Menú móvil

El Notario - Cerrar Movil

ENSXXI Nº 35
ENERO - FEBRERO 2011

Atención al ciudadano

Hace justamente un año que el Colegio de Asturias se incorporó a la lista de Colegios que tienen instituido el Servicio de Atención al Ciudadano, y ya puede celebrar este aniversario con éxito pues, según ha declarado, en un año ha atendido trescientas cincuenta consultas, lo que viene a ratificar la utilidad de un servicio que se integra con toda naturalidad entre las funciones notariales, pues esa y no otra es la razón de ser de la institución.  ¡Enhorabuena!

Marbella...

Van los tribunales desgranando sentencias y resoluciones sobre el caso Marbella, y en todas, todas, tras la depuración judicial de las conductas, se exculpa sistemáticamente a los notarios, antes vilipendiados, sobre todo por los medios, hasta la exasperación. Pero en esta sociedad de la jarana y el escándalo  nunca las exculpaciones alcanzan igual dimensión publicitaria que las imputaciones aunque sean caprichosas e infundadas. Y claro, queda siempre ese injusto rumor que sirve para alimentar a los insolventes, como el tal A.O. que en la sección La rotonda del diario Sur de Málaga incluye todavía a los notarios en una infundada crónica sobre las reglas del juego en Marbella, un juego en el que, según él, también para los notarios, "todo vale". ¿No parece ser al revés, que para los periodistas todo vale? ¿Habrá que empezar a pensar en querellarse contra la impunidad de estos gacetilleros?

Imagen

La prensa ha recibido en forma muy positiva la coordinación de las notarías para la emisión de un mismo tipo de poder por los miles de afectados por el cierre del espacio aéreo ocasionado por los controladores los pasados 3 y 4 de diciembre. Unificación de modelos y otorgamientos colectivos. ¡Que poca cosa y qué buena prensa ha desarrollado en una sociedad donde la burocracia monopolística arrastra justificada mala fama desde  hace siglos!

¡Sin moverse de la silla!

Sonrojo produce que en la lista, cada vez más nutrida, de las gestiones que se pueden hacer por Internet, no figure aún la tramitación integral y en un solo acto de las escrituras públicas. Que una cosa tan estandarizada como es el pago de uno o dos impuestos o tan estereotipada como debe ser la modificación de titularidades en Catastro y Registro requiera aún, de hecho, de varios idas y venidas solo por razones corporativistas, es injustificable, y solo puede entenderse como una consecuencia de la impunidad en que se desenvuelven algunos colectivos. ¡Que bochorno! ¡Día llegará que la sociedad pedirá cuentas por esto....!

Terrenos  improductivos

No se refiere Juvenal al erial o a los campos baldíos! Se refiere a los préstamos dados por Bancos y Cajas, sobre todo por Cajas, para financiar compras de solares que no se han edificado, que el Banco de España cifra en 45.000 millones de euros y que a corto y medio plazo tienen un valor próximo a nada.
No hace poco algún colega proponía la capitalización general de bancos y cajas para que volviésemos a la era gloriosa del crédito barato para todos. ¡Ojalá! ¿Pero tendrán que provisionar los ciudadanos con sus raquíticos ingresos y sus necesidades perentorias esos activos contables valor casi cero? ¿Y provisionaremos también entre todos los bloques de viviendas apenas iniciados cuya cuantía puede alcanzar otros 45.000 millones?

¡Bendita dación en pago!

Según las asociaciones de consumidores al menos trescientos mil hipotecados han perdido su vivienda y continúan endeudados. "Sueños rotos por un embargo, se lamentan los defraudados" Y hasta el New York Times se ha hecho eco de la excesiva severidad del embargo español en el que el deudor ha de asumir penalizaciones y costas judiciales, y enfrentarse a una montaña de deuda en la que la bancarrota no es respuesta posible.
Sabido es que en los contratos firmados la dación en pago solo es solutoria si así lo pactan las dos partes, y que la asunción por el banco del riesgo de las subidas de precio y valor incrementaría el interés de los préstamos. Pero no en forma significativa. Hay seguros de valor-divisa, valor materia prima... etc. cuyas primas no disuaden a los prestatarios que las contratan. Podrían habilitarse seguros colectivos.
Sólo CIU e IU están demostrando sensibilidad para un problema de tanta gravedad que es necesario afrontar.

Donación

Faro de Vigo y Diario de Arousa se hacían eco hace unos días de la donación por el notario cesureño V. M. de un ejemplar de su obra Escritos Jurídicos presentada en este Colegio, al Concello de Puentecesures de donde es natural el autor. Enhorabuena.

Casco militar

Ínclito profesor Gimbernat que ante la militarización reciente de las torres de control de los aeropuertos, con la que no comulgaba, adujo como ejemplo de máxima sinrazón: ¿es que a partir de ahora va a ser posible colocar un casco militar y un uniforme con sus correspondientes cartucheras a los notarios si un día se les ocurre dejar de autorizar? Pues falta poco, Sr. Gimbernat, gorra de espía y confidente ya tienen.

Seny notarial

Seny, proverbial virtud catalana, viene de latín senex, anciano, como senado, y nada extraña a Juvenal que el Colegio de Notaris de Catalunya en colaboración con la Obra Social de Catalunya-Caixa hayan puesto en marcha una campaña Planifica hoy tu mañana dirigida a los mayores para prevenir situaciones graves en el ámbito patrimonial y personal a causa de una pérdida de capacidad cognitiva.  ¡Enhorabuena al Decano de Catalunya por la iniciativa!

¿Quién es ella?

La misma pregunta que se hacía el gran GONZÁLEZ PALOMINO cuando estudiaba la compensación de las obligaciones asalta a Juvenal cuando lee las numerosas comunicaciones que llegan del Consejo firmadas por una misteriosa presidencia. Puesto que no parece que con ese término se quiera hacer referencia a la dignidad ni al lugar que ocupa el presidente, parece lógico pensar que la acepción correcta es la de persona o personas que desempeñan la presidencia y como para hacer referencia a la persona en singular bastaría la denominación tradicional de presidente habrá que concluir que los que se nos quiere indicar es la pluralidad de la dirección. Lo que no se nos aclara es quiénes son ese conjunto de personas que nos presiden y ordenan, sin contar con el pleno, nuestras actuaciones. ¿Se trata de una pareja, el presidente y el vicepresidente, o de un grupo más numeroso? ¿Se incluye también a los secretarios, a los vicesecretarios, a los demás miembros de la comisión permanente? ¿Quizás también a algún miembro destacado del llamado gabinete? Hay quien opina que el misterioso término alude no sólo a la pluralidad del gobierno sino también a su persistencia en el tiempo ya que englobaría junto al presidente actual a algunos de quienes ya ocuparon el puesto en el pasado y a quienes van a ocuparlo en el futuro, en virtud de antiguos y secretos pactos sucesorios, pero seguramente no se trate más que de una de esas leyendas urbanas que hoy en día proliferan en sustitución de los antiguos mitos.

El ronquillo

Cuando Juvenal lee las numerosas circulares, notas y comunicaciones varias del Consejo General con las que se interpretan, siempre con el máximo rigor, cuestiones como las rebajas arancelarias o las múltiples e inútiles tareas que se imponen al notario, por ejemplo, en materia de blanqueo de capitales, no puede evitar que venga a su cabeza una escena que se repite con frecuencia en la primavera de Madrid. Muchas tardes de mayo, en la plaza de las Ventas, al apreciar en el toro que salta al ruedo síntomas de invalidez, mansedumbre o, incluso, embriaguez, el público protesta con enfado y reclama airado, con pitos y palmas, la devolución al corral del animal. La mayoría de las veces el presidente, impasible, mira a otro lado e ignora las protestas manteniendo el toro en la plaza. Poco después, cuando las protestas han cesado, es frecuente que el toro demuestre con su comportamiento o con nuevas caídas lo acertado del enfado del respetable. En ese momento un individuo, apodado el ronquillo, grita desde el tendido del siete, con una voz prodigiosa que se oye en toda la plaza, siempre la misma pregunta: ¿a quién defiende la autoridad?

Peligrosa mutación

Juvenal está recibiendo numerosas cartas sobre la mutación que en la función notarial conlleva la literatura en forma de circulares, reglamentos e interpretaciones maximalistas de la legislación contra el blanqueo. Todos los notarios coinciden en asumir gustosamente la colaboración de los notarios contra el blanqueo de capitales y contra el crimen organizado o el terrorismo, nadie ni nunca lo ha puesto en cuestión. Pero la mayoría se pregunta si esas obligaciones de husmear y delatar que se le imponen, cada vez con más intensidad, son coherentes con la confidencialidad inherente a su función y sobre todo con las expectativas de los ciudadanos que acuden a sus despachos, máxime cuando existen en el estado otros cuerpos expresamente constituidos y formados en esa función como los cuerpos de seguridad o a cuyo través se realiza el blanqueo como los entidades bancarias.
La alarma ha saltado a toda potencia cuando el Mº de Justicia ha reenviado al de Economía un recurso que contra las circulares de la OCP y precisamente sobre el contenido de la función notarial ha interpuesto un notario ante su Dirección General. ¿Es que la mutación está consumada? ¿Es que los notarios españoles son ya agentes del estado como pasó en los países que adoptaron un Régimen totalitario?

Dueña del Sol

¡Ole tu salero! Ángeles Durán, viguesa, con domicilio en Salvaterra do Miño, no se paró en barras. Sabía que hay un convenio internacional para que ningún país pueda apropiarse de los planetas, pero según ella solo obliga a los Estados que lo suscriben, no a las personas físicas. También sabía que un americano tituló a su nombre muchos planetas y la luna, pero no el sol. Así que ni corta ni perezosa se fue a la notaría de su concello, O Porriño, decidida a escriturar a su nombre el astro rey. (No era una solicitud caprichosa; en el fondo rumiaba esta gallega valerosa cobrar un canon a todos los que con él se calienten en el futuro).
El notario tuvo que restregarse los ojos más de una vez, no sabía si reír o llorar, pero no fue capaz de disuadirla, y ante insistencia tan pertinaz optó por constatar en acta de referencia la retahíla de esta gallega obstinada: Declara ser "propietaria del Sol, estrella del tipo espectral G2 que se encuentra en el centro del sistema solar situada e una distancia media de la Tierra de aproximadamente 149.600.000 Km. Título: Aprehensión electromagnética y radiactiva , al no existir ni conocerse en cinco mil millones de años propietario alguno hasta la fecha" y por si este no vale "usucapión, habiendo hecho uso de la propiedad del sol de buena fe pacífica e ininterrumpidamente durante más de 31 años" (no dice cuantos mas .
No nos constan las reservas y advertencias que pueda haber hecho el notario en el acta, tal vez que será difícil registrar esta propiedad en todo el mundo, concretamente en España le van a oponer el defecto subsanable de que faltan los linderos.
     
Lógica exculpación

Aplausos a la Audiencia Provincial de Murcia que exculpa de responsabilidad a un notario al que engañaron con algún DNI perfecta y sofisticadamente falsificado, cuya adulteración no había sido detectada ni en bancos ni en oficinas públicas, ni era posible advertirla con los medios de que ordinariamente dispone un profesional no especialista en falsificaciones. Juvenal espera que cese esa costumbre de imputar alegremente, como primera medida, a los notarios exigiéndoles capacidades sobrehumanas simplemente porque son notarios. ¿Por cuantas oficinas públicas especializadas en detectar falsedades habrían circulado libremente estos carnés?

Atención exquisita

Y aplausos también para D. Andrés Martín Martín, periodista de Ciudad Real que el 27 de noviembre pasado en La Tribuna de Ciudad Real, en su sección habitual El calor de la palabra bajo el título Notarios y notarías publicaba en honor de D. Manuel Pulgar palabras elogiosas para los notarios, alabando la exquisita atención con que se le atendió en una notaría y añadía: No pocas profesiones existen en España para cuyo desarrollo se exige una extraordinaria cualificación. No basta el título superior o contar incluso con un expediente brillante sino que después hay que preparar, durante años, una durísima oposición, con plazas contadas que por supuesto, sólo ganan los más preparados. Judicatura, letrados del Consejo de Estado o de las Cortes, carrera diplomática, inspectores de tributos, requieren una preparación seria pero ninguna llega a la altura de las oposiciones a notarías, para superar las cuales se precisan años de intensa preparación (de diez a doce horas diarias). Como botón basta sólo una muestra: hay que conocerse, a la perfección, los 1.976 artículos de que consta el Código Civil (en la decimotercera edición de Civitas que tengo a la vista, la cual data de 1990). Y esto es sólo una pequeña parte del programa completo.
Una de las pruebas indubitables de la importancia del notario en nuestra sociedad es que no encuentro otra profesión cuyo ejercicio no despierte discusión, duda o recelo. Los actos profesionales del notario son tan precisos como inobjetables. Un ejemplo lo tenemos en que cuando jura un nuevo gobierno ante el Jefe del Estado el ministro de Justicia ejerce como notario mayor del Reino.
No puedo terminar este artículo sin declarar la fascinación que he sentido siempre por una frase memorial latina de belleza inmarcesible, que podemos leer en todas las escrituras: Nihil prius fide, "nada primero que la fe" o, si se prefiere "nada antes que la fe". Es la viga maestra del edificio sobre el que se sustenta la fe pública notarial....
Actuaciones como ésta fueron las que elevaron el prestigio del cuerpo notarial a los niveles que todavía en parte conserva. Y realmente tienen más fuerza sobre la memoria colectiva que los lobbys más poderosos.