Menú móvil

El Notario - Cerrar Movil
REVISTAN61-PRINCIPAL

ENSXXI Nº 61
MAYO - JUNIO 2015

Las declaraciones del Ministro de Justicia, Rafael Catalá, anunciado la paralización de la transferencia de la llevanza del Registro Civil a los registradores y la apertura de un proceso de diálogo con todas las partes implicadas sobre el modelo de reforma y tiempos de aplicación, pone al fin un poco de cordura en este tema especialmente sensible. No solo estaba en juego la gestión de los datos más sensibles de los españoles, sino su preocupante repercusión en nuestro sistema de seguridad jurídica preventiva, civil y mercantil. No cabe duda de que son temas lo suficientemente trascendentes como para merecer un estudio en profundidad que se haga con la imprescindible transparencia y que analice tanto las repercusiones económicas como institucionales de la medida.
A nadie se le escapa que estamos abocados a un nuevo ciclo político en el que no se va a poder seguir actuando con la ligereza y opacidad que ha caracterizado a nuestro proceso de elaboración normativa en las últimas décadas. Los ciudadanos exigen transparencia, objetividad y rendición de cuentas, y no se van a conformar con déspotas ilustrados, aunque sean sustituibles cada cuatro años. No solo es algo normal en el entorno europeo al que pertenecemos, sino absolutamente deseable. El Ministerio lo ha comprendido así y merece elogio por ello.

"Los temas jurídicos se caracterizan por alcanzar todos los recovecos de la vida social, y su decisión última exige un previo y sosegado debate que hemos pretendido impulsar desde este foro respecto de todos los asuntos de actualidad"

Esta es la línea que, tanto en este tema del Registro Civil como en otros semejantes, nuestra revista ha venido defendiendo desde su fundación hace ahora diez años. Los temas jurídicos se caracterizan por alcanzar todos los recovecos de la vida social, y su decisión última exige un previo y sosegado debate que hemos pretendido impulsar desde este foro respecto de todos los asuntos de actualidad, en todas las áreas del Derecho, sin perjuicio de centrarnos específicamente, como es normal, en el ámbito del Derecho privado.
Pensamos que hemos logrado en gran parte nuestro objetivo, gracias, por supuesto, al trabajo y dedicación de todos nuestros colaboradores. Estamos decididos a continuar la tarea con renovado vigor en esta nueva etapa que se abre, sabedores que nuestros representantes políticos van a estar mucho más abiertos a recibir y estudiar las sugerencias de expertos que, como nosotros, solo buscamos contribuir con nuestras aportaciones y puntos de vista al interés general.