Menú móvil

El Notario - Cerrar Movil

ENSXXI Nº 36
MARZO - ABRIL 2011

Jornada sobre el déficit democrático en el Notariado

Gabriel Baleriola Lucas, notario de Madrid

La democracia dentro de nuestra institución depende básicamente del sufragio universal. Pero  creo que  además de la elección del Presidente del Consejo General del Notariado por sufragio universal, a la hora de pensar en la democracia del notariado debemos tener en cuenta otros elementos.  Ancert, por ejemplo,  domina al notariado y no es el notariado el que domina a Ancert. Ancert -que yo no sé si alguien sabe quién está detrás de Ancert- está generando un crecimiento neoplásico del índice único. En estos momentos resulta mucho más complicada la introducción de un instrumento en Ancert que la confección del propio instrumento. Creo que debemos considerar inexcusablemente estos elementos, incluso boicoteando a Ancert, así lo digo de claro y estoy pensando en los controladores.

Antonio Ojeda, notario de Sevilla, Decano del Colegio Notarial de Andalucía, Presidente del Consejo General del Notariado

La  elección por sufragio universal directo e igual de todos los notarios  no es algo nuevo, ya en el seno del propio Consejo, en una sesión en Granada en diciembre de 2000,  el entonces Presidente Juan Bolás planteó el tema. Yo mismo y Honorio Romero lo planteamos en las jornadas de Burgos, en San Sebastián, en noviembre de 2004. Es un tema que está ahí y yo no me cierro a discutirlo y a plantearlo. Es un tema que como afecta a la organización institucional hay que hacerlo con mesura. Yo estoy, y no me repugna en absoluto, que el presidente sea elegido por los notarios mediante el voto directo e igual.
Problemas que hay que plantear, primero, ¿en qué situación quedan los decanos y los colegios notariales?,  ¿quién controla?, ¿quién censura?, ¿quién remueve?, ¿quién acepta la renuncia de ese presidente que ha sido elegido por todos los notarios?
Resueltos esos problemas de carácter institucional, no habrá ningún inconveniente, por lo menos mientras yo sea presidente, para que si hay una propuesta en ese sentido elevarla a la superioridad. Aunque tendría que ser formalmente ley porque así lo exige la Ley Orgánica del Notariado y la Ley de Colegios Profesionales,  yo no tendría ningún inconveniente, repito,  si se garantiza, como se ha dicho aquí, democracia, eficiencia y transparencia.

Javier Oñate Cuadros, notario de San Sebastián

Estoy absolutamente de acuerdo, como no puede ser de otra manera, con la elección directa por parte de los notarios de los delegados de distrito, y  luego ya, yendo hacia arriba, con un  sistema de elección directa de Presidente y de su equipo, quedando la Junta de Decanos como organismo de control. La Junta de decanos, por supuesto, podría tener por un mecanismo de mayorías reforzadas, con voto ponderado, etc. etc. Discrepo, en cambio,   de Antonio Ojeda en el sentido de que sea necesaria una norma con rango de ley.

Eloy Jiménez Pérez, Decano del Colegio de Aragón

Quiero dar las gracias al Presidente del Consejo General del Notariado, Antonio Ojeda, porque ha venido aquí a expresar su idea y decirle que, en principio, respeto todo lo que dice pero que discrepo de él muchas veces y hoy no voy a ser distinto.
Parece que hay unanimidad en que la democracia directa es mejor que la indirecta y  que tendrá que ser de lege ferenda o de reglamento ferenda pero mientras tanto llega yo le pediría a la generosidad de Antonio de que en el interím, mientras las cosas estén como están, tuviera  mayor generosidad para que los que somos minoritarios podamos tener una expresión, aunque siempre hemos tenido la posibilidad de hablar y de decir las cosas, pero en definitiva, en tiempo, entre consejo y consejo pasa un mes y muchas veces no sabes lo que pasa aquí. Es decir, una mayor información detallada, una mayor participación,  aunque sea de una forma minoritaria,  en los órganos del Consejo,  porque no solamente es la comisión permanente sino que también están todas las comisiones que de ella dependen,  sabiendo además que el Consejo siempre va a refutar las ideas de esa minoría. Por eso, en definitiva, le pedía generosidad en el ínterim hasta que eso se  produzca, haciendo  lo que pueda para que todo esto tenga un mayor desarrollo.

Pedro Horcajada Fernández, notario de Arganda del Rey

Lo importante es mirar al futuro, entusiasmando a muchos compañeros que están un poco al margen de todo lo que está sucediendo porque no se sienten muchas veces suficientemente representados o consideran a los organismos superiores como algo muy lejano a lo que no pueden tener acceso.

Julio Burdiel Hernández, notario jubilado

Por mi condición de jubilado no voy a exponer algo que ya no me puede afectar, pero por el cariño al cuerpo sí voy a exponer unas reflexiones concretadas exclusivamente a lo que es motivo de esta jornada, y  me voy a remitir  a los principios. Hay un principio fundamental que es que cuando un órgano impone una obligación  a unas personas concretas, ese órgano tiene que ser nombrado por esas personas. Por tanto, siempre hay que respetar lo que es, digamos, el principio de soberanía, que, conforme razona Alexis de  Tocqueville en La democracia en América,  prácticamente se concreta en que quien hace la norma tiene que estar nombrado por el sujeto al que va a aplicarse la norma.

Pedro Garrido Chamorro, notario de Madrid y vicesecretario del Consejo

Aquí a todos nos ha traído la preocupación por un problema serio e importante para el notariado que es el del déficit democrático "Y  es un problema de extrema gravedad porque si bien es cierto que hasta la fecha no ha distorsionado las elecciones de los presidentes, sería perfectamente posible que en el futuro lo hiciera,  y ello daría lugar a una falta de legitimidad y de autoridad por parte del Presidente del Consejo que sería algo enormemente grave". Es necesario superar la situación de déficit democrático que hay pero creo que hay que insistir más en el tema de los controles por la gravedad que puede tener.

César Belda Casanova, decano del CN de Valencia

A todos nos gustaría la elección directa desde el principio,  pero es que el notariado nació a través de los colegios. Y en este momento, bueno, pues vamos a plantearlo y vamos a mejorarlo y yo creo que todos estamos de acuerdo en ese punto, pero esa mejora a lo mejor estamos en un momento especialmente delicado;"en este momento tenemos una Ley de Servicios Profesionales que está en trámite ... hacernos visibles, abrir el debate en  estos momentos ..., yo creo que quizá no sea el momento.

Ignacio Solís Villa, decano del Colegio Notarial de Madrid

En cuanto a lo que decía Antonio, necesidad de una ley formal, yo creo que no hace falta una ley formal, pero, en fin, ese es un tema técnico que se podrá ver después. En cuanto a los controles, ¿dónde está regulada la moción de censura en el actual sistema?
El sistema de control, en la elección directa, no se opone a que existan mecanismos de control, no se opone, no son temas incompatibles.  Esa llamada al  estudio pausado puede estar envolviendo una cosa que es más grave, procurar que todo siga igual.

Carlos de Prada Guaita, notario de Madrid

El tema del control es muy importante pero es secundario, es consecuencia de la premisa mayor, primero democracia luego control. ¿Cuál es el mayor control en democracia? Las elecciones. Vamos primero a ver si podemos todos los notarios elegir a alguien y luego controlémosle. ¿Es que como no podemos controlarle no podemos elegirle y tenemos que delegar en otros que le elijan? Primero democracia y luego control.

José Ángel Martínez Sanchiz, Vicedecano del Colegio Notarial de Madrid

El reglamento nuestro es el estatuto general de la profesión y, además, ese rango está reconocido constitucionalmente. Hay  una sentencia del Tribunal Constitucional,  la 87/1989, en la que se afirma claramente que los notarios somos  un cuerpo único, que formamos parte de una Administración del Estado jerarquizada, que como consecuencia de eso la competencia corresponde estrictamente a la legislación notarial y cita estrictamente el artículo 314 del Reglamento de 1984, que era uno de los que habían sido impugnados,  en el sentido de que únicamente se aplicará la  legislación de colegios profesionales inclusive la catalana si no lo impide la determinación reglamentaria, es decir que primero se aplicara el reglamento notarial y solo en forma supletoria se aplicaría la legislación sobre colegios profesionales,,,.

Joan Carles Ollé i Favaró, Decano del Colegio Notarial de Cataluña

El objeto de la jornada es la democratización del notariado  hacia el futuro en general. Se ha hablado de la elección de los delegados de distrito ... también de  la publicidad de los acuerdos del Consejo.
Pero la cuestión candente, la cuestión realmente más importante, es la elección del presidente y del equipo de gobierno. Yo creo que lo lógico sería también elegir directamente al equipo de gobierno para que realmente se elija una suerte de poder ejecutivo del notariado. Y  realmente, ¿cuál es la mejor forma de elección?
Lo que aquí se plantea es si, de cara al futuro,  no es más adecuado, y será más plenamente democrática, una elección que sea directa y universal por parte de todos los notarios, tampoco somos tantos, al final 3.000 notarios tampoco sería tan complicado.
La encuesta que habéis hecho en la revista EL NOTARIO DEL SIGLO XXI, creo que es un trabajo excelente y muy profesional, es concluyente y  creo que es realmente muy evidente que todos los compañeros lo desean, creo que es  además, la percepción que creo  tenemos todos los compañeros. Realmente ¿quién puede estar en contra?

José Manuel García Collantes, notario del Colegio de Madrid

Me felicito por el ambiente de tranquilidad y mesura que está habiendo en todas las intervenciones que hasta ahora han existido. Y por las coincidencias que ya estamos percibiendo.
El voto ponderado, yo creo que es básico. El voto ponderado existe en Bélgica, el voto ponderado existe en Italia, el voto ponderado existe en Francia, potentísimo, el voto ponderado existe en Austria,
Ahora, sí, creo que hay que  delimitar perfectamente y con toda claridad las competencias que son de un colegio y las que son del Consejo. Y si hay distribución de competencias habrá también una separación en la forma de elegir a los distintos representantes, como sucede a Europa, en todos los países de la Europa occidental, con la excepción de Grecia y con la excepción de Alemania que tienen un sistema mucho más parecido al que nosotros teníamos hace cuarenta años, existen dos tipos de elecciones. Precisamente como hay distribución de competencias hay una elección para elegir a los representantes en el órgano superior,  y otra elección para elegir a los representantes de los colegios.
Yo no lo tengo miedo a la democracia directa, no le tengo miedo, también el sistema actual tiene sus perversiones.

Juan Bolás Alfonso, notario de Madrid

Sistemas pueden ser varios, con matices, habrá discrepancias, el sistema más generalizado es el de segundo nivel, el que tenemos. Es verdad que en algunos notariados no son decanos sino consejeros los que se nombran...
El sistema,  el que sea, se discutirá, se matizará, no creo que sea la idea de dar largas, no sería razonable, el tema es importante, esto se venía hablando desde hace siglos y hoy el presidente también lo ha dicho y es verdad, a nivel de anécdota,  el que tenga curiosidad que coja la Gazeta del Notariado, que busque noviembre, el número 9 de 1989, hace veintitantos años, y leerá un artículo que yo escribí sobre elecciones o votaciones intentando impulsar que hubiese elecciones y que hubiese candidatos. Y como ha dicho el presidente, cuando apenas llevábamos un año en la presidencia del Consejo,  en una Junta de Decanos o Consejo General de Granada, diciembre, yo plantee en el orden del día la cuestión del estudio, de la revisión del sistema de elecciones y la posible sustitución de la Junta de Decanos por un consejo y un presidente técnicos y un equipo técnico.
Resumiendo, el acuerdo fue que el Decano de Valencia y Javier Cuevas, que asistía representando a Belloch y que dijo tener ya un estudio muy avanzado, presentaran un informe y ahí se quedó, año 2000.
Yo, lo que sí que le diría a mi decano es: absolutamente de acuerdo con que hay que ir hacia delante.

Carlos de Prada Guaita, notario de Madrid

Creo, evidentemente, que el sistema de elección directa es básico y hoy en día no podemos hablar de otro sistema. Frente a ese sistema de elección directa algunas intervenciones han planteado dos, yo creo que solo dos posibles inconvenientes,  uno con carácter general, el del control del presidente, que  yo creo que es cuestión de articularlo, y del crítico momento que atravesamos, de que tenemos muchos enemigos, y de que conviene no menearlo. Y yo, sin embargo, creo que es justo al revés, creo que en esta situación que estamos, sin duda, de muchos enemigos y de muchos peligros en ciernes, la defensa de los intereses de este cuerpo se haría siempre mucho mejor, con más fuerza y más efectividad por un decano, por un presidente de la Junta de Decanos, elegido democráticamente

Palmira Delgado Martín, Notaria de Sigüenza, Decano de Castilla-La Mancha

En el siglo XXI el Notariado tiene una dimensión política de la que carecía hace 20 o 25 años. Esa dimensión política exige un equipo político.
 En la actualidad, los decanos  elegidos, algunos,  lo han sido  sin exponer un programa político, y por tanto sin que los notarios de a pie sepan cuál va a ser la posición de su decano sobre problemas fundamentales del Notariado, y esos decanos sin programa conocido son los que luego  participan en la elección del Presidente, que solo ante esos decanos expone su programa político. Ello trae como consecuencia que el notario de a pie desconoce cuáles son las líneas políticas realmente del Presidente, que luego el Presidente publica, pero ese Notario de a pie, a través de la elección del Decano, ya no puede participar en la toma de decisiones sobre  cuestiones que ahora son de vital importancia....
Yo soy totalmente partidaria del sistema que aquí se ha planteado de una elección directa del Presidente por los Notarios, con un programa político, con un equipo y luego una labor de control por parte de los Decanos.

Cesar Belda Casanova, decano del Colegio Notarial de Valencia

Suscribo de la cruz a la firma, lo que acaba de decir Palmira.
Creo que como punto de salida esta sesión ha estado muy bien, pero que es necesario reflexionar y reflexionar mucho, lo cual no quiere decir que haya que pararlo.

Pedro Horcajada Fernández, Notario de Arganda del Rey

Ha quedado  muy claro algo de lo que todos tenemos conocimiento, que es la falta de democracia en el Notariado actual. Lo más importante es el talante y democratizar las instituciones en su funcionamiento y también en sus normas, pero sobre todo en su funcionamiento y en sus actitudes.
Sí, hay que reflexionar, hay que establecer un calendario. Primero, es una cuestión de principios. Necesitamos una democracia interna y no porque la necesitemos, es nuestro derecho y es un derecho irrenunciable y desde aquí digo, por parte mía y por parte de los que simpaticen conmigo o con los que seamos de la misma corriente, que nunca haremos dejación de esa aspiración y que tampoco nos dejaremos nunca un poco que se nos dé largas

Isidoro Lora-Tamayo Rodríguez, Notario de Alcalá de Henares

Una de las funciones fundamentales que corresponden a los colegios profesionales es el velar por la ética y la dignidad de la profesión en el ejercicio de la función. Pues bien, en la reforma última, en la reforma de 2007, extrañamente se priva a los colegios notariales de esta facultad que pasa literalmente a ser facultad del Consejo General del Notariado, de una forma que yo creo que es totalmente precipitada. Es necesario hacer una nueva  regulación  de lo que es la organización notarial,  y determinar cuáles son las facultades del Consejo y de los colegios notariales

Eloy Jiménez Pérez, decano del Colegio Notarial de Aragón

Hay que ser generosos en todo esto, para conseguir una mayor transparencia no solamente en ANCERT,  de la cual el Consejo es el único socio, sino también  en SERFIDES, que es un grado más, porque ya no es el Consejo el socio único de SERFIDES, sino que  es ANCERT el socio único de SERFIDES, con lo cual todo esto tendría que tener nueva  regulación, porque es problemático, creo que todo esto es mejorable

Álvaro Delgado Truyols, Notario de Palma de Mallorca

Palmira ha dicho muy bien que el Notariado en su representación tiene una vertiente indudablemente política y que tenemos que ser conscientes todos de que hay que hacer política y para hacer política es muy importante saber a quién elegimos y para qué le elegimos, es decir, es importante que la gente se presente, saber a quién está votando uno y saber qué programa está uno votando.
El déficit democrático en el cuerpo existe, incluso en los colegios y en el sistema, no en el propio sistema, sino en el uso que del sistema se está haciendo.

Francisco Fernández-Prida Migoya, Decano del Colegio Notarial de Castilla y León

Creo que esta jornada tiene dos días: hoy y mañana. Hoy parece ser que hemos llegado a un acuerdo unánime de que hay que democratizar la organización notarial; esto es lo que hemos acordado.
¿Mañana? Mañana empezar a trabajar por grupos,
¿Qué hacemos mañana? Mañana empieza ahora.

José Ángel Martínez Sanchiz, Vicedecano del Colegio Notarial de Madrid

En la mima línea de lo que acaba de decir Paco Fernández-Prida, es necesario que esto no se quede en palabras y que fijemos un calendario, que empecemos a trabajar, efectivamente, ahora.
Ahora bien,  el hecho de que no se haya reformado el Reglamento no debe servir de excusa para que los Decanos procuren no aplicar democráticamente ese Reglamento. Cabe, en efecto, la posibilidad --y eso sería prueba de una buena voluntad y de una generosidad a la altura de la dignidad y de la ética por la que debe velar el Consejo--- en el sentido de que acepten, por ejemplo, la publicación de los acuerdos del Consejo,  que las cuentas de ANCERT y de SERFIDES no se aprueben únicamente por el Presidente, sino que se sometan a la aprobación del Consejo. "Todo eso en autorregulación puramente voluntaria.
Cabe la opción de que el Decano acepte el mandado imperativo de su Junta en cuanto a algunos extremos". El Decano puede formular una consulta entre sus colegiados para saber cuál es su criterio al respecto. Nada impediría en el derecho vigente que se estableciera por acuerdo de la Junta de Decanos, como un pacto de caballeros o como un acuerdo, el compromiso de ratificar al presidente que eligieran todos los Notarios de España, con lo cual, la cuestión de la democratización se convierte en una cuestión de voluntad, de buena voluntad, de aceptar que es posible, de autolimitar el propio poder con la finalidad de reconducirlo democráticamente.

Palmira Delgado Martín, Notaria de Sigüenza, Decano de Castilla-La Mancha

Vamos a tener una elección de Presidente en unos meses. Sería perfectamente factible que quienes en ese momento quisieran presentarse como candidatos a presidentes del Consejo del Notariado, expusieran su programa, ese programa que fuera conocido por todos, se divulgara a todos los colegiados y que en Juntas Generales se pudiera votar, o siquiera expresar un sentido general, que los Decanos transmitiríamos dentro ya del Consejo General del Notariado en la elección de ese Presidente.
Sería una solución, de hecho, transitoria y una muestra de buena voluntad democrática, independientemente de que se siga tramitando todo un proceso que yo me imagino largo.

Antonio Huerta Trólez, notario de Madrid

Es muy reconfortante, primero, que se hable, como es lógico, libremente, con tanta amplitud y, segundo, que como se ha dicho aquí, que no el 80 por ciento, como dice la encuesta, sino sin perjuicio de que esto no es un asunto plebiscitario, ni pretendemos sacar esta jornada fuera de sus límites, de sus límites de trabajo, de reflexión, de estudio, pues fuera de eso realmente es que todo el mudo, con distintos matices, desde cualquier interviniente hasta el Presidente del Consejo, los Decanos que han intervenido, todos, prácticamente, con matices, como digo, con diferencias, como es lógico, pues todo el mundo ha partido de la base de que, efectivamente, hay ---llamándole así o de otra manera--- un déficit democrático y que hay que tomar medidas.
Yo creo que ahora realmente es el momento de actuar. Yo creo que también todos tenemos obligación de actuar, Yo creo que hay que hacerlo y que hay que hacerlo ya.