Menú móvil

El Notario - Cerrar Movil

ENSXXI Nº 36
MARZO - ABRIL 2011

Jornada sobre el déficit democrático en el Notariado

Ojeda dimite por sorpresa un lunes y Guerrero programa la nueva elección para tres días después. Entre ambos, con la complicidad de la mayoría de decanos habitual, escenifican un relevo precipitado para burlar las demandas que los notarios acaban de exponer. No se atienden las demandas de democracia directa. Se desoyen las soluciones alternativas de que cada Decano someta su voto a la Junta de su Colegio, o que el Consejo se comprometa a ratificar al que los notarios elijan como proponía en el número anterior a esta revista Martínez Sanchiz. Y ni siquiera hay plazo
para presentar candidaturas alternativas a la oficial. El relevo se asemeja a un golpe de mano o una "cacicada". Precisamente en el centenario de la muerte del notario Joaquín Costa, que pasó a la historia como martillo de caciques, se ha escenificado un relevo apresurado que dará al elegido legitimidad formal pero le priva de una genuina legitimidad moral y de fondo.
Una vez que el Notariado se ha manifestado multitudinariamente por la democracia directa, nadie podrá gozar de plena legitimidad si no ha sometido su cargo a sufragio directo de todos los notarios. Maniobra tan burda como la escenificada estos días refuerza y carga de razón a la iniciativa de un grupo de notarios de toda España cuyo manifiesto, que ha recibido ya numerosas adhesiones, transcribimos:

MANIFIESTO

Por una mayor democracia en el notariado

La necesidad de ofrecer un cauce adecuado para una más profunda democratización de la institución, de acuerdo con el sentir mayoritario dentro del cuerpo, que reclama una mayor apertura del Notariado a los notarios.

SOLICITO LA REFORMA DEL REGLAMENTO NOTARIAL CONFORME A LAS SIGUIENTES LINEAS DIRECTRICES:

El presidente del Consejo y su equipo directivo serán elegidos  por los notarios mediante sufragio universal, directo y secreto, con un voto por notario.  Los así elegidos asumirán las funciones ejecutivas y de representación y defensa del Notariado.
La Junta de Decanos pasará a constituir un órgano deliberante  con funciones de coordinación y de control y en el que aquellas decisiones que afecten al notariado en su conjunto serán adoptadas mediante un sistema que introduzca un elemento de ponderación en función del número de notarios de cada colegio.
El control del presidente y de su equipo directivo, tanto en el aspecto económico (con transparencia y  acceso a la información) como en el político (mediante mociones de censura y de confianza),  recaerá sobre la Junta de Decanos. La pérdida de confianza o la censura dará lugar a nuevas elecciones entre todos los notarios.
Ambos órganos funcionarán bajo los principios de transparencia y publicidad de sus acuerdos por los cauces corporativos que se determinen.
La reforma respetará la tradicional autonomía y las competencias de los Colegios Notariales.
Con la esperanza de que la democratización que solicito se haga realidad en el más breve plazo y sin dilaciones injustificadas, encarezco de los promotores de esta iniciativa que impulse las medidas precisas para conseguir la expresada finalidad.