Menú móvil

cerrar-mobile

 

ENSXXI Nº 32
JULIO - AGOSTO 2010

Enhorabuena a “N”

Juvenal y el Colegio de Madrid dan la bienvenida a la recién nacida Rivista “N”, cuyo primer número, 1/2010, correspondiente a los meses febrero/marzo de este año, acaba de aparecer por iniciativa editorial del Comitato Notarile del Lazio. EL NOTARIO DEL SIGLO XXI se siente ab origine hermanado con esta nueva publicación a la que desea larga y exitosa vida, con la que tendrá una fructífera colaboración, y felicita cordialmente a sus promotores y muy especialmente a sus mayores impulsores, los notarios de Roma, Mauricio D’Enrico y Paolo Castellini, quien en el número inaugural desvela sus objetivos: conjugar el arte notarial con las demás artes, y dialogar con los demás estamentos de la sociedad para hacerles partícipes de que la actividad notarial no se reduce a la autentificación sino que presupone una profunda preparación jurídica, moral y humana. Razón de más para intensificar la colaboración y el hermanamiento con esta publicación.

Y a la instrucción de acceso al registro

Y enhorabuena también a la normativa de inminente aparición que regulará el acceso telemático de los notarios a los libros registrales. Pocas veces se había visto que los mandatos contundentes no de una sino de dos leyes, las dos leyes 25 de 2001 y 2005, hayan necesitado tantos requisitos para poder imponer sus mandatos y ser operativas. Esperemos que la tan esperada, casi diez años, nueva normativa no diluya la finalidad de la Ley y frustre las esperanzas ciudadanas de estrechar la seguridad jurídica privada conforme a los módulos del siglo en que vivimos.

Buenos futbolistas

Y una mención episódica para La Voz de Galicia que a través de su delegación de Carballo se hace eco del buen papel que hicieron los notarios de dos de sus concellos, Vimianzo y Corcubión, con la selección española de notarios que quedó nada menos que subcampeona de Europa; y según aclara, no ganó el campeonato frente a Italia por un penalty muy discutido...

Transporte rural

Bien está que mejore el estado de los archivos notariales. Cuantas medidas se adopten para enaltecerlos serán siempre aplaudidas. Nunca se valorará suficientemente la tremenda utilidad que los protocolos notariales han prestado y siguen prestando, aparte de la específica de seguridad contractual, al conocimiento de los usos y hábitos de la sociedad civil. Puede afirmarse sin miedo a errar, que el notarial es, de todos los que en su día fueron (parroquiales, municipales, ducales…), el único archivo que se conserva y al que pueden recurrir sociólogos e historiadores para bucear en la historia ciudadana tan en boga en la actualidad. La sociedad tiene pendiente con el notariado una deuda de gratitud, otra más, por los desvelos y cuidados que los notarios han derrochado en la guarda, plena de grandeza y generosidad, de los protocolos notariales por cuyo depósito nunca se giró arancel.
Tampoco por el traslado, tan frecuente a veces, como ocurrió hace poco en un concello de Lugo, en el que hubo que sacar de dependencias judiciales, donde estaba instalado hacía más de 10 años, el archivo notarial para trasladarlo a otro local del propio municipio. El traslado fue al parecer un espectáculo. Había prensa y fotógrafos. El notario pedía que no se hicieran fotos, era un acto privado, y ante la insistencia de los reporteros, anunció la suspensión del traslado, que solo cuando se ausentaron paparazzi y reporteros autorizó. (El transporte, entre nosotros, se hacía en un remolque agrícola).

Innovar por innovar

Algo de esto está pasando en Valencia con la particularización, mantra sagrado de los politiquillos autonómicos de bajo nivel, que está adquiriendo cotas de delirio en el tema del Derecho Civil. Se quiso “reinventar” el testamento oral, el testamento “de paraula”, último recurso de una sociedad analfabeta y con dificultades de movilización. Y ahora parece quererse entrar a saco en el sistema sucesorio creando un Derecho nacido de la nada y poniendo patas arriba unas instituciones muy arraigadas, que sin duda siempre hay que revisar, pero con prudencia y mesura, máxime cuando está en ciernes la reglamentación sucesoria comunitaria. Nada debe extrañar el clamor de los notarios, que son los que mejor conocen por su oficio la sensibilidad ciudadana, pidiendo calma y reflexión en una materia que tanto puede afectar a la convivencia ciudadana y a los derechos de las personas. ¿Se tendrá en cuenta su clamor o prevalecerá otra vez el mantra del particularismo?

Empleados unidos

Detrás de la generalización, en cambio, van los empleados de notarías que aquí demandan un convenio nacional que no parece lo más acorde con las actuales tendencias de una economía sostenible, y en Francia, Italia, Holanda, Alemania y Bélgica se han confederado para poder participar en la transformación del Notariado que se está preparando en la Unión Europea, en la que lógicamente quieren hacer oír su voz. La confederación tendrá su sede en Bélgica y funcionará a imagen y semejanza de la que ya tienen los notarios. ¡Ojalá aporten luz en beneficio de los ciudadanos!

Academias

Enhorabuena al notario Francisco Ordóñez Arman que ha ingresado, merecidamente sin duda, en una de las innúmeras academias jurídicas de este país --a las que instamos por cierto a que acumulen y exhiban méritos, más allá de narcisismos, que las prestigien y justifiquen--, la Academia Gallega de Jurisprudencia y Legislación. Aplausos también a su brillante discurso en defensa y laude de la actuación notarial en los procesos sucesorios.

Opositores

Acaba de aparecer una obra escrita por un registrador de la propiedad jubilado, el entrañable José Menéndez, dedicada a resaltar la problemática humana y social de esa juventud que consagra los años más floridos de sus vidas a preparar oposiciones a los cuerpos del Estado, especialmente a los que mayor dedicación exigen, seis años de media ahora al parecer, como notarias, registros, etc. Admiración y respeto merecen tanto los que logran su objetivo como los que fallan, barrera que a veces, no siempre desde luego, vence hacia uno y otro margen la más inverosímil e insustancial circunstancia, accidente o pormenor. Admiración y comprensión para todos. La preparación obtenida es proporcional al estudio y esfuerzo desarrollados, no al resultado. Aplauso también a quien hace gala de su sensibilidad para con este colectivo.

Laudos puntuales

Grande es el problema de la justicia, incapaz de poner al día los múltiples expedientes que se amontonan en sus estanterías o en sus archivos informáticos en el futuro. En sus manos está comportarse con grandeza para ceder todas las competencias no jurisdiccionales, caso de la Ley de jurisdicción Voluntaria, y recibir con los brazos abiertos a instituciones paralelas como la mediación o el arbitraje, por ejemplo, que tanto les podría descargar de trabajo. Más ahora, con la crisis que padecemos, que no permite a las empresas esperar las lentas decisiones judiciales porque les obligarían a provisionar en sus cuentas anuales partidas litigiosas, lo que está multiplicando el recurso a las mediaciones y arbitrajes.
Pero no parece que la judicatura actúe siempre con la magnanimidad que de ella se espera. El Consejo General del Poder Judicial quiere que los jueces homologuen las mediaciones en todos los casos y también la justicia extrema su celo frente a los arbitrajes, vigilando y tratando con severo rigor cualquier infracción de normas sean de fondo o procedimentales. Un laudo extemporáneo, por ejemplo, es decir un laudo dictado fuera de plazo, ha dicho la Audiencia Provincial de Madrid, constituye una inequívoca infracción de procedimiento que lo hace nulo. Aunque esa estricta interpretación tiene fundamento --el plazo marca los límites de la potestad de los árbitros--, parece de excesiva rigidez una doctrina que con interpretaciones extensivas sería devastadora.

Registradores  veleidosos

En horas tan atribuladas como la presente son peor recibidos los despechos. Nuestro querido colega Alfonso Candau atribuye a un desdén registral las sempiternas rencillas notario-registrador, por otro lado tan antiguas como la luz, tan inevitables como el error  mientras el deslinde de competencias no sea total, y al tiempo tan necesarias como el aire para respirar. En concreto al desdén con que al parecer los registradores han respondido a un intento de fusión de ambos cuerpos. Por favor no reduzcamos a caprichos veleidosos un debate que tiene raíces más profundas y ramificaciones más enjundiosas. ¿Cuándo se va a poner por encima del camelo de todas esas displicencias, negativas y desdenes el interés de todos los ciudadanos?

¡Sírvase usted mismo!

La hospitalidad es virtud habitualmente practicada por el Notariado español, especialmente en sus relaciones internacionales. Sorprende, por tanto, que el jueves 27  de mayo de 2010 se reúna en las dependencias del Consejo General del Notariado un grupo de trabajo del Consejo de Notariados de la Unión Europea (CNUE), compuesto por delegados de cada uno de los países miembros, y no sólo no haya ningún representante de nuestro Consejo para recibirlos sino que ¡ni siquiera asista a la reunión el delegado español!
Eso sí: había preparado un café con pastas... ¡sírvase usted mismo! ¡Debe de ser para ahorrar costes

Por los pelos

Sabido es que Evo Morales no se anda por las ramas. Su partido, el MAS, presentó un proyecto de modificación de la Ley del Órgano Judicial entre cuyas propuestas figuraba la desaparición del casi millar de notarios bolivianos, que pasarían, a depender, como personal jurídico en transición, de los órganos judiciales.
A punto de sonar la campana, y tras el trámite de audiencia pública, el proyecto de ley ha sido cambiado y según parece se refuerza al final la actividad de los notarios “en tanto no se defina su situación jurídica mediante una ley especial que regule el Registro Público de Derechos Reales y las Notarías de Fe Pública”. Esperemos que el sentido común que siempre ha distinguido al noble pueblo boliviano sepa resolver este proyecto en la forma más conveniente a la sociedad civil.

Caos de pronósticos informativos

Todos los días hay encuestas, todos los periódicos aventuran pronósticos, todos informan sobre estadísticas diversas.... Pero ¿son de fiar?
Un mismo dato, los resultados del mercado hipotecario de marzo, dio lugar en “5 Días” a este titular: La firma de hipotecas crece un 2’4 % en marzo y afianza su mejora, y ese mismo dato, el mismo, provocó el siguiente titular en El Economista Las hipotecas aminoran su recuperación. El número de créditos cae en 2’4 %. ¿En qué quedamos? Por favor no hagan pronósticos, nadie sabe nada, los ciudadanos agradecerán su sinceridad.

Corredor

Y esta recomendación la hace también Juvenal a la Ministra Corredor, enfrentada a un papelón tan poco lucido como le permite ese tinglado que se derrumba por días como es el de la vivienda a su cargo y cuidado. Poco se puede hacer cuando nada se sabe, no obstante lo cual, entre sus iniciativas insiste al sector financiero para que “diseñe un crédito para rehabilitación entre las hipotecas y el personal”. ¿Tal vez el refaccionario ya intentado y poco ha desechado?

Inefable Arbo

Y una cosa nos lleva a esta otra. Volvamos con la matraca. ¡Qué osadía la de ARBO cuando pretende rentabilizar a su favor la crisis financiera, instigando poco a poco en el entorno esa especie, tan falsa como burda, de que sin el Registro esto no hubiese sido una crisis sino una catástrofe.
Y repite, a este propósito, con la técnica de Goebels a ver si a base de insistir cuela, la consabida monserga de que ninguna persona física o jurídica que preste servicios a terceros mediante precio y que sea libremente elegida por éstos, puede tomar decisiones que afecten a nadie más que a su cliente... ¿Les suena? Y añade “No se puede ignorar que cuando se solicita que una autoridad sea supuestamente elegible y retribuible, dicha solicitud no tiene otra finalidad que la de incrementar las posibilidades de capturarla, es decir, de apropiarse de sus decisiones, en perjuicio de sus competidores”, homo homini lupus, vamos.
 ¡Qué concepción vital! Es la que suponen y pregonan sistemáticamente del notariado… También es la que probablemente tienen in mente como obsesión enfermiza. Vean el final del discurso: “La documentación de las operaciones es un trámite necesario e importante para conseguir la asignación de derechos, pero nada más, sólo produce efectos entre quienes realizan la transacción, pero nada más. Y ese es el problema: los agentes, especialmente los más poderosos quieren capturar la autoridad que hace que los demás queden vinculados porque, mientras tanto, mientras esa vinculación de los terceros no se produce, hay papeles pero no hay derechos”. (¡)
¿Les suena? El Notariado caería de lleno en esa casilla de macabra voracidad. Por encima, incluso agigantado, brillaría el Registro.
Pero, ¿también los registradores? ¿Hablamos de la compatibilidad entre monopolio y arancel?

Amigos del roble

Y enhorabuena al notario de Pola de Siero, Manuel Valencia, recién jubilado, que ha sido designado personaje del año por la asociación “Amigos del Roble” de esa localidad, galardón que le será entregado en una cena popular en la que también se premiará al Chigreru mayor.

Plazos

Discutir que una sociedad se constituye en cualquier notaría en horas y se tarda en inscribir en el Registro una o dos semanas en el mejor de los casos y con influencias, es negar la evidencia.
Alegar, para defenderse de la tozudez de esos datos, que desde que el registro expide la certificación del nombre hasta que se otorga la escritura el plazo medio es de un mes, puede ser afirmar un hecho. Pero imputar o deslizar que esa demora --que corresponde a la voluntad o al capricho de los otorgantes cuya libertad debe ser respetada incluso por los monopolistas--, corresponde a tardanzas en la notaría, forma parte de la más necia lógica erística y del porte más perverso y desaseado. El emprendedor no cobra arancel y puede decidirse cuando le de la real gana.