Menú móvil

El Notario - Cerrar Movil

ENSXXI Nº 24
MARZO - ABRIL 2009

ECONOMÍA

ANTE UN DIFICIL AÑO 2009: MALA POSICIÓN DE ESPAÑA EN LOS "DOCE PILARES" DE LA COMPETITIVIDAD INTERNACIONAL

Madrid, Redacción, Carlos E. Rodríguez.-
Los datos son extremadamente elocuentes y no permiten compartir el optimismo con que algunos ven próximo el fin de la crisis económica y financiera global, y mucho menos de su curso en España. Como señalan los indicadores de FUNCAS, a falta de conocer los resultados exactos de contabilidad nacional del cuarto trimestre de 2008, el crecimiento del año pasado fue del 1,1%, con crecimiento intertrimestral de un punto porcentual negativo en el último período del año y de -0,7% interanual, o -0,8% interanual en la estimación del Banco de España. El declive es profundo en todos los componentes de la demanda, el empleo ha sufrido un fuerte ajuste sobre los datos de afiliaciones a la seguridad social y la encuesta de población activa (EPA). Todo ello pone de manifiesto una caída de la actividad económica en forma pronunciada.
Hay que temer un empeoramiento de los indicadores a lo largo de este año 2009, con previsión media de crecimiento entre el -1,5% para los más optimistas y casi del -3% en otras estimaciones. Se reducirá la demanda nacional, caerán el consumo, la inversión en bienes de equipo y por supuesto en construcción. No obstante, hay quienes estiman que la economía española puede haber alcanzado el punto más bajo del ciclo, pero los indicadores de confianza están en los niveles más bajos desde la crisis de 1993, quizá por el fuerte deterioro de la industria. FUNCAS apunta la esperanza de que la caída de la inflación moderará el crecimiento de los salarios en el año en curso, aunque ello no impedirá que la tasa de paro suba probablemente hasta el 16%. La parte positiva es que, aún empeoran- do las previsiones de saldo presupuestario, probablemente se corregirá de forma sensible el desequilibrio de la balanza de pagos.
A pesar de las medidas de rescate financiero, el panorama internacional no sólo se mantendrá, sino que incluso pudiera empeorar circunstancialmente, ya que el crédito sigue sin fluir y la situación está aún lejos de poderse considerar normalizada. Cierto que los tipos de interés a corto plazo seguirán bajando, pero no puede asegurarse lo mismo de los tipos. Los reputados panelistas de FUNCAS consideran que "las políticas fiscal y monetaria son expansivas" y estiman, casi unánimemente, que esa orientación es la adecuada.

 

"A pesar de las medidas de rescate financiero, el panorama internacional no sólo se mantendrá sino que incluso pudiera empeorar, ya que el crédito sigue sin fluir y la situación está aún lejos de poderse considerar normalizada"

En estas circunstancias, hay indicios de mejores relaciones entre el empresariado industrial y el actual titular de Industria, el profesor Miguel Sebastián, como ha reconocido en amplio foro de centenares de empresarios, profesionales y políticos, en el marco de una apasionada defensa de la globalización y de la tecnología, entendida esta última como i+D+i, un empresario de tanto relieve industrial, social y político, y no precisamente de izquierdas, como es Juan Miguel Villar Mir, presidente y propietario nada menos que de OHL y el Grupo Villar Mir. El antiguo brillante ministro de la Transición y ahora empresario industrial de prestigio y éxito internacionales, elogió el impulso de los ministros Sebastián y Garmendía al i+D+i y se permitió afirmar, con los matices precisos, que "el Gobierno lo está haciendo bien". En el criterio de Villar Mir, la gran apuesta debe hacerse en innovación.
Lo cierto es que no podría ser más oportuna la reflexión cuando acaba de conocerse, sobre los datos publicados por el Foro Económico Mundial, la mala posición de España no solo en innovación, sino en la mayoría de los famosos "doce pilares" del ranking de la competitividad internacional (innovación, infraestructuras, estabilidad macroeconómica, sanidad, educación, formación, eficiciencia de los mercados de bienes, eficiencia del mercado laboral, adaptación de las nuevas tecnologías, sofisticación empresarial y tamaño del mercado".
Entre los 134 países analizados, España ocupa el puesto 96 en eficiencia del mercado laboral, el 41 en eficiencia de mercados y bienes, y el 39 en innovación, muy lejos no solo de Estados Unidos, Finlandia, Suiza, Japón, Israel, Taiwán y Corea, sino también rezagados respecto a vecinos europeos como Alemania, Dinamarca, Holanda, Bélgica, Austria, Francia, Reino Unido o Islandia. No es precisamente como para echar las campanas al vuelo, sobre todo si se observa que, en ese pilar esencial que es la innovación, entre los 15 países de la UE previa a la ampliación, solo Italia y Grecia quedan por detrás.