Menú móvil

El Notario - Cerrar Movil

ENSXXI Nº 17
ENERO - FEBRERO 2008

EL NUEVO PRESIDENTE DE LA UNIÓN INTERNACIONAL DEL NOTARIADO RESPONDE A LAS PREGUNTAS DE EL NOTARIO DEL SIGLO XXI

En octubre pasado tuvo lugar en Madrid el 25 Congreso mundial del Notariado, que reunió casi dos mil notarios procedentes de más de 70 países de los cinco continentes. Puede decirse que fue la consagración del Notariado como institución mundial y como garantía de los consumidores en la nueva sociedad global del conocimiento y las tecnologías de la información. En este Congreso, Eduardo Gallino, abogado, notario en Córdoba (Argentina) y doctor en Derecho Internacional Privado fue elegido nuevo presidente de la Unión Internacional del Notariado (UNIL). Atiende ahora, en el inicio de su mandato, a EL NOTARIO DEL SIGLO XXI y responde a las preguntas que le planteamos.

Una entrevista de Carlos E. Rodríguez

¿Qué sentimientos le produce verse, como nuevo presidente de la UINL. al frente de una institución tan importante, por número y calidad profesional de sus miembros y por la gran responsabilidad de administrar, a través de las Escrituras, nada menos que la Fe pública?
El desarrollo del reciente 25 Congreso mundial del Notariado, para aquellos que no hubiesen tenido la fortuna de participar, corresponde exactamente al de la reunión de juristas más importante del mundo, por su número, por su internacionalidad y por la profundidad del temario. Dado que la vida está hecha de comparaciones, no me parece injusto hacia nadie subrayar que es muy difícil que haya un congreso de juristas de mayor relevancia. Los contenidos y las conclusiones han sido conformes a tal enjundia.
En cuanto concierne a mis sentimientos personales, puedo decir que, por un lado, tengo la tranquilidad que deriva de saber que, a mis espaldas, cuento con una Institución, mi propio Notariado y una estructura: organismos, comisiones de nuestra propia Unión etc. integrada por colegas de extraordinaria valía y formación que me permitirán trabajar en equipo y con su asesoramiento y entrega desinteresada y, por otro lado, no hubiese nunca aceptado este honor, si no tuviese el entusiasmo que deriva de mi conciencia de las grandes posibilidades que este momento histórico brinda al Notariado y a la Unión.

"Quisiera ver un Notariado unido, pro-activo, consciente de sus valores y potencialidades, confiado en las bondades de su quehacer y seguro de su aporte a la paz, justicia y prosperidad de los pueblos  a los que naturalmente sirve"

Este encuentro en Madrid, donde se aprobaron los primeros estatutos de la UINL, de notarios de más de setenta países ha sido una ocasión excepcional para reflexionar sobre las grandes cuestiones de la profesión en esta fase inicial del siglo XXI. ¿Cómo ve, a lo la luz de los debates y de las conversaciones personales, el presente y el futuro del Notariado?
El cataclismo de los "mortgages" americanos, que el mismo presidente George W. Bush ha atribuido asimismo al insuficiente asesoramiento brindado, demuestra fehacientemente que el rol del Notario verdadero, es decir, del Notario jurista de “civil law” no es el pasado, sino que constituye el futuro. Naturalmente, todo depende de lo que será nuestro altruismo, es decir, si nos limitaremos a ocuparnos de nuestra rutina, o si en cambio, como es mi auspicio, trataremos de servir a la sociedad con nuestro "know how" especifico, como es el asesoramiento y la seguridad jurídica preventiva. Por otra parte, la aprobación de los nuevos Estatutos y Reglamento de la Unión, constituyen un nuevo desafío y oportunidad de adecuación a las exigencias del momento, cuyos frutos esperamos ver concretados a corto plazo.

En una sociedad global cada vez más polarizada en torno a la protección de los ciudadanos y el servicio a los consumidores ¿cuál es el papel que debe jugar la institución notarial y los notarios como profesionales y funcionarios públicos?

En 1965 Ralph Nader, publicó su libro “Unsafe  at any speed” (Inseguro a cualquier velocidad). Hoy en día, un presidente de los notarios haría una cosa positiva si recordase a los consumidores que muchos contratos sin intervención notarial son, asimismo, “unsafe at any latitude” (inseguros en cualquier latitud). En consecuencia estoy convencido que estamos llamados por propia naturaleza a desempeñar un rol sustantivo en la protección de los ciudadanos y el servicio a los consumidores.

"Los profesionales con más éxito son los que dominan no solo los temas clásicos del derecho privado, sino además las nuevas figuras del derecho comercial, el derecho internacional y los diversos dominios técnicos-jurídicos conectados a nuestra profesión"

Después de este brillante 25 Congreso ¿qué objetivos tiene ahora marcados el Notariado, tanto europeo como global, y en concreto la UINL que usted ha pasado a presidir, para los próximos años?
Los años no pasan en vano, y lo que parece una excelente practica en un cierto periodo, aparece más tarde como equivocado o como anacrónico. Ante todo, el notariado tiene que adquirir mayor familiaridad aún con el derecho internacional y los procesos de integración, entre otros, con el derecho de la Unión Europea y el Mercosur. Debemos aumentar la colaboración entre Notariados y habría que desarrollar una acción diplomática cada vez mas vigorosa ante los organismos internacionales que directa o indirectamente se vinculen en su acción con lo notarial, y mantener un adecuado equilibrio de esfuerzos de apoyo y perfeccionamiento, no solo a los actuales miembros de nuestra Unión sino además a los países que desean introducir el Notariado de tipo latino. Es evidente que en los últimos años la Unión ha desarrollado una política ejemplar en tal sentido, lo cual facilita mucho mi cometido.

Se dice con frecuencia que el notario da seguridad a los ciudadanos en su vida privada, en sus relaciones y transacciones económicas y comerciales, en sus derechos y en sus propiedades. ¿Con qué garantías se mantiene esta misión en la nueva sociedad global del conocimiento, mediante el uso de las nuevas tecnologías de la información?

El Notario no se limita a brindar seguridad del hecho de que un contratante ha efectivamente firmado y que lo ha hecho en un intercambio con una persona determinada. Eso, que no menosprecio, es poco. Nuestro cometido es el de evitar que las partes no conozcan exactamente lo que están firmando y sus consecuencias. Tras esta simple afirmación, hay años de experiencia, de estudios jurídicos y de sensibilidad profesional. La sensibilidad de saber que, sin asesoramiento, el destino de los contratos y de quien los firma, sería aciago. Las nuevas tecnologías son importantes cualitativa y cuantitativamente pero no son decisivas. Las relaciones interpersonales siguen siendo el núcleo duro de nuestro campo de acción.

"En 1965 Ralph Nader, publicó su libro 'Unsafe at any speed' (Inseguro a cualquier velocidad). Hoy en día, sería positivo recordar a los consumidores que muchos contratos sin intervención notarial son, asimismo, 'unsafe at any latitude' (inseguros en cualquier latitud)"

El Notariado es una profesión antigua. ¿En qué líneas se ha orientado la modernización de la profesional notarial en la nueva sociedad global?
Sería demasiado sencillo y simple decir que la diferencia estriba en la utilización de los  instrumentos electrónicos. La modernización de la profesión no es un hecho tecnológico, es un hecho esencialmente cultural, que consiste en la adquisición de una preparación profesional cada vez más sofisticada, por un lado más elevada, y por otro, exigiendo una especialización más acentuada. No es casual el hecho que los profesionales con más éxito son los que dominan no solo los temas clásicos del derecho privado, sino además las nuevas figuras del derecho comercial, el derecho internacional y los diversos dominios técnicos-jurídicos conectados, incluso en modo indirecto, a nuestra profesión.

Afronta usted el reto de presidir la UINL en un tiempo de cambio global, pero también sobre una situación sólida del Notariado como institución altamente valorada en más de 70 países de todos los continentes. ¿Cuáles son sus objetivos preferentes para los próximos años? ¿Cómo quiere ver llegar el Notariado al siguiente 26 congreso mundial?

La Unión no puede vivir solamente en sus Congresos y en las reuniones de sus organismos. Es menester que viva permanentemente a través de una continua cooperación y perfeccionamiento de sus Notariados miembros. Quisiera ver un Notariado unido, pro-activo, consciente de sus valores y potencialidades, confiado en las bondades de su quehacer y seguro de su aporte a la paz, justicia y prosperidad de los pueblos a los que naturalmente sirve. Se dice que los generales se preparan siempre para la guerra pasada. Yo quisiera prepararme para la próxima, esperando que sea una guerra donde triunfen todos, y que no deje heridos sino una sociedad mas próspera y segura.    

"El cataclismo de los 'mortgages' americanos, que el mismo presidente George W. Bush ha atribuido asimismo al insuficiente asesoramiento brindado, demuestra fehacientemente que el rol del Notario verdadero, es decir, del Notario jurista de “civil law” no es el pasado, sino que constituye el futuro"

En el mundo anglosajón está muy extendido el llamado seguro de títulos ¿Cree usted que tal sistema tiene alguna posibilidad de implantación en los sistemas en los que existe notariado de tipo latino? ¿Cuál es la situación actual?
Es posible aunque muy poco probable su difusión. De hecho solo existe en aquellos países que aun formando parte de nuestra Unión, tienen o sufren una fuerte influencia cultural anglosajona, tal es el caso del Québec o de Puerto Rico. Mas allá de la cuestión costos, que se resuelve de manera rotundamente favorable a nuestro sistema, la opción al seguro de títulos es un "titulo seguro", calidad que solo puede dar y que detenta por propia naturaleza el instrumento público notarial de tipo latino.