Menú móvil

El Notario - Cerrar Movil

ENSXXI Nº 36
MARZO - ABRIL 2011

En la primera semana de marzo, un grupo de notarios españoles han asistido en Buenos Aires a un curso intensivo sobre derecho privado y sistema notarial argentino, organizado por el Colegio de Escribanos de Buenos Aires, en cumplimiento del convenio de asistencia y formación recíprocas entre el Colegio Notarial de Madrid y el de Buenos Aires firmado hace dos años. Además de las clases organizadas por el Colegio de Escribanos con una plantilla de profesores de primera línea, visitamos el funcionamiento del  Registro de la Propiedad, del Archivo de Protocolos, de la Universidad Notarial Argentina, de su Centro Notarial de Mediación y de varias escribanías. Los Escribanos del la Cuidad Autónoma de Buenos Aires tienen un gran nivel académico, y un merecido prestigio social.
Nos mostraron algunas características peculiares de su sistema de Derecho civil y notarial. Es de destacar su extenso "examen de título", que tiene por objeto detectar posibles irregularidades o circunstancias de los títulos anteriores que pudieran generar perjuicios al adquirente, dado que la buena fe exigible para la protección en la adquisición es una buena fe activa, que exige una diligencia en la investigación. También se toman importantes precauciones en el examen de los poderes ante posibles irregularidades. El escribano tiene así un importante protagonismo en todo el proceso transmisivo, y es responsable de la recaudación y pago de los impuestos correspondientes, y de la correcta inscripción en el Registro, pues, a pesar de la desregulación de la función notarial de hace años, tienen la obligación de liquidar el documento y presentarlo en el Registro, que, por cierto, depende en alguna medida del Colegio de Escribanos
También vimos que, el notario toma una mayor participación en los sistemas extrajudiciales de resolución de conflictos, como el arbitraje, y la mediación. En el estudio y práctica de la Mediación los escribanos argentinos han sido pioneros en Argentina, y su propio Colegio es sede de un prestigioso Centro Notarial de Mediación.
Comprobamos las ventajas de una buena inserción en la sociedad. El Colegio de Escribanos tiene una eficaz oficina de comunicación, y se esfuerza en explicar la función notarial y mantener relaciones a todos los niveles con la judicatura, prensa, universidades, y otras entidades externas. También nos mostraron la organización de sesiones de asesoramiento gratuito al público en diversos barrios.
Los escribanos argentinos también nos trasladaron su preocupación porque el CINDER, centro internacional de estudios de derecho registral, había perdido su carácter científico y doctrinal para subordinarse a los intereses corporativistas de un grupo de registradores españoles, sólo interesados en imponer un determinado modelo por encima de los intereses de la sociedad. Convenimos con ellos en la necesidad de establecer un auténtico organismo de coordinación de estudios registrales, abierto a diversas profesiones y de carácter puramente científico.
No podemos dejar de destacar el cariño, entusiasmo y arduo trabajo que el Colegio de Escribanos, y los escribanos que en concreto han organizado las jornadas, han derrochado para que los notarios españoles nos sintiéramos como en casa, y pudiéramos aprovechar al máximo la experiencia. El proyecto de colaboración tendrá continuidad en la visita que, con los mismos objetivos, recibiremos en nuestro Colegio de un grupo de escribanos bonaerenses, probablemente en el mes de mayo. El Colegio de Madrid debe intentar estar a la altura de lo recibido, aunque no nos lo han puesto fácil.

Fernando Rodríguez Prieto. Censor 2º de la Junta