Menú móvil

El Notario - Cerrar Movil

ENSXXI Nº 21
SEPTIEMBRE - OCTUBRE 2008

JOSÉ MARÍA DE PRADA
Notario

En realidad de preparación que le llevó a hacerse por si mismo la mayor parte de los temas de la oposición de ingreso.
Ingresó en el Cuerpo el año 1962 en unas oposiciones celebradas en el Colegio de La Coruña, por  una notaria rural de la Galicia profunda situada en un lugar precioso como es la desembocadura del Miño, en La Guardia que siendo económicamente poco remunerada permitía sin embargo por un lado el contacto directo con el mundo rural y sus problemas que tan útil es para la formación del notario, y para la adquisición del sentido de la profesión y por otro concedía tiempo suficiente para poder estudiar sosegadamente y preparar seriamente y con calma las oposiciones entre notarios, tan difíciles entonces, pero que tanto han hecho para elevar el nivel cultural y el prestigio profesional de que gozaba entonces nuestra profesión...

"Viviendo en San Sebastián y con personalidad tan sensible a los problemas sociales es difícil quedarse al margen de los problemas del País Vasco lo que le ha llevado a ser uno de los promotores de la Fundación por la Libertad, que trata de ser un grito independiente en pro de la misma en dicho territorio"

En las primeras oposiciones que hizo entre notarios accedió a la notaría de Medina Sidonia, que siendo también una notaria rural era sin embargo la cara opuesta de la notaria anterior ya que si su primera notaria era el reino de minifundismo esta lo era del latifundismo andaluz, eso sí ambas coincidían en una cosa, eran marcadamente incongruas y hacían difícil la sustentación del notario y su familia. De allí pasó a una notaria completamente distinta, la de Arrecife en Lanzarote alejado enclave isleño entonces menospreciado pero en la que ya pudo asistir al inicio del desarrollo urbanístico con la problemática que este plantea al que se añadían los difíciles problemas de la frecuente inversión extranjera.
Nuevamente por oposición entre notarios  pasó a la notaría de Vitoria, y desde donde, a los pocos años, se trasladó a San Sebastian donde arraigó y en la que ha ejercido la profesión hasta su reciente jubilación.
Siendo notario de Vitoria mostró ya sus preocupaciones corporativas siendo, elegido muy pronto miembro de la Junta Directiva del Colegio de Burgos, (en el que a la sazón estaban integradas Vizcaya y Álava) y dentro de la misma, primero vicedecano, y más tarde decano al fallecer el titular de este cargo. Ya Notario de San Sebastian sus compañeros lo eligieron, de nuevo vicedecano, esta vez del Colegio de Pamplona y más tarde Decano del mismo Colegio. Tanto en estos cargos como en la entonces denominada junta de decanos dejó José Mª su impronta de buen sentido y hacer notarial y su preocupación por los problemas del cuerpo
Además de ejercer su profesión de notario y gozar de un inmenso prestigio profesional que trasciende los límites de su ciudad de ejercicio, han sido constantes  sus colaboraciones en labores y actividades corporativas. Aparte de los cargos que hemos visto ha ejercido ya apenas instalado en Vitoria participó activamente en las sucesivas jornadas notariales de Poblet, que promovió el que fue insigne notario y decano de Barcelona don Ramón Faus y que tanto hicieron por conseguir un ejercicio limpio de nuestra profesión, llevando en alguna de sus sesiones una interesante ponencia sobre las actas de presencia. Participó, igualmente en diversos Congresos Notariales tanto Nacionales como Internacionales. Fue miembro del Tribunal de Oposiciones libres a notarias celebradas entre los años 1982 a 1983 en Madrid, con el sacrificio que esto comporta para un notario no residente en la capital. Participó luego, en varias ocasiones como director, en los cursos que se suelen celebrar para los nuevos notarios tras la realización de las oposiciones. También ha dirigido reiteradas veces las jornadas organizadas por el Consejo General del Notariado en colaboración con El País para periodistas que normalmente se celebraran en Miraflores de la Sierra (Madrid).
Su preocupación por los intereses corporativos le llevó a ser uno de los fundadores de las Jornadas Notariales de Burgos conocidas así por ser esta plaza el primer lugar en que se celebraron y caracterizadas por su independencia de criterios. Personalmente se ha encargado de la organización de las dos veces que estas jornadas se han celebrado en San Sebastián. Por cierto que la última de las jornadas organizadas por este grupo, se han celebrado hace unos meses con gran éxito en Zaragoza. En la actualidad es promotor de la Asociación de Notarios mutualistas, que agrupa a más de 500 notarios en activo y jubilados, siendo vicepresidente de la misma.
La integración de José Mª en la sociedad le ha llevado a numerosas actividades extranotariales en las que generosamente ha prestado su tiempo e incluso su dinero. Así en su época de Vitoria fue Director diocesano de Cáritas, miembro del Consejo Nacional de esta entidad donde fue elegido Vicepresidente. Durante 20 años desempeñó el difícil cargo de Director Diocesano de Cáritas de San Sebastian, conduciendo a esta institución a ser una de las mejores Cáritas de todo el territorio nacional. Igualmente es miembro del patronato de la Fundación Egui-Careaga que tiene por objeto información sobre los problemas del síndrome de Down así como del Comité de Ética de FEAPS, federación española de disminuidos físicos y síquicos, lo que demuestra una vez más su preocupación y contribución a la ayuda a un sector socialmente necesitado de proyección como el de los discapacitados.
Viviendo en San Sebastián y teniendo una personalidad tan sensible a los problemas sociales y un prestigio tan destacado como los que tiene José Mª es difícil quedarse al margen de los específicos problemas y situaciones por las que pasa el País Vasco lo que le ha llevado a ser uno de los promotores y miembro activo del Patronato de la Fundación por la Libertad que trata de ser un grito independiente en pro de la misma en dicho territorio.
Creo que concluida su vida profesional cuando José Mª dirija una mirada hacia atrás y pondere la ingente labor profesional y social que ha realizado a lo largo de su vida puede sentirse altamente satisfecho de la labor que callada y modestamente ha hecho tanto en beneficio del Notariado como de la sociedad y nosotros como notarios tenemos que estarle agradecidos por sus generosos y reiterados esfuerzos en beneficio de nuestra hoy tan agitada profesión.