Menú móvil

El Notario - Cerrar Movil

ENSXXI Nº 15
SEPTIEMBRE - OCTUBRE 2007

Madrid, Redacción.-
La unión del Notariado era una afortunada convergencia de modernidad y necesidad, de calidad de las sociedades democráticas y de importante conveniencia para la estabilidad, el progreso y el perfeccionamiento de la profesión notarial. Fueron necesarios más de cincuenta años de esforzada labor para lograr la unión de los Notariados con magníficos y ya apreciables resultados. Pero queda más por hacer en el futuro, siempre con la vista puesta en el servicio a la seguridad del consumidor y en la garantía de legalidad para los particulares y los Estados.
Contribuir a una vinculación permanente entre notarios del mundo, mediante reuniones periódicas, en distintos lugares de un país, o entre países distintos, es otro aspecto interesante de la actividad colectiva. Era una idea largamente acariciada por los notariados de América y de Europa, y últimamente de Asia y África, reunir en asambleas a los notarios para debatir los problemas específicos.  

El nacimiento de una Unión
La Unión Internacional del Notariado estuvo estructurada en la mente de los organizadores del Primer Congreso, en el sentido de que reunía a los países cuyo derecho fundamental y legislación se asimilaban a los principios del denominado derecho latino. Sin embargo, en la vida jurídica de los pueblos no existen compartimentos aislados, pues sus instituciones se consustancian con las relaciones que entre ellos se mantienen.
En octubre de 1948, hace nada menos que 59 años, tuvo lugar, con asistencia de representantes de los Notariados de 19 países, el Congreso de Buenos Aires, organizado por el Colegios de Escribanos de la Capital Federal, primero de la UIN y tanto en él como en las reuniones posteriores se reanudó el sentido histórico de la evolución del Notariado. Tuvo por emblema el águila latina o águila de San Juan, símbolo de la latinidad. Allí, por el impulso del notario argentino José A. Negri, se gestó la idea de formar una unión de notariados que compartieran principios en común. El día 2 de octubre quedó establecido estatutariamente como fecha para evocar la fundación de la Unión. La UIN fue constituida para promover, coordinar y desarrollar la actividad notarial en el orden internacional, con la finalidad de asegurar mediante una estrecha colaboración entre los notariados, la dignidad e independencia de los mismos, con el fin de brindar un mejor servicio a la comunidad.
Si la idea de formar la Unión tuvo su inicio en Buenos Aires, en el mes de octubre del año 1948, donde se celebró el primer Congreso de notarios de tipo latino que entonces existían en el mundo, muy pronto se celebró el segundo gran Congreso, que tuvo lugar en Madrid durante la tercera semana del mes de octubre de 1950, y dentro del que nació, de forma oficial, la Unión Internacional del Notariado, quedando aprobados en el él sus Estatutos.
El Notariado español participó siempre muy activamente en todos los Congresos que se han venido celebrando, normalmente con una regularidad de tres años. Además del segundo Congreso, celebrado en Madrid en 1950, organizó otro en el año 1975, en Barcelona. Este que ahora se inicia en Madrid 2007 será el tercer Congreso celebrado en España y organizado por el Notariado español.
Así como aquel Congreso de 1950 en Madrid tuvo una importancia excepcional, puesto que se fijaron los primeros Estatutos de la UIN, con un gran protagonismo por parte de señeras figuras del Notariado madrileño de la época, como Rafael Núñez-Lagos, y de escribanos de Buenos Aires, como José A. Negri, el 25 Congreso que ahora se celebra en Madrid es de una enorme importancia para el Notariado mundial pero también para el Notariado español, en la medida en que consagra la contribución que éste ha dado y sigue dando en todo el proceso de formación de un Notariado mundial importante.

Naturaleza jurídica de la UIN
¿Qué es la Unión Internacional del Notariado? En el artículo primero de los antiguos Estatutos, aprobados en Madrid en 1950, expresa que "reconoce y agradece su origen al I Congreso Internacional del Notariado Latino reunido en Buenos Aires, el día 2 de octubre de 1948, a iniciativa del Colegio de Escribanos de Buenos Aires". Pero ello no significa que sea una institución de carácter local. Por el contrario, el mismo artículo 1º ya citado dice que la Unión "representa la unidad espiritual de todos los notariados latinos". Vale decir que su misma definición la coloca por encima de toda demarcación territorial. Es por consiguiente una organización internacional, cuya idea de crearla y la realidad de llevarla a efecto corresponde exclusivamente a los propios notarios. Todo ello nos lleva a definirla como "un organismo internacional no gubernamental".     

El espíritu de la Unión
Los Estatutos de la Unión expresan -con la prieta síntesis de toda reglamentación- el espíritu de la institución: "representa la unidad espiritual de todos los notariados latinos". Por eso pudo decir Negri en el discurso de clausura del II Congreso: "Estamos para conocernos, vincularnos, estudiarnos y colaborar en una obra de perfeccionamiento "
A esa obra de perfeccionamiento le marcaron rumbos certeros los propósitos que la Unión se fijó: el estudio y sistematización de la legislación notarial y la difusión de ideas, estudios, proyectos e iniciativas, encaminadas al mayor progreso, estabilidad y elevación del notariado latino, todo lo cual se obtendría mediante oficinas internacionales que intercambiarán informaciones, la publicación de una revista, la celebración periódica de congresos internacionales y el fomento de los de carácter nacional, regional o local.
Un tema que preocupa mucho a la Unión es el proceso de formación e institucionalización del Notariado en los países emergentes. La Unión se ha dotado de Academias Notariales, distribuidas por continentes, para atender a la necesidad de formación permanente. Existe una Academia notarial en América y otra Academia notarial en Europa que periódicamente realizan cursos de formación y actualización jurídica y cursos de derecho internacional privado y derecho comparado en los países que reclaman precisamente esa formación, que son los países con un Notariado de reciente implantación.
Además, la red global del Notariado plantea problemas para la propia profesión, ya que el notario, además de incorporar todas las posibilidades de las nuevas tecnologías, tendrá que saber más idiomas y necesitará un modelo de formación más amplio y complejo, con un conocimiento muy profundo de Derecho internacional privado y de Derecho comparado.  De ahí la necesidad de publicaciones periódicas.

Como un ejemplo entre muchos, la Fundación notarial luxemburguesa IRENE, en la que colabora activamente el Notariado español, acaba de editar, por ejemplo, un glosario de términos jurídicos y en colaboración con la Unión Internacional del Notariado edita y actualiza periódicamente manuales sobre regímenes económicos matrimoniales y regímenes sucesorios en los distintos países.

Ante el 25 Congreso Mundial del Notariado
El próximo Congreso Mundial del Notariado va a tener lugar en Madrid dentro de unos días, a comienzos de octubre. Se ha ocupado de su organización y lo presidirá el notario José Manuel García Collantes, cuya trayectoria de intensa actividad internacional asegura que el evento va a estar a la altura de su importancia profesional y social para la organización mundial del Notariado y también para el ámbito general del Derecho y de la seguridad jurídica preventiva. .
El Congreso se celebrará en Madrid, en el Palacio Municipal de Congresos, entre los días 3 y 6 de octubre de 2007. Es muy importante señalar que van a participar una serie de países en los que el Notariado se ha instaurado recientemente, países tan importantes como China e Indonesia, que ya son miembros de la Unión Internacional del Notariado, pero también, por primera vez, enviarán representantes países que se están acercando al sistema notarial, como Vietnam, Tailandia, Corea del Sur o Irán, en el ámbito asiático... o Túnez, Argelia o Libia, en el ámbito del Magreb.  
Todas esas presencias harán realidad el concepto de “Notariado global”. El Notariado ha salido de sus espacios geográficos tradicionales situados en Europa occidental, Iberoamérica y el África francófona para extenderse al sureste asiático y al Asia Central, por un lado, y a los países africanos ribereños del Mediterráneo, por otro. En la Europa oriental el Notariado ha sido reinstaurado en todos los países tras la caída del comunismo. La institución notarial y la profesión notarial puede decirse que ahora ya se extienden prácticamente por todo el planeta. De ahí el leit motiv de este Congreso es “El Notariado: institución mundial”.
En estos momentos son más de 75 países los que tienen un Notariado que responde a  los principios comunes y homogéneos del Notariado, que engloba aproximadamente a unos 200.000 profesionales en todo el mundo, que prestan servicio al 60% de la población mundial. El Notariado y los notarios se encuentran en inmejorable disposición para ser agentes activos de seguridad jurídica preventiva en las relaciones jurídicas internacionales o transfronterizas.

Los grandes temas para Madrid 2007
De manera central el 25 Congreso de la UIN va a debatir dos temas. El primero versará sobre el documento notarial como instrumento de desarrollo en la sociedad. Y el segundo, sobre Notariado rural y Notariado urbano.
A través del primer tema se intenta poner de manifiesto la seguridad jurídica que proporciona un documento efectuado por un notario de tipo latino, en la medida en que se trata de un documento, amparado por el Estado,  en el que el notario realiza una serie de actuaciones que lo dotan una gran calidad: identifica a las partes, califica su capacidad y legitimación, interpreta su voluntad y la adecua a la ley, controla la legalidad… Fruto de esa actuación compleja del notario es el documento notarial que, precisamente por ello, es adornado por el Estado de una eficacia privilegiada que lo convierten en base firme de seguridad jurídica.
El segundo tema del Congreso estudiará los distintos problemas que se plantean a la actuación del notario en los ámbitos rurales y urbanos, que lógicamente no tienen porqué ser iguales, y sobre todo los nuevos retos que impone al notario la sociedad urbana. En la sociedad urbana, parte de la contratación se desarrolla en masa, con evidente influencia de las grandes empresas, lo que precisamente requiere una especial atención al “ciudadano de a pie”, al ciudadano que se encuentra más indefenso en sus relaciones con las grandes compañías. Habrá que valorar la importancia que tiene la existencia de un tercero, imparcial entre el ciudadano y la gran compañía, que asuma un papel activo en la defensa del consumidor.
Para mantener el permanente e íntimo contacto del Notariado con la sociedad, en el 25 Congreso va a tener especial relevancia la contribución que el Notariado puede realizar como ayuda en el desarrollo de la persona, ya que los notarios viven a diario los problemas de las personas. Los fenómenos migratorios estarán asimismo presentes en el debate. Y se estudiará la importante labor social que el notario está ya realizando en la ayuda al desarrollo en los países del tercer mundo a través de la participación en programas destinados a proporcionar títulos seguros de propiedad destinados a ser bases sólidas del crédito territorial.
El propósito de los organizadores es que este 25 Congreso de la UIN, Madrid 2007, sea un gran evento no solamente para los notarios, sino un gran evento internacional en España. Esperan contar con la presencia de las más altas autoridades españolas, de manera que el Congreso sirva para presentar a toda la sociedad española tanto el valor, actualidad y futuro de la institución notarial como al propio notariado español, de modo que se tome conciencia de que el Notariado es una institución de extraordinario nivel y que desempeña una función social de seguridad jurídica preventiva difícil a veces de apreciar.