Menú móvil

El Notario - Cerrar Movil

ENSXXI Nº 36
MARZO - ABRIL 2011

IX
Los Okupas

Los okupas han constituído algo así como una plaga que ha invadido no solo España sino que se ha extendido por todo el mundo civilizado. Ante la carestía de vivienda y en especial de vivienda medianamente decorosa, se han instalado en pisos deshabitados temporalmente para remediar el apremiante problema de cobijarse bajo techo con la particularidad de que, prescindiendo de consideraciones sociales, que aquí no proceden, es cierto que gozan de la protección del art. 446 y de la presunción del art. 449, ambos del C.c.. La prensa, la radio y la TV (no diremos los "medios") crearon un ambiente que era muy propicio para utilizar el fenómeno como objeto de nuestra inocentada. Habida cuenta de que nuestras bromas las dirigíamos a amigos, compañeros de nuestro frecuente trato (¡que seguían picando!) fue fácil saber donde veraneaban y las características de sus viviendas vacacionales, preferentemente playeras, todas ellas, eso sí, alejadas de esta Villa y Corte.
Así las cosas, confeccionamos unos folios con este o parecido texto "Federación Española de OKUPAS (F.E.O) - Paseo de la Castellana — 327 — 1° (no recordamos el n°   pero, desde luego, inexistente) Madrid" — Telfº...   Inscrita en el   Registro General de Federaciones del Ministerio del Interior al n° .... " En el margen izquierdo, el nombre
de  imaginario un  banco y  un  interminable   número correspondiente a  una  no  menos imaginaria c/c. pero que daba un cierto aire de credibilidad y confianza al destinatario.
El texto aproximadamente era "Sr. D. .... Muy Sr. nuestro: - Según consta en nuestro archivo, por nuestra federada Dª Gloria Mac lza, soltera, escocesa, Secretaria, con pasaporte británico, acompañada de sus tres hijos menores de edad, se ha ocupado el chalet (o piso, según los casos), propiedad de Vd., en la playa de la localidad de .... —
Esta ocupación es con carácter temporal y, para su seguridad, le comunicamos que esta Federación Española de Okupas se hace responsable de cualquier deterioro que la ocupación pueda ocasionar, aunque es de señalar que nuestros federados han observado siempre una conducta correcta limitándose al uso de la vivienda. La ocupante federada se ha comprometido y obligado a dejar libre, en estado de revista y a disposición del dueño la vivienda ocupada en el plazo de un mes desde que fuere notarialmente requerida. Esta nuestra responsabilidad cubre los gastos judiciales, en su caso, correspondientes al desahucio judicial, si fuere menester. Hemos de señalar que ha sido repuesta la puerta en entrada que hubo que forzar .- Por otra parte, nuestra federada desea que hagamos saber a Vd. que, para otra vez, procuren tener mejor abastecida la nevera, pues la ocupa con sus tres hijos y ya se sabe que la proximidad del mar abre mucho el apetito. — Muy agradecidos por su caritativa solidaridad con los "sintecho" quedamos a su disposición para cuantas aclaraciones nos solicite y muy atentamente le enviamos nuestro saludo. El Presidente, Castor Nudado Jesús".
Los resultados se dieron en los entornos familiar y profesional Así, un buen amigo, asistente habitual a la tradicional cena de 28 de Diciembre, no pudo concurrir por haberse marchado inmediatamente con su esposa a la playa para ver in situ lo ocurrido;  "esto lo arreglo yo inmediatamente", parece que dijo. Otro afectado telefoneó a un vecino para que le informara detalladamente del suceso; hubo quien se puso en contacto con la Guardia Civil local para informarse y solicitar la presencia de los tricornios en la vivienda afectada y hasta un estimado colega que había tenido   veleidades políticas,  telefoneó al Gobernador Civil, su amigo, para que remediara el abuso. En fin, una diligente ama de casa se preocupaba por la suerte de un ibérico jamón de bellota ostentosamente existente en la despensa y lo daba por perdido ante la voracidad de los hijos de la ocupante. "Si al menos dejaran el hueso para hacer un buen caldo". . .comentaba esperanzada.
En tertulias notariales, no obstante, también se pontificó sobre el caso, y si bien hubo defensores de la invasión alegando el estado de necesidad, que ya esgrimió el Buen Juez Magneau en el célebre caso del "hurto famélico", nuestros conspícuos colegas en general repudiaban lo acaecido, que era un frecuente y amenazador signo de la descomposición de la sociedad, de la pérdida de la autoridad y el desprecio del ordenamiento jurídico, etc. etc. y así un prestigioso compañero no se explicaba como se podía crear un Registro oficial para inscribir federaciones que fomentaban y auspiciaban una flagrante ilegalidad; "de aquí al caos- resumía, no hay mas que un paso".
Nosotros pensamos en la satisfación que proporcionábamos cuando los inocentes cayeran en que todo era una broma, aunque estemos de acuerdo en que la necesidad a veces no admite dilaciones, como decía nuestro Lope de Vega, al que sus contemporáneos calificaban como "el Fenix de los ingenuos”.