Menú móvil

El Notario - Cerrar Movil
REVISTAN66-PRINCIPAL

ENSXXI Nº 66
MARZO - ABRIL 2016

Otras noticias

PABLO DE LA ESPERANZA
Notario de Madrid. Director de la Academia de Preparación de Notarias de la Fundación Matritense del Notariado

Un año más, la Academia de Columela puede celebrar con éxito el resultado final de las oposiciones al título de notario, recientemente finalizadas, llevadas a cabo en el Colegio Notarial de Cataluña.
En esta última oposición, fueron convocadas 100 plazas, de las cuales 10 estaban reservadas al turno de discapacitados. La convocatoria fue firmada por un total de 831 opositores.
La cronología de la oposición fue la siguiente:
La convocatoria se publicó en el BOE el 25 de noviembre de 2014, el primer ejercicio comenzó cinco meses más tarde, el 20 de abril de 2015. Casi seis meses después, pero con el mes de agosto por medio, comenzó el segundo ejercicio el día 13 de octubre de 2015.
En estas oposiciones, el tercer ejercicio tuvo lugar en fechas distintas para cada uno de los Tribunales, y por tanto, con contenido diferente para cada uno de ellos. El dictamen del segundo Tribunal fue el 9 de diciembre de 2015 y el del primer Tribunal el 7 de enero de 2016. Finalmente el cuarto ejercicio se llevó a cabo el 6 de febrero de 2016.
Es decir, desde la convocatoria de la oposición trascurrieron cinco meses hasta su inicio.

"El Consejo General del Notariado quiere proponer a la Dirección General que las oposiciones se convoquen todos los años, alternando Notarías y Registros, lo que exige la existencia de dos Tribunales por oposición"

Del comienzo del primer ejercicio al comienzo del segundo ejercicio pasaron otros seis meses. Y desde el inicio del segundo ejercicio al dictamen pasaron dos meses en el caso de un Tribunal y tres en el caso del otro.
En definitiva, desde que se convoca hasta que acaba pasan cinco meses hasta que empieza y casi otros diez hasta que acaba.
Las anteriores oposiciones, celebradas en el Colegio de Valencia, en las que hubo un único Tribunal, habían sido convocadas el 1 de diciembre de 2011 (tres años antes), empezaron el 18 de junio de 2012 (casi tres años antes) y acabaron el 15 de enero de 2014.
Es decir, las oposiciones de Valencia, con un Tribunal, duraron diecinueve meses y las de Barcelona (con dos Tribunales) diez.
Para evitar esta falta de uniformidad en las convocatorias, en la duración de la oposición, y en del calendario de los ejercicios, que provocan una descorazonadora incertidumbre en el cuerpo de opositores, el Consejo General del Notariado quiere proponer a la Dirección General que las oposiciones se convoquen todos los años, alternando Notarías y Registros para empezar en enero y concluir en diciembre de ese mismo año, lo que exige la existencia de dos Tribunales por oposición. Esto acabaría con la incertidumbre acerca de los calendarios de las oposiciones y transmitiría paz y sosiego (al menos en este aspecto) a los opositores.
En todo caso, tal y como anticipaba al principio, la Academia de Columela ha vuelto a obtener un brillante éxito en las oposiciones.
Firmaron las oposiciones 138 opositores de la Academia, de los cuales 44 superaron el primer ejercicio y 31 el segundo.
Tal y como viene ocurriendo en todas las oposiciones, para la preparación del dictamen, y una vez superados los dos primeros ejercicios, se apuntaron opositores procedentes de otras academias hasta un total de 28 que se unieron a los 31 alumnos de la Academia que habían superado el segundo ejercicio. Al final, fueron 41 los opositores aprobados procedentes de la Academia de Madrid.
El éxito de la Academia de Madrid, y su incesante afluencia de opositores, se debe a la dedicación de los 73 preparadores de los ejercicios orales a los que se unen otros 14 que preparan el dictamen. Ello asegura la regularidad en la preparación tanto de los ejercicios orales como del dictamen.
Como viene siendo habitual, y para celebrar el éxito obtenido por la Academia en estas últimas oposiciones de Barcelona, el viernes 11 de marzo se celebró la tradicional cena de celebración a la que asistieron, junto a los nuevos notarios y sus familias, los miembros del Patronato de la Academia Matritense y los preparadores. En ella se recordó a los nuevos notarios su obligación de mantener, con su quehacer diario, el prestigio del notariado así como su deber moral de colaborar con la Academia.
Asimismo, en breve se celebrarán las jornadas para los nuevos notarios, organizadas por el Colegio Notarial de Cataluña, y ya solo faltará la elección de vacantes y la publicación de los nombramientos en el BOE para que esta nueva hornada de notarios pueda ejercer la fe pública y empezar a colaborar con la Administración pública y a solucionar los problemas de los ciudadanos.
Enhorabuena a todos ellos a los que deseamos la mejor de las suertes en su nueva andadura profesional.