Menú móvil

El Notario - Cerrar Movil

ENSXXI Nº 19
MAYO - JUNIO 2008

LLUVIA DE MILLONES PARA DECISIONES DE GASTO SIN CONTROL NI RESULTADOS

En números anteriores de esta revista se han expuesto algunos hechos escandalosos respecto a la implantación de Nuevo Índice Único, manteniendo, por el bien de todos, completa discreción respecto a los fallos más graves de seguridad. Presentamos algunos ejemplos de manipulación por parte de ANCERT de los contenidos de índices firmados electrónicamente por los notarios y que llegan posteriormente a sus respectivos Colegios y otras instituciones de la administración pública. Ante las evidencias del desastre, sorprende la terquedad con que el Consejo General y ANCERT insisten en repetir una y otra vez que el Nuevo Índice Único introducido en el enero de 2007 es el mayor logro tecnológico del notariado y que es mucho mejor que el sistema anterior, cuando la realidad es bien distinta, como lo es la opinión de las Administraciones sobre este tema. Tanto el Catastro como las diferentes Consejerías de Hacienda de las Comunidades Autónomas han asumido como imposible que ANCERT les envíe los índices del primer semestre del 2007 y el Ministerio de la Vivienda y el INE hace tiempo que han dejado de mencionar, como fuente de sus informes, los datos procedentes de los índices notariales. Pero aún más serio es el tema de la gestión económica de ANCERT y especialmente de su proyecto “estrella” SIGNO (el Sistema Integrado de Gestión para el Notariado). Conviene recordar que el proyecto SIGNO, por cierto muy bien explicado en el documento “Plan Director 2004- 2007 - “El Notariado del Siglo XXI”, aprobado por unanimidad por el Consejo General en noviembre del 2004, pretendía integrar los servicios telemáticos corporativos con las aplicaciones de gestión de despachos notariales, de tal forma que para utilizar las aplicaciones corporativas de los Colegios o del CGN, el usuario no tenga que utilizar otra aplicación que la propia de su despacho. Si consultamos aquel documento, sorprendente o significativamente desaparecido desde hace meses de la intranet del Consejo General, el proyecto SIGNO se iba a desarrollar en estrecha colaboración con los proveedores de aplicación de gestión de los despachos notariales, empresas informáticas que conocen perfectamente la problemática de los despachos notariales. Por ninguna parte aparece en el mencionado documento que el proyecto SIGNO fuera a significar la compra e instalación en nuestros despachos de un ordenador más, llamado “PLATÓN”. Todo empieza a entenderse cuando el primer resultado de nuestra investigación ha sido que ANCERT, en lugar de poner en práctica el plan aprobado por el CGN en noviembre del 2004, se ha dedicado estos últimos años a gastar de forma incontrolada todo el presupuesto previsto para el mencionado Plan Director 2004-2007.

Madrid, de nuestra Redacción.-
A estas alturas de la crisis informática producida en los despachos notariales por la rara deriva de ANCERT, no es necesario convencer a nadie de que los resultados, a la hora de desarrollar e implantar el SIGNO tal y como estaba concebido por el Consejo General en el año 2004, son totalmente nulos. Los resultados hablan por si mismos. En lugar de tener los sistemas más integrados, los tenemos más dispersos. Si antes del SIGNO todas las aplicaciones corporativas del Consejo General estaban en un único sitio, ahora están además repartidas en 2.200 despachos notariales. Si antes del SIGNO cada despacho tenia al menos un servidor (el que le proporcionaba su casa informática), después del SIGNO se pretende que tenga uno más (el servidor “PLATÓN” de ANCERT). Si esto se puede llamar “integración” habrá que cambiar el significativo del verbo integrar, lo que cabe suponer que la actual ANCERT ha previsto para la siguiente fase del proyecto.
Lo cierto es que, según los expertos consultados por esta revista, todos ellos profesionales expertos de Tecnologías de Información, existen múltiples soluciones técnicas que permiten integrar los sistemas de los despachos notariales, Colegios y Consejo General, sin necesidad del gasto de instalación de un servidor especifico en cada notaría. ¿Se imagina alguien que la Agencia Tributaria obligase a todos los contribuyentes que quieren presentar la declaración de la renta por vía telemática a comprar un servidor especial e instalarlo en su casa? ¿O qué lo haga una entidad financiera para los clientes que quieren invertir en bolsa a través de Internet?
Pero es que, además o quizá esencialmente, respecto al coste de proyecto, los resultados de nuestra investigación son alarmantes. Para decirlo con entera claridad, los gestores de ANCERT, en lugar de aplicarse a ejecutar el Plan Director aprobado por el Consejo General, han estado ocupados estos dos últimos años en ir de compras, gastándose más de 13 millones de Euros en la compra de unos servidores innecesarios y de unas licencias de software igualmente innecesarias. La primera compra totalmente injustificada tuvo lugar en el verano del 2006, cuando Ancert adquirió licencias del software K2Net y Meridium por un valor de 800.000 Euros (!!!) a la empresa Getronics España Solutions S.L. Sí, sí, se comprende la sorpresa e incredulidad del lector, pero la cifra es correcta. Parece inevitable preguntarse qué intereses había detrás de la compra tan masiva de este software. No lo sabemos aún, pero lo que sí sabemos es que Ancert no está utilizando este software en ningún proyecto. ¿Por qué entonces se pagaron, nada, una fruslería, 800.000 Euros por este software?

"Las cuentas del 2006 y del 2007 no están publicadas, como tampoco está publicado el organigrama actual de la sociedad. La falta de transparencia en la gestión de ANCERT y de su presupuesto (más de 7 millones de Euros) es completa desde la mitad del 2006"

13 millones de euros adjudicados “a dedo”
No hubo que esperar mucho para el siguiente generoso dispendio. Otra compra igualmente injustificada se produjo de inmediato, en otoño del 2006. Sin tener claro para qué iban a servir, cuándo iban a ser necesarios y en contra de todas las auditorias previas realizadas, los responsables de ANCERT decidieron comprar 2.200 servidores (¡!!!) de la marca IBM con sistema operativo Microsoft Windows Server 2003 y Base de Datos Microsoft SQL Server 2005. Metidos en gastos ¿qué son al fin y al cabo 13 millones de euros? No hay error de imprenta, la cifra es correcta: 13 millones de euros. Pero es que además dicha compra, al margen de no ser necesaria y menos de una forma tan masiva, se realizó de forma por lo menos atípica e irregular. Nada que decir del proveedor, que es serio y de calidad y que hacía su trabajo de vender a tan animado cliente, pero según nuestra investigación, ANCERT no envió, como es normal y exigible en este tipo de importantes y costosas adquisiciones, ningún pliego de requerimientos para la mencionada compra, limitándose a un simple correo electrónico.
En qué criterios empresariales de gestión y de eficiencia se basaron los gestores de Ancert para tomar la decisión de realizar la compra de estos servidores llamados “PLATÓN”, tampoco lo sabemos pero sin duda es un caso que requiere de una investigación más exhaustiva ya que no es normal que se gaste una cantidad tan grande de dinero en unos servidores sin asegurarse antes, por lo menos, de que vayan ser utilizados de forma inmediata, que tengan el soporte técnico adecuado y que los beneficios obtenidos sean mayores que la inversión realizada.
¿Alguien ha tenido en cuenta la depreciación anual de los equipos informáticos? Pues bien, incluso suponiendo que ANCERT consiga que al final de 2008 todos los 2.200 servidores estén funcionando a pleno rendimiento, las perdidas por la compra anticipada de estos equipos en el año 2006, podrían estimarse prudentemente en 6 millones de Euros (25% de depreciación anual). Sorprende un poco, la verdad, la facilidad y alegría que tienen los gestores de  ANCERT para gastar el dinero de los notarios.

"Los ingenieros de ANCERT que defendían alternativas más eficientes fueron apartados y presionados para que abandonasen la empresa, de modo que, entre finales del 2006 y comienzos del 2007, la práctica totalidad del equipo directivo de ANCERT dejó de trabajar en la entidad"

Hemos investigado también acerca del proceso de instalación de los mencionados servidores en los despachos notariales. Lo normal sería que su instalación hubiese corrido a cargo de las Casas de Informática habituales de cada notaría ya que son los mejores conocedores de las infraestructuras técnicas de cada despacho notarial, algunos desde hace 20 años. Sin embargo la decisión de ANCERT  fue centralizarlo en los servicios de Informática del proveedor. ¿Por qué?
En otoño de 2006, ANCERT convocó a todas las Casas de Informática para pedirles un presupuesto de instalación de los servidores “PLATON” en las oficinas notariales. Por cierto que, según varios testigos, el tono de la charla no fue tanto de pedir como de amenazar e insultar a los distintas casas de informática. El precio que ofertaron todas las casas de informática sin excepción era más bajo que el presupuestado por Informática del proveedor, además de garantizar una intervención de calidad y personalizada a la medida de cada despacho. Es inevitable preguntarse qué intereses tenían los gestores de ANCERT para aún así encargar la instalación de todos los servidores en los despachos notariales a la Informática del proveedor.
Pero el dato relevante es que todo este enorme gasto de ANCERT –más de 13 millones de Euros en los servidores PLATÓN– está en total discordancia con el presupuesto del proyecto SIGNO aprobado en el Plan Director 2004-2007. La única partida presupuestaria allí incluida que permitía la compra de algún tipo de equipamientos era una partida de 1.850.000 Euros para el “desarrollo del prototipo de notaría del futuro”. De manera que los gestores de Ancert han gastado, sin ninguna justificación técnica ni económica, 7 veces más (¡!!!) de lo previsto, y esto sin contar con los contratos firmados por sus responsables para el mantenimiento de todos estos servidores durante los próximos años. Sería razonable preguntarse por qué, si la compra de los mencionados 2.200 servidores por más de 13 millones de Euros, fue injustificada, no hubo nadie que se opusiera a tal disparate…

Sin publicidad y sin testigos
A lo largo de nuestra investigación, hemos podido averiguar que había muchas voces en contra de este despilfarro pero todas ellas fueron acalladas. Todos los ingenieros de ANCERT que defendían alternativas más económicas y más eficientes fueron apartados y presionados para que abandonasen la empresa, de modo que, entre finales del 2006 y comienzos del 2007, la práctica totalidad del equipo directivo de ANCERT dejó de trabajar en la entidad. Tan peculiar “purga” no se limitó a los técnicos, porque también aquellos notarios que estaban en contra de tan peculiar política de gasto fueron invitados a marcharse de la Comisión de Control de Informática.

"Sin tener claro para qué iban a servir, cuándo iban a ser necesarios y en contra de todas las auditorias realizadas, los responsables de ANCERT decidieron comprar 2.200 servidores en una operación de 13 millones de euros"

Conocida, pues, la gestión realizada con el presupuesto del proyecto SIGNO, no cabe extrañarse de que, a fecha de hoy, en la intranet del Consejo General solamente se puedan consultar las cuentas de ANCERT del periodo 2002 – 2005. Las cuentas del 2006 y del 2007 no están publicadas, como por cierto tampoco está publicado el organigrama actual de la sociedad. Así que la falta de transparencia en la gestión de ANCERT y de su presupuesto (más de 7 millones de Euros que se pagan cada año entre todos los notarios) es completa desde la mitad del 2006. Bien es cierto que, a juzgar por los resultados, todo parece indicar que el conjunto de la gestión desarrollada por los responsables actuales de ANCERT se caracteriza por la misma ineficiencia y descontrol que la llevada a cabo con el proyecto SIGNO.

AL SERVICIO DE NEGOCIOS DE TERCEROS
Pero cabe temer que habrá más, porque es “un secreto a voces”, muy comentado últimamente en todo el sector de la informática, el multimillonario contrato que está negociando ANCERT para que todas las aplicaciones y bases de datos notariales se trasladen desde la empresa del Notariado hacia uno de los centros de trabajo del proveedor informático. Con lo que será inevitable preguntarse si para eso se creó ANCERT en el año 2002 y han invertido los notarios españoles más de 30 millones de euros en los últimos 6 años. ¿Para que al final toda la informática del Notariado pase a depender de una empresa privada? Esta revista sigue adelante con la investigación del tema, que quizá pronto pueda llamarse escándalo, para dar respuesta a lo que objetivamente interesa a los notarios: ¿Quién y por qué toma estas decisiones? Ya se conocen los efectos y es importante, decisivo, determinar las causas.
Y otro secreto a voces es el papel de ANCERT en los negocios de la empresa  LOGALTY, una “joint venture” en un 70 % del bufete GARRIGUES y un 20% de T-SYSTEMS. En primer lugar no se entiende cómo puede ser que ANCERT, en lugar de dedicar todos sus esfuerzos y recursos a ofrecer servicios a los despachos notariales, se dedique a prestar servicios a empresas de reciente creación como LOGALTY. Pero es que además ANCERT, en vigor del contrato firmado en el año 2002 con el Consejo General, solamente puede trabajar para el notariado. En segundo lugar, esta revista ha podido saber en qué consiste la participación verdadera de ANCERT en el proyecto de LOGALTY. ANCERT actuará como “tercero de confianza” proporcionando, entre otros, el servicio de certificación, de firma digital y de fechado digital (“timestamping”) a todas las operaciones de LOGALTY.
Lo extraño es que para proporcionar estos servicios, ANCERT no utilizará su infraestructura actual sino que ha contratado a T-SYSTEMS (socio de LOGALTY) para implantar unas infraestructuras nuevas. El montante total de la contratación es de 1,5 millones de Euros (!!!). Dicho por lo directo, Ancert ha pagado o va a pagar a la empresa T-SYSTEMS, un millón y medio de Euros para que construya una nueva plataforma de firma digital para los servicios de LOGALTY. Esto también merecerá una investigación a fondo.