Menú móvil

cerrar-mobile

 

REVISTA73-PRINCIPAL

ENSXXI Nº 73
MAYO - JUNIO 2017

Por: ENRIQUE BRANCÓS
Notario de Girona

 

Cómo funciona la tecnología blockchain en síntesis
Siguiendo las exposiciones al uso, éste es el principio fundamental que respalda la Cadena de bloques o Blockchain. Imaginemos un fichero de texto con dos columnas, donde en una columna pone un identificador (ejemplo “abc”) y en la otra un número (ejemplo “34”). Es decir “abc” le corresponden “34”. Ahora imaginemos que ese fichero pudiera estar en miles de ordenadores duplicado, con la seguridad de que nadie lo puede alterar a traición pero cuando legítimamente se debe alterar algo, en cuestión de segundos, todos se sincronizan. Aunque uno de los miles de ordenadores desapareciese de la red no pasaría nada. Esto es lo que consigue Blockchain y, aunque su estructura es mucho más compleja y compuesta de más piezas como la criptografía, en esencia eso busca: un registro distribuido resistente a la sincronización y sin necesidad de confianza entre los miembros que la conforman.
Una cadena de bloques es esencialmente solo un registro, un libro mayor de acontecimientos digitales que está “distribuido” o es compartido entre muchas partes diferentes. Solo puede ser actualizado a partir del consenso de la mayoría de participantes del sistema y, una vez introducida, la información nunca puede ser borrada. Miles de ordenadores de todo el mundo “minan” bitcoins compitiendo unos con otros.
¿Cómo funciona el minado?
Vemos la aplicación del blockchain al bitcoin. La gente envía de forma constante bitcoins de un lado a otro pero salvo que alguien registrase todas estas transacciones, nadie podría comprobar quién ha pagado qué en un momento determinado. La red de Bitcoin gestiona esto dejando constancia de todas las transacciones llevadas a cabo en un periodo determinado en una lista, llamada bloque. El trabajo de los mineros es confirmar esas transacciones y escribirlas en el “libro mayor” (cadena de bloques). Y, además, blindarlas haciendo un “hash” de ello.

"El blockchain es un sistema de registro pero nada aporta en la función de control jurídico y de legalidad e información del consentimiento que aporta el notario en el documento público"

Este “libro mayor” es una larga lista de bloques conocida como la “cadena de bloques”. Puede utilizarse para explorar cualquier transacción que haya tenido lugar entre direcciones de bitcoin en cualquier lugar.
Cada vez que se crea un nuevo bloque, se añade a la cadena, creando una lista cada vez mayor con todas las transacciones que se han hecho en toda la historia de la red de Bitcoin.
Una copia actualizada en tiempo real de los bloques se descarga en cada ordenador o nodo que esté aportando poder computacional a la red. Este libro mayor tiene que generar confianza y todo esto se sostiene de forma digital. ¿Cómo podemos asegurarnos de que la cadena de bloques permanece intacta y nadie la manipula?
Aquí es donde entran en juego los mineros.
Cuando se crea un bloque de transacciones, los mineros dan lugar a él siguiendo un proceso. Cogen la información del bloque y le aplican una fórmula matemática, convirtiéndolo en algo diferente. Esta nueva “pieza de información” es más corta y en apariencia es una secuencia de números y letras aleatoria denominada técnicamente “hash” o huella digital del documento. Este “hash” se almacena con el bloque, al final del mismo, en último lugar en la cadena en ese momento.
Los “hash” tienen algunas propiedades interesantes. Es fácil producir un “hash” de un conjunto de datos como un bloque de transacciones, pero es prácticamente imposible acceder a los datos simplemente con el “hash”. Mientras que es muy fácil producir un “hash” de un gran conjunto de datos, cada uno es único. Si cambias un único carácter del bloque, el “hash” cambiará por completo.
Los mineros no solo usan las transacciones de un bloque para generar un “hash”. También se utilizan otros datos. Uno de estos datos es el “hash” del último bloque añadido a la cadena. Debido a que el “hash” de cada bloque se produce utilizando el “hash” del bloque inmediatamente anterior, se convierte en una versión digital de un “sello de lacre”. Confirma que ese bloque y todo aquel que va a continuación es legítimo porque se apoya en los anteriores.
Si alguien intentase falsificar una transacción cambiando un bloque que ya había sido almacenado en la cadena, el “hash” de ese bloque cambiaría. Si alguien comprobase la autenticidad del bloque aplicando la función matemática encima, se encontrarían con que el “hash” sería distinto de aquel que ya está almacenado con ese bloque en la cadena y, como consecuencia, el bloque sería automáticamente identificado como falso.
Uno de los primeros servicios “no-financieros” que se le ha dado a la cadena de bloques es la inclusión de información encriptada dentro de las transacciones. De esta manera se puede crear un “hash” imposible de replicar que está asociado a un documento único almacenado fuera de la blockchain.

"El blockchain podría sustituir al registro pero no la función del notario latino-germánico"

El blockchain de documentos no puede funcionar como el de monedas, que sólo registra un traspaso de una unidad monetaria que legitima a su titular por la mera posesión y le permite disponer por el traspaso posesorio.
Veamos cómo funcionaría el registro de patentes, por ejemplo. Una empresa como Google podría probar que ha creado una tecnología en una fecha concreta sin necesidad de hacer una aplicación formal para registrar la patente. Podría vincular esos documentos internos al hash de una transacción realizada en ese momento introduciéndolo en el blockchain y probar así que ellos han sido los primeros en desarrollarla. Luego transmitirla, y registrar el “hash” de la transmisión. Si se transmite dos veces podremos descubrir cuál de las dos transmisiones tiene la raíz más antigua.
Hay que tener en cuenta, como ya se ha dicho, que el blockchain de documentos no almacena el documento sino el “hash” de dicho documento, que permite su comprobación. Y, conviene retenerlo, tratándose de documentos que han de producir efectos jurídicos, tanto almacena el “hash” de un documento válido como de un documento nulo de pleno derecho. Veamos ahora que sucede cuando se intenta aplicar esta técnica a la actividad notarial.

"El blockchain de registro sólo podría ser operado por personas especialmente facultadas lo que, en sí, constituye un contrasentido"

Consecuencias de la tecnología blockchain en la función notarial
Como se deduce del mecanismo expuesto, el blockchain es un sistema de registro, pero nada aporta en la función de control jurídico y de legalidad e información del consentimiento que aporta el notario en el documento público. El blockchain es ciego. Desconoce si los otorgantes tienen o no capacidad, si un poder de representación es suficiente, si se cumplen las normas imperativas propias del derecho civil, urbanístico, medioambiental, societario, etc.
En definitiva, el blockchain podría sustituir al registro pero no la función del notario latino-germánico.
Lo que procede analizar a partir de aquí es si un blockchain aplicado al registro podría tener sentido y viabilidad y si comportaría una alteración en la función del notario latino-germánico.
Un registro con eficacia jurídica, ya sea constitutiva o de protección al tercero, tendría poco sentido asociado al blockchain. El blockchain es un sistema abierto a todos y no todos están en situación de elaborar documentos válidos y viables que permitan generar efectos jurídicos no sólo entre partes sino de protección de los posteriores adquirentes y en relación a los terceros en general. El blockchain de registro sólo podría ser operado por personas especialmente facultadas (que acabarían siendo los notarios o los notarios junto con los especiales encargados -registradores- del blockchain) lo que, en sí, constituye un contrasentido. Un blockchain no abierto a todos ya no es un blockchain.
En cuanto a la viabilidad de un blockchain operado sólo por los notarios dependería del valor que asignáramos a la calificación o control del registro. Es decir, la cuestión estribaría en si la llevanza de un registro en blockchain puede ser confiado solo al control del notario o debe haber un doble control, del notario y del encargado del registro. Algunos países enfocan el acceso directo, direct entry, de una copia parametrizada de la escritura sobre el llamado registration principle, es decir, que el control del notario es suficiente para la inscripción. Caso del registro mercantil italiano, por poner un ejemplo. O del sistema que se propugna en la República Checa. También participan de esta idea, pero con un funcionamiento semiautomático el sistema tele@ctes francés y KikAkte holandés.
Pero, en cualquier caso, no cabe el blockchain abierto, porque es incapaz de ejercer el control de legalidad. Por otra parte, no almacena el documento sino el “hash” que permite acreditar la exigencia e identidad del documento almacenado fuera del blockchain.
Por ello, si el documento público -ya sea en relación a negocios jurídicos sobre bienes o derechos registrables, ya sea en relación a bienes y derechos no registrables- precisa de un operador específico y no está abierto a todos, resulta más simple, seguro y eficaz acudir al sistema de registro automático o semiautomático a través de la copia de la escritura pública parametrizada o al enlace de documentos notariales a través del Código Seguro de Verificación en la línea propuesta por el 28º Congreso Internacional del Notariado celebrado en París en 2016, a cuyas conclusiones me remito.
Si se trata derechos registrables, la copia parametrizada puede producir directamente la mutación registral seguiendo los principios rectores de la direct entry y el registration principle. Si se trata de derechos no registrables, el Código Seguro de Verificación, permite la consulta y enlace de una escritura con su correspondiente escritura pública antecedente de la que procede el derecho.

Palabras clave: Blockchain, Función notarial, Registro.
Keywords: Blockchain, Notarial function, Registration.

Resumen

Tras repasar brevemente el funcionamiento de la tecnología blockchain el autor analiza si podría tener sentido y viabilidad aplicado a las mutaciones jurídicas controladas por el notario latino germánico y al registro de los documentos notariales.

Abstract

After briefly reviewing the operation of the technology blockchain the author analyses if it could make sense and feasibly be applied to the legal changes controlled by the Germanic Latin notary and to the registry of notarial documents.