Menú móvil

El Notario - Cerrar Movil

ENSXXI Nº 45
SEPTIEMBRE - OCTUBRE 2012

El próximo mes de noviembre van a tener lugar las elecciones a miembros de las Juntas Directivas en todos los Colegios Notariales de España. Una vez designados los correspondientes decanos, éstos procederán a elegir el equipo directivo que, desde el Consejo General del Notariado, tendrá por misión regir los destinos del Notariado durante los próximos cuatro años.
Nos encontramos, por consiguiente, ante una oportunidad única para enderezar definitivamente el rumbo de nuestra representación corporativa con el objetivo de que pueda cumplir con eficacia las funciones que tiene encomendadas. Mucho se ha avanzado en los últimos tiempos gracias a la colaboración de todos, pero todavía es necesario un último esfuerzo que permita postergar cualquier interés secundario a los fines fundamentales de la corporación.
Desde esta revista se ha abogado insistentemente sobre la necesidad de emprender una reforma normativa que permita la elección directa del Presidente del Consejo por parte de todos los notarios de España. La importancia de sus funciones ejecutivas, que pueden suponer decisiones de una enorme trascendencia para todos los notarios, así lo exige. No obstante, hasta que ese momento llegue, es imprescindible un máximo esfuerzo de cooperación con la finalidad de alcanzar acuerdos estables, tanto en relación a las estrategias más convenientes para el Notariado a medio y largo plazo, como sobre las personas que deben ejecutarlas. Personas que sean capaces de aunar talante democrático, experiencia y autoridad moral, y de esta manera suscitar los imprescindibles consensos que la nueva situación va a demandar.

"Nos encontramos ante una oportunidad única para enderezar definitivamente el rumbo de nuestra representación corporativa"

El tiempo se agota. Al igual que ocurre con la situación general del país, debemos exigir a nuestros representantes generosidad, responsabilidad y altura de miras, sin duda alguna. Pero antes debemos ejercitar nuestro propio poder de elección con la misma seriedad y responsabilidad. Ahora es el momento de informarse, de debatir y, finalmente, de decidir, de votar. Si la gran mayoría de los notarios de España nos movilizamos a ese fin, demostrando de esta manera nuestra preocupación y nuestra decidida voluntad de que las cosas se encaminen por la dirección correcta, entonces el resultado final no podrá dejar de ser satisfactorio.