Menú móvil

cerrar-mobile

 

PORTADA N55

ENSXXI Nº 55
MAYO - JUNIO 2014

El día tres de mayo falleció en Madrid don Jesús Marina Martínez-Pardo, que fue director del área jurídica del Consejo General del Notariado durante la presidencia de Juan Bolás Alfonso. Nacido en Teruel en 1929, accedió a la carrera judicial en 1956, labor que ejerció sucesivamente en Viver y Lucena del Cid, provincia de Castellón, La Almunia de Doña Godina y Calatayud, provincia de Zaragoza, San Sebastián y Madrid. En 1980 fue elegido por sus compañeros vocal del primer Consejo General del Poder Judicial. Allí permaneció hasta que, en 1985 finalizado el mandato, pasó a formar parte de la Sala de lo Civil de la Audiencia Territorial de Madrid. En 1988 fue designado Magistrado de la sala primera del Tribunal Supremo, donde fue miembro de la Sala de Gobierno en dos periodos consecutivos por elección de los Magistrados del Tribunal y donde permaneció hasta su jubilación en 1999. Tras su jubilación, renunció a prolongar su carrera judicial como magistrado emérito para pasar a dirigir los servicios jurídicos del Consejo General del Notariado, compaginando su dedicación con el ejercicio libre de la abogacía. Era miembro de número de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación  y estaba en posesión de la Gran Cruz de la Orden de San Raimundo de Peñafort.
Siempre fue un hombre muy cercano al cuerpo de notarios con el que, además de una fructífera y larga colaboración en forma de participación en conferencias y seminarios desde principios de los 90, le unían lazos de admiración profesional y de amistad con muchos de sus miembros. Baste recordar que fue D. Juan Vallet de Goytisolo quien le apadrinó en su toma de posesión como miembro de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación.
Junto a su mujer Guadalupe, también fallecida, fue padre de ocho hijos y abuelo de treinta y un nietos. Por sus compañeros de profesión será recordado como un hombre sabio, valiente y justo y por sus familiares y amigos, además, por su sencillez, sentido del humor y hombría de bien.
Descanse en Paz.