Consejo Nacional de la Judicatura un proyecto de instructivo de selección de notarios,  sujeto a la Ley Notarial único medio de protección al notario en ejercicio de funciones.
Al mismo tiempo, la secuela dejada por el Notario de Machala José Cabrera, quien administró en forma ilícita millonarias cantidades de dólares mediante un sistema inexplicable de captación de dinero y pago de altísimos intereses a sus inversionistas, hasta que todo este írrito procedimiento colapsó con su fallecimiento, causando a quienes invirtieron en forma codiciosa  la imposibilidad de recuperar su capital, con gravísimas pérdidas y las consiguientes protestas. Esta imagen de acaparador de dinero dejada por el Notario Cabrera, se proyectó en el notariado ecuatoriano, principalmente por los medios de comunicación, calificando a los notarios en general como una élite privilegiada, captadora de ingentes recursos y desfigurando la dignidad y prestigio del notario y el ejercicio de su profesión.
Como consecuencia de este triste episodio para el notariado ecuatoriano, vino una serie de medidas de los organismos estatales, tratando de destruir la función notarial. Resultado de esta crítica acerba, se han presentando varios proyectos de leyes planteando la burocratización del notario, esto es, fijarle un sueldo y que el usuario pague una tasa por el servicio notarial, cuyo producto iría a las arcas de la función judicial. Si bien es cierto, la Asamblea Constituyente que está por ser elegida tendrá en sus manos la responsabilidad de dictar una nueva Constitución Política, hemos conseguido que este propósito no se incluya en el proyecto de Constitución preparada por una comisión de juristas del Consejo Superior de Universidades y Escuelas Politécnicas del país, aunque en el proyecto se pretende limitar los ingresos de los notarios, lo fundamental es que en él no se establece periodo para el desempeño de sus funciones, consolidando su estabilidad y permanencia, así como se reconoce la retribución mediante aranceles, desechando la propuesta de fijación de sueldos.
Al mismo tiempo la FEN ha planteado la necesidad de crear un organismo autónomo notarial, llamado Consejo Nacional del Notariado, que asuma el control, designación, capacitación, evaluación, regulación y disciplina de los notarios; pues el Consejo Nacional de la Judicatura, organismo al cual se encuentra sometido el notariado ecuatoriano no ha podido satisfacer las necesidades del notariado, principiando por la falta de regulación de aranceles generando con ello la disparidad de costos en el servicio notarial y la flagrante competencia desleal.
Pese a estas circunstancia adversas, la FEN no ha cesado en constituirse en el ente protector del notariado asumiendo una frontal, decidida y altiva posición frente a las nefastas acusaciones, relevando las virtudes del servicio notarial, con un buen índice de calidad evidenciado por la celeridad, oportunidad y agilidad; no existen quejas por procesos escriturarios demorados o lentos,  y es incuestionable la seguridad jurídica instrumental que brinda el documento notarial en  la protección de los intereses de la colectividad.
Con la intención de contribuir a la capacitación del notario, la FEN ha logrado instrumentar en diversas universidades títulos de postrado, otorgando a los colegas la facilidad de obtener diplomados, especialización y maestrías en Derecho Notarial. Así mismo se han desarrollado seminarios en distintas ciudades del país con elogiosos resultados.
A fin de propiciar la seguridad en la circulación del documento notarial, ante la amenaza de falsificaciones, la FEN  ha provisto a los notarios del país de hologramas, generando enorme tranquilidad en el usuario y cuyo costo permite crear un fondo de cesantía o retiro notarial.
Finalmente, del 12 al 15 de Septiembre del presente año, se llevarán a efecto en la ciudad de Cuenca, las II Jornadas Notariales del Ecuador, con importantísimas conferencias sustentadas por expertos nacionales y extranjeros. En ellas desarrollaremos un taller destinado a productor El Manual de Procedimientos Notariales y un Código de Ética notarial en el ámbito nacional, todo ello en el afán de robustecer y consolidar la eficacia del servicio que brindan los notarios al país.