Menú móvil

El Notario - Cerrar Movil

ENSXXI Nº 17
ENERO - FEBRERO 2008

MÁS DE 200 COLEGIADOS ASISTIERON AL ACTO DE TOMA DE POSESIÓN EN EL COLEGIO NOTARIAL

Con el cumplimiento estricto del mandato de los electores, ni un año menos ni un año más, la legalidad democrática se ha mantenido frente a presiones e ingerencias

Ante más de 200 colegiados, que abarrotaron los tres salones de la planta noble del Colegio Notarial de Madrid, conectados por sistema de imagen y sonido, y trasmitido en directo por Internet a través de la Web de EL NOTARIO DEL SIGLO XXI, el lunes 28 de enero tuvo lugar un solemne acto colegial en el que el hasta ahora Decano, José Aristónico García, dio posesión del cargo a su sucesor, Ignacio Solís Villa, masivamente votado en las elecciones que tuvieron lugar el 20 de enero. Ignacio Solís Villa, hasta ahora Vicedecano, es licenciado en Derecho y en Ciencias Económicas, notario de Madrid desde 1977 y profesor en la Facultad de Derecho de la Universidad Complutense. Sucede en el Decanato a José Aristónico García, quien ha cumplido íntegramente el mandato para el que fue democráticamente elegido por los colegiados y ha decidido no acogerse a la prórroga de un año que, con motivo del nuevo Reglamento, se estableció para los cargos electos, por entender, con respaldo pleno de la Junta Directiva y de la Junta General de colegiados, que la voluntad democrática de los electores no puede ser administrativamente ampliada ni recortada. Por esta razón, y con igual firmeza, se opuso a intentos y presiones que, en su momento, tuvieron cierta repercusión pública, para que cesara en el cargo anticipadamente bajo pretexto de una cuestión administrativa de fecha de jubilación que había sido previamente subsanada con estricta sujeción a las normas reglamentarias entonces vigentes, recurriéndose con éxito por el Colegio Notarial de Madrid, en las instancias administrativas y judiciales, alguna decisión administrativa incorrecta que trató sin éxito de quebrar la voluntad democrática de los colegiados y anticipar su salida del cargo.  
Madrid, Redacción.-
Por la masiva asistencia de más de doscientos colegiados, que subrayaban tanto la larga e intensa trayectoria del Decano saliente en cargos de responsabilidad al servicio del Notariado, como el amplio respaldo colegial con que cuenta el nuevo Decano, el acto, de sobria solemnidad, tuvo momentos de gran emotividad. Se encontraban asimismo presentes el Decano de la Facultad de Derecho de la Universidad Complutense, José Iturmendi, y el Decano-Presidente, Eugenio Cepeda, y otros miembros del Colegio de Registradores. Constituida la totalidad de la Junta Directiva, cuyos miembros se mantienen en sus cargos y que había celebrado sesión previamente al acto público, el Decano saliente, José Aristónico García, toma la palabra para hacer rápido balance de sus tres años al frente del Colegio.

JOSÉ ARISTÓNICO GARCÍA
“Contra el entreguismo, existe otra concepción del Notariado que espero que se reinvoque en el futuro”


Comenzó su intervención el Decano saliente, José Aristónico García, reafirmando el principio de autonomía de los Colegios y la estructura y funcionamiento democrático de los mismos que establece la Constitución, para afirmar seguidamente: “He luchado por el Notariado, estad seguros, cuanto han dado de sí mi capacidad y mis fuerzas, y lamento tanto como vosotros no haber tenido opción para impedir algunas de las modificaciones que en el Estatuto del Notariado se han introducido en los últimos años (…) No estamos conformes no con la colaboración con autoridades judiciales, fiscales o policiales en la lucha contra el fraude o el blanqueo de capitales, quede esto claro, sino con que se de bula legal a algunos estamentos para que, sin autorización judicial y sin consentimiento del guardián de las confidencias que es el notario, puedan rastrear indiscriminadamente en el índice informatizado (…) Tampoco aceptamos la funcionarización progresiva del Cuerpo, ni la nueva subordinación jerárquica, ni el presidencialismo, ni la falta de canales y controles democráticos, ni el oscurantismo, ni las compensaciones sin transparencia”
“Más triste –continuó el Decano saliente– es que el Consejo haya mantenido, ante tanto desatino, una incomprensible pasividad sólo explicable si se siente responsable del desaguisado (…) He defendido, defiendo y defenderé todas las discrepancias por escrito y con la cabeza alta. No he encontrado en cambio a nadie que haga lo mismo con las posiciones contrarias, que nadie defiende en forma paladina y sólo aconsejan aceptar sumisa y silenciosamente como mal menor (…) Además de la concepción sumisa, que parece representar la expiación de alguna culpa, de la actual mayoría, que con una dirección general proclive ha llevado la institución a los términos en que estamos, existe otra concepción del Notariado que espero con optimismo que se reinvoque en el futuro (…) La mayor funcionarización del cuerpo y el entreguismo de quienes hacen el juego a los que quieren minimizar la intervención de los notarios, están abriendo para el Notariado unos derroteros de mutación que lo aleja de sus orígenes y pueden convertir la fe pública en un acto superfluo y sustituible”.
Concluyó José Aristónico García afirmando que se va del cargo  “satisfecho del trabajo de esta Junta durante este período, de la comprensión, ayuda y apoyo de los compañeros, de la lealtad y eficacia de los colaboradores, de la orientación adoptada por este Colegio, que yo, en una imaginaria vuelta atrás, reafirmaría en prácticamente todos sus puntos (…) Sobre todo me voy satisfecho y despreocupado porque dejo este Colegio en manos de quien mejor puede conducirlo en estos momentos, el actual Vicedecano electo, mi amigo Ignacio Solís, a quien en este momento traspaso esta carga y este honor”.

Entre intensos y prolongados aplausos de los colegiados, José Aristónico García cedió el sillón presidencial al nuevo Decano, Ignacio Solís Villa, tras lo cual tomó la palabra para agradecer el voto masivo que, en clave de apoyo, le encomienda la responsabilidad de coordinar la dirección de un Colegio al que pertenece desde hace 31 años, así como la presencia en el acto de tantos compañeros y de los representantes del Colegio de Registradores y de la comunidad universitaria. Afirmó seguidamente que no sólo el Colegio de Madrid, sino todo el Notariado tiene una deuda impagable con su predecesor, por las responsabilidades asumidas durante muchos años al servicio del Notariado, su leal colaboración con los sucesivos presidentes del Consejo General y creaciones como las revistas ESCRITURA PÚBLICA, “que hoy sigue otros derroteros” y EL NOTARIO DEL SIGLO XXI, “que dirige y ya anuncio que va a seguir dirigiendo”. Añadió que buena parte de los miembros del actual Consejo General “han querido presentar como una cuestión personal lo que en el fondo no es otra cosa que la confrontación entre dos concepciones totalmente distintas sobre lo que es el Notariado y sobre el modo en que hay que abordar los problemas que le afectan”.

IGNACIO SOLÍS VILLA
“El Notariado no puede estar sometido para controlar el mercado a las mismas reglas del mercado”


Señaló Ignacio Solís que “el relevo en el Decanato hay que verlo fundamentalmente como un acto de normalidad democrática (…) en el sentido de que Aristónico cesa cuando ha concluido el período para el que fue democráticamente elegido, ni antes ni después, y además lo hace de forma que él no cesa, sino que la Junta General acepta su decisión de no hacer uso de una prórroga concedida a posteriori por un Reglamento”.
Señaló el nuevo Decano que como consecuencia del nuevo Reglamento, al final de este mismo año, una vez se haya readaptado el ámbito territorial de la Colegios al de las Comunidades Autónomas, se celebrarán nuevas elecciones, pero afirmó que hasta ese momento la Junta Directiva y él mismo seguirán trabajando en los temas y objetivos sin ninguna sensación de provisionalidad. Como la readaptación supondrá que se escindan del Colegio de Madrid las provincias de Ávila, Segovia, Toledo y Guadalajara, Ignacio Solís anunció que “cualquier servicio del Colegio de Madrid, tanto los hoy existentes como cualquier otro que se pueda instaurar, seguirá abierto en cuanto a su posibilidad de uso a aquellos notarios que voluntariamente quieran utilizarlo”.
En opinión del nuevo Decano “se está produciendo un peligroso deslizamiento de la concepción del notario y de la función notarial hacia posiciones meramente funcionaristas y burocráticas que, a mi juicio, lo apartan de sus orígenes, de su esencia y de su razón de ser, y por lo mismo comprometen gravemente su futuro. El Notariado no fue una creación del Estado, sino una creación de la sociedad (…) Es cierto que el notario ha pasado a ser funcionario, pero conserva su carácter profesional, y estas dos facetas, funcionario y profesional, son inescindibles”.
Pasó revista a cambios significativos de los últimos cambios en la legislación, como que la tradicional definición de que “el notario es profesional y funcionario” diga ahora “funcionario y profesional”, lo que no tendría trascendencia si el artículo 24 de la Ley no impusiera al notario un indiscriminado deber de acatar las órdenes que establezcan las autoridades administrativas, y por tanto, cualquier funcionario. “Esto nos puede llevar a terrenos muy peligrosos si unimos en nuevo párrafo 4º del artículo 143, pues tras la reciente reforma establece que los efectos de la fe pública notarial pueden ser negados o desvirtuados por cualquier funcionario público, precepto que ha sido impugnado en vía contencioso-administrativa por los Colegios de Madrid y Pamplona, y por algunos compañeros (…) Ni el Consejo General, ni ninguno de los miembros de su cúpula lo ha impugnado”. Indicó que el Consejo General incluso se ha opuesto a las impugnaciones y detalló algunos sorprendentes argumentos de esa oposición.
Tras referirse a la conveniencia de mantener la unidad del cuerpo notarial pese a las reformas estatutarias, Ignacio Solís pasó a exponer la incidencia y posibles consecuencias que, para la función notarial, puede llegar a tener “el economicismo creciente que, en aras a este nuevo Leviatán en que se ha convertido el mercado, pretende reducir a las reglas del mercado todas las instituciones, postulando una desregulación a ultranza que facilite la libre competencia”. Tras exponer las distintas técnicas de liberalización, privatización y desregulación, esta última la hoy más vigente, advirtió que no se debe perder de vista que la desregulación se predica de sectores que están fuertemente monopolizados. “Es evidente que el aspecto funcionarial del notario, que ejerce por delegación del Estado una potestad pública, impide desde luego que se pueda hablar en este tema de libre establecimiento, lo que no impide que cualquier ciudadano de la UE, cumpliendo los requisitos de cualquier español, pueda acceder al Notariado con plenitud de funciones”. Señaló que España, de forma pionera, ha admitido esto último y ha modificado la legislación al respecto.
Advirtió el nuevo Decano, que recordó la amenaza de las sucesivas versiones del INFORME MONTI, la necesidad de estar atentos al reciente informe encabezado por la Universidad de Bremen, y añadió que “no parece de recibo que el Notariado, que tiene una función de legalidad, pueda estar sometido para controlar el mercado a las mismas reglas del mercado”. Entrando de lleno en la actualidad, se refirió a la crisis financiera que está empezando y extendiéndose y al papel de las empresas de rating, recordando asimismo el papel de los auditores en las crisis empresariales que llevaron a la ruina a miles de inversores, años atrás, en Estados Unidos.
Subrayó el nuevo Decano su voluntad de mantener la apuesta del Colegio de Madrid por las nuevas tecnologías de la información, recordando que el Colegio fue pionero en temas como el Registro de Últimas Voluntades, y que, pese al desacuerdo con el nuevo sistema de Índice Único, ha instalado un servicio centralizado para la confección de índices de calidad controlada, importante esfuerzo tecnológico que paradójicamente está siendo objeto de repetidos obstáculos por los organismos centrales del Notariado, lo que ya ha sido objeto de denuncia formal. Puso de relieve, al respecto, que el desacuerdo del Colegio de Madrid “no es con la creación del Índice Único informatizado, sino con el hecho de que se permita el acceso libre, directo, sin intermediación del notario, a cualquier autoridad tributaria (…) Personalmente, me horroriza que cualquier funcionario de una administración tributaria municipal, no quiero decir de dónde pero se podrían poner muchos ejemplos, pueda tener acceso directo al Índice Único en el que prácticamente constan todos los datos del documento público”.
Abordó también Ignacio Solís la polémica entre el actual sistema de seguridad jurídica preventiva, basado en la notaría y el registro, y el “sistema de seguro de títulos”, menos eficaz, más caro y que sólo garantiza una indemnización.
Se refirió por último a que tradicionalmente se ha venido ligando el notario a la seguridad jurídica, para recordar que “junto al principio de seguridad jurídica existen en la Constitución, entre otros, los valores superiores del ordenamiento, en los artículos 1º y 10, y en ellos aparecen, junto a la justicia, la libertad, el respeto a la persona y el libre desarrollo de la personalidad (…) el notario tiene que esforzarse también en hacer contratos que no sólo sean  seguros, sino que sean veraces y que sean justos (…) Haciendo cada notario esta labor en su notaría podrá lograr que la sociedad le siga percibiendo como hasta ahora (…) El panorama es preocupante, pero debemos tener confianza en el inmenso caudal que nos han legado generaciones anteriores, en el entramado social, el particular, el ciudadano”.
Concluyó el nuevo Decano afirmando que no basta con la actuación de la Junta Directiva, sino que es esencial el quehacer de cada notario en el día a día en el despacho. Pidió estar esperanzados, porque la tristeza y los lamentos no llevan a nada y concluyó citando a Dante en el canto 7 del Infierno: “Tristes fuimos al aire dulce que del sol se alegra, tristes estamos en la charca negra”.

La ajustada actualidad y el rigor jurídico y económico del discurso del nuevo Decano, subrayado con fuertes y prolongados aplausos de los numerosos colegiados asistentes al acto, merecieron todo tipo de felicitaciones. Finalizado el acto solemne, los asistentes permanecieron hasta hora avanzada en los salones del Colegio, departiendo vivamente sobre los temas de actualidad del Notariado.

Balance de gestión 2004/2008: Intensa actividad colegial y académica, publicaciones, nuevos servicios

El mandato como Decano del Colegio Notarial de Madrid de José Aristónico García, desde diciembre de 2004, se ha caracterizado por una intensa y fecunda vida Colegial.

MODERNIZACIÓN DE INSTALACIONES. En la emblemática sede del Colegio, en el histórico edificio que hace esquina de las calles Ruiz de Alarcón y Juan de Mena, se ha recuperado y modernizado la planta noble y se ha dotado al conjunto de salas de un sistema de megafonía, circuito cerrado de televisión y aire acondicionado. Se ha instalado también un avanzado sistema de comunicación audiovisual entre las plantas segunda y primera, para hacer posibles las aglomeraciones de asistencia que producen algunos eventos. Acaba de habilitarse el ático del edificio para las amplias oficinas que necesita el Servicio de Índices. En la planta primera ha quedado proyectada, para su próxima ejecución, una importante obra de reforma y adecuación que permitirá habilitar modernas salas multiuso de oposiciones y seminarios, e incluso albergar un museo del Notariado.

ACTIVIDAD COLEGIAL Y ACADÉMICA. El Seminario de Derecho Privado, dedicado a analizar las innovaciones legislativas productivas o en expectativas, y bajo la dirección de Víctor Garrido y José Carlos Sánchez, celebró dos sesiones en 2005, seis sesiones en 2006 y tres sesiones en 2007. La Academia Matritense del Notariado ha desarrollado tres intensos ciclos de conferencias, con asistencia que en ocasiones ha desbordado el aforo de la Sala Académica y de los otros dos salones habilitados mediante circuito cerrado de televisión. Los ciclos han acogido muy importantes disertaciones de políticos, magistrados, catedráticos, rectores y notarios, todas ellas con alto y reconocido nivel científico. Entre las Jornadas Abiertas celebradas en el Colegio, fueron especialmente significativas las dedicadas a la integración de los inmigrantes, con asistencia del ministro de Trabajo Jesús Caldera, al blanqueo de capitales, con asistencia del entonces ministro de Justicia López Aguilar, o las dedicadas a la reforma de los Estatutos de Autonomía, a la Organización Corporativa y la reciente, que tuvo gran eco informativo, sobre la Protección del Consumidor en la Contratación Bancaria, fruto esta última de la fecunda colaboración que viene desarrollando el Colegio Notarial con el Banco de España y la CNMV.

PUBLICACIONES. La inquietud cultural, intelectual y académica del Notariado se ha correspondido en esta etapa con numerosas presentaciones de libros. El Colegio ha editado asimismo libros tan interesantes como la “Legislación Notarial comentada”, obra colectiva de más de 50 notarios, coordinada por el propio Decano, y editada en tiempo record, de la se han agotado varias ediciones, o la “Legislación Notarial para opositores”, coordinado por Valerio Pérez de Madrid, y “Cómo hacer dictámenes”, obra individual de Manuel González-Meneses, así como seis Ensayos de utilidad y altura científica y un Catálogo sobre las fondos no jurídicos de la Biblioteca del Colegio. Se ha creado y se encuentra próxima a cumplir tres años, la revista EL NOTARIO DEL SIGLO XXI, que tiene ya reconocidos eco y prestigio no sólo en el espacio notarial, sino en todo el ámbito jurídico, y cuya edición on-line www.elnotario.com recibe innumerables visitas y se utiliza en la dirección www.elnotario.com/conferencias para, mediante un avanzado sistema informático, transmitir en directo las conferencias y otros actos que tienen lugar en los salones del Colegio Notarial de Madrid.

ACCIÓN CORPORATIVA.  En su mejor tradición, el Colegio ha dedicado especial atención a los aspectos internacionales del Notariado en la nueva sociedad global. Ha sido intensa la participación en las reuniones celebradas en París, Ginebra y Madrid por la Asociación de Notariados de las grandes Metrópolis Europeas (ANME). Han visitado el Colegio, entre otras, importantes delegaciones del Notariado Italiano y del Notariado Chino, y fue especialmente relevante, por asistencia y calidad, el reciente Acto conmemorativo del Aniversario de la fundación de la Unión Internacional del Notariado Latino, al que acudieron más de 300 delegados internacionales, con el hasta ahora presidente de la UINL, los presidentes anteriores, el nuevo presidente electo y todos los anteriores Decanos del Colegio Notarial de Madrid.

SERVICIOS COLEGIALES. Dentro del Colegio se ha creado el Turno especial de Actas de Reagrupación familiar, para la mejora de este servicio. Se creó asimismo, para mantener las posiciones institucionales frente a las calificaciones registrales, el Servicio de Recursos, que ya ha atendido 169 consultas, ha interpuesto 102 recursos y no ha perdido hasta el momento ninguna demanda judicial, habiendo ganado el 25% en sentencia firme, así como el 50% en primera instancia pendiente de recurso en la Audiencia. Se ha inaugurado ya el nuevo Archivo General de Protocolos, con las más modernas técnicas de robotización e informática. Y se mantiene y desarrolla la excelente tarea de la Fundación Matritense y de la Academia de Preparación de Opositores. Y pese a las dificultades y obstáculos desde ANCERT, el Colegio Notarial de Madrid ha puesto en marcha, para asistir a sus colegiados en el cumplimiento del Nuevo Índice Único informatizado para la lucha contra el blanqueo de capitales, un Servicio de Índices con avanzadas herramientas informáticas. Notarios de otros Colegios han solicitado la asistencia de este Servicio y desde luego el Colegio tiene en estudio la fórmula con la que pudieran atenderse esas peticiones.