Menú móvil

El Notario - Cerrar Movil

ENSXXI Nº 30
MARZO - ABRIL 2010

MARÍA DOLORES TORRES VILA
Notario de Meco (Madrid)

Las principales fuentes de este sistema están constituidas por la legislación básica o primaria -primary legislation-,  que son las leyes y reglamentos –Acts of Parliament y statutes-, cuya tramitación comienza con un proyecto de Ley que se conoce por el término “Bill”, y la legislación secundaria o delegada, que son otros instrumentos de regulación, como las relativas a regulaciones profesionales o las “bye-laws”, constituidas por ordenanzas, circulares y normas dictadas por entidades locales y entidades públicas.
El Gobierno puede iniciar un proceso consultivo publicando lo que se conoce como “Green Paper”, en el que deja constancia de sus propuestas en una primera fase con la intención de despertar el interés sobre el tema y conocer las reacciones y comentarios al respecto, en definitiva, para abrir el debate social. Los “White Papers” del Gobierno contienen las propuestas más elaboradas y definidas, que suelen publicarse tras las consultas con grupos de presión, colegios profesionales, y organizaciones privadas. No obstante, un Proyecto de Ley no tiene por qué ir precedido necesariamente de un “Green” o “White Paper”,  y puede haber sido presentada a la opinión pública –public scrutiny- en forma de borrador con carácter previo para su examen y crítica.

"El Gobierno puede iniciar un proceso consultivo publicando lo que se conoce como “Green Paper”, en el que deja constancia de sus propuestas en una primera fase con la intención de despertar el interés sobre el tema"

Un proyecto de ley puede ser iniciado por el Gobierno, los miembros de ambas Cámaras del Parlamento, o por autoridades locales o particulares.
En su elaboración, todas las leyes deben ser remitidas a las dos Cámaras del Parlamento en la forma de proyecto de Ley -Bill-, para su examen, discusión, en su caso modificación, y aprobación, que la convertirá en Ley –Act-. El término “Bill”  es la propuesta para elaborar una nueva Ley o modificar una existente que se hace para su debate en el Parlamento. Un proyecto de Ley puede presentarse tanto en la Cámara de los Lores como en la de los Comunes y debe ser aprobada en ambas antes de convertirse en Ley. Los proyectos de Ley para recaudar o gastar dinero público deben iniciarse en la Cámara de los Comunes.
El proceso legislativo en el Reino Unido se compone de tres lecturas o sesiones –readings- en las dos Cámaras. En la primera sesión se procede a la lectura de los contenidos del proyecto ante los Miembros del Parlamento; en esta fase no se inicia todavía debate alguno. En la segunda sesión se debaten las propuestas, y se examina el proyecto en detalle, votándose si se pasa a la siguiente sesión. En la mayoría de los casos, es el Comité Permanente quien controlará que las disposiciones del proyecto de ley consagren los principios debatidos y aprobados en la segunda sesión. Todas las disposiciones del proyecto son confirmadas, modificadas o retiradas una a una, aunque no necesariamente se debata sobre todas ellas. Todos los miembros del Parlamento pueden expresar sus opiniones y votar, por lo que en temas complejos la discusión se puede prolongar durante varios días.  El resultado se vuelve a enviar a los miembros del Parlamento, y en la tercera sesión se vuelve a presentar el proyecto de ley.
A continuación, el Proyecto pasa a las sesiones de la Cámara Alta, y con las enmiendas realizadas es redactado de nuevo por los letrados del Parlamento.
Ambas Cámaras deben aprobar literalmente el mismo texto. Si en la Cámara de los Comunes se hacen enmiendas a un proyecto, los Lores deben también votarla y decidir si lo aceptan o no, o si, a su vez, hacen una propuesta alternativa, y viceversa. Si la Cámara de los Lores rechaza cualquier enmienda realizada en la de los Comunes, o hace una propuesta alternativa, el proyecto será devuelto a aquéllos para su nueva votación. Así, un proyecto puede estar saltando de una Cámara a otra (ping-pong)  hasta que ambas Cámaras lleguen a un acuerdo.
Y finalmente, el proyecto debe recibir la Sanción Real –Royal Assent- antes de convertirse en Ley. De hecho, este último paso ha sido reducido a una lectura formal del texto abreviado de la Ley en ambas Cámaras, y es simplemente una formalidad.
Al final del proceso se habrá aprobado una Ley, que podrá ser una Public Act, que se dirige a todo el público, o bien una Private Act, que afecta a particulares instituciones o personas.