Menú móvil

cerrar-mobile

 

Por: GONZALO GONZÁLEZ
Sociólogo



CATALUÑA

Tras la celebración del ¿referéndum? el 1 de octubre en Cataluña de este mismo año -acto ¿electoral? cuya finalidad fue convocar a la sociedad catalana para que decidiera si la Generalidad iniciaba o no los trámites para la independencia (en realidad segregación) de esta autonomía respecto del resto de España- se han trasladado a otras Comunidades Autónomas un total de 2.745 empresas1, casi 6 veces más que en 2014. Durante los meses previos al referéndum independentista del 9-N (entre enero y noviembre de 2014) más de 500 compañías decidieron abandonar Cataluña. La estrategia más frecuente de deslocalización de negocios se ha centrado en un traslado de sede y la mayoría de las empresas se ha decantado por establecerse en Madrid.

El objetivo en ambos casos (2014 y 2017) ha sido tratar de quedarse desconectadas el menor tiempo posible, tanto del mercado español como del comunitario; el desafío independentista ha provocado que las cotizadas y las pymes salgan de Cataluña como consecuencia de la inseguridad e inestabilidad política. Ni las grandes compañías ni las más pequeñas quieren arriesgarse a estar radicadas en una región que no ofrece ninguna seguridad jurídica. En este sentido, este año el proceso ha resultado menos complejo que en 2014 pues la reforma de la Ley de Sociedades de Capital2, que estableció entonces que “salvo disposición contraria de los estatutos, el órgano de administración será competente para cambiar el domicilio social dentro del territorio nacional”, dispone hoy que “el consejo es libre de tomar la decisión cuando lo considere oportuno, sin necesidad de tener que someter el cambio a la aprobación de la junta general de accionistas”3.

EL CASO CATALAN-GRAFICO1

Por el contrario, frente a las 2.745 empresas que han abandonado Cataluña desde el 1 de octubre hasta el 24 de noviembre el número de compañías que ha trasladado su sede a Cataluña en el mismo período ha sido de 103, lo que significa un saldo negativo de 2.642 sociedades4. Según la provincia, la pérdida neta en cada una de ella se distribuye, redondeando, de la siguiente forma: Barcelona 2.350, seguida de Tarragona con 130, Lérida con 100 y finalmente Gerona con 60.

EL CASO CATALAN-GRAFICO2

Entre las jornadas con más salidas se encuentran el 27 de octubre, cuando se celebró la Declaración Unilateral de Independencia (DUI) y 140 empresas abandonaron Cataluña de golpe; el 19 de octubre, cuando Puigdemont aclaró que la DUI continuaba suspendida y el gobierno avanzaba con la aplicación del artículo 155 de la Constitución (se marcharon 268 compañías); y el día 9, que se fueron 212 debido al pleno que se celebró sobre la independencia.

EL CASO CATALAN-GRAFICO3
 
Y las empresas que se han quedado en Cataluña admiten abiertamente enfrentarse a un “escenario incierto”, incluso después y durante la aplicación del artículo 155 de la CE, como reconocen -dramáticamente el primero, con cierto esperanza el segundo- el Presidente de la Cámara de España y de Freixenet, Jose Luis Bonet al afirmar que “la marca Barcelona está muerta, su recuperación depende de las elecciones” y el Ministro de Economía Luis de Guindos al confiar en que “la pérdida de la agencia del medicamento sirva para volver a la normalidad en Cataluña y que Barcelona sigue siendo una gran ciudad para hacer negocios y volveremos tener un entorno favorable”5.

¿Cuáles son algunas de las consecuencias económicas de este éxodo empresarial?
Dentro del Ibex 35 todas las catalanas (Banco Sabadell, CaixaBank, Gas Natural, Colonial, Abertis, Cellnex, Colonial…), excepto la farmacéutica Grifols, se han marchado. Estas compañías (las que se ha ido) reúnen una capitalización conjunta de 84.396 millones y una cifra de negocio de 49.327 millones (el 5% del PIB español) y tienen en común que sus facturaciones anuales superan los 1.000 millones de euros; únicamente permanecen en Cataluña 20 empresas con una facturación que supere esta cifra. Además, con facturaciones medias entre 100 y 999 millones de euros solo hay 350 compañías que continúen en Cataluña. Obviamente, la prolongación de la incertidumbre o el agravamiento de la situación inducirían un movimiento mucho más potente que el registrado hasta el momento, de ahí que el Presidente del Gobierno Mariano Rajoy pida a las empresas “que vuelvan a Cataluña”6.
El traslado masivo de empresas desde Cataluña al resto de España ha mermado el PIB catalán en 3.770 millones o un 0,33% del PIB en favor de otras regiones7, sobre todo de Madrid, y ha afectado a todos los ámbitos de actividad e industrias, por ejemplo, a los sectores financiero (Sabadell y Caixabank, los primeros en salir, anunciaban su cambio de sede a Alicante y Valencia, GVC Gaesco a Madrid, Mediolanum, Arquia Banca), seguros (Axa a Bilbao, Catalana Occidente a Madrid, Zurich y Allianz), energía (Gas Natural también a Madrid), construcción (cementos Molins), inmobiliario (Colonial a la capital de España, Servihabitat), infraestructuras (Abertis, Cellnex), alimentación (Idilia Foods, fabricante de Nocilla y Cola Cao, a Valencia, Mahou San Miguel a Málaga, Bimbo a Madrid, Codorniu a La Rioja, Pastas Gallo a Córdoba), logística (MRW), papelera (Torras), farmacéutico y sanitario (Laboratorios Ordesa, Oryzon Genomic), turismo (Hotusa) y editorial (Grupo Planeta a Madrid)8.
La enseña Planeta es especialmente simbólica porque hace que Barcelona se tambalee hasta casi desmoronarse como capital editorial en lengua castellana9 y con ella su liderazgo en la primera industria cultural española, que representa el 1,3% del PIB. Esa capitalidad editorial se mide por varios baremos. 1º) La facturación10. Cataluña representaba el 49,5% frente al 43,4% de los editores de Madrid, pero ahora al menos un 60% va a concentrarse en la ribera del Manzanares. El grupo Planeta, con un 18% del mercado, constituye el principal conglomerado editorial hispanoamericano con una facturación de 3.300 millones de euros anuales, de los que 1.815 corresponden a las divisiones de libros. Si su producción y sus trabajadores (y no solo su sede social) pasara del registro de editores barceloneses al de los madrileños, la facturación de éstos superaría el 60% del total español mientras que la de los catalanes descendería en torno al 30%. 2º) El prestigio y la influencia de Cataluña en España y de España en el mundo. Grupo Planeta cuenta con A3 Media y 61 editoriales (47 más las 13 del Grup 62 y una en Portugal); sellos como Seix Barral, que creó Carlos Barral y lanzó el boom sudamericano, Destino, que lanzó los premios Nadal y publicó la obra completa de Pla, o la misma Planeta, que consiguió su primer best seller en 1953 con Los cipreses creen en Dios del catalán José María Gironella, pasan a tener su razón social en una calle de Madrid: allí se reunirá el consejo y se tomarán las grandes decisiones sobre todos estas marcas. En este sentido, el otro gran grupo que mantiene todavía su sede en Barcelona es Penguin Random House: agrupa a 37 editoriales (entre otras casas a Aguilar, Alfaguara, Debate, Collins, Lumen, Taurus o Plaza & Janés) y está participado en un 75% por Bertelsmann (multinacional alemana) y en un 25% por Pearson (británica). En un comunicado a la agencia EFE el 10 de octubre (una semana después del ¿referéndum?) el grupo aseguraba que “seguimos de cerca la situación” y que “en caso de que haya cambios, evaluaremos la situación en consecuencia y tomaremos entonces todas las medidas necesarias para defender los intereses de autores, lectores y empleados”.
La Fundación BBVA se hace eco de esta inquietud y publica sus previsiones de crecimiento para el año que viene. Los resultados del Observatorio Regional muestran11 que Cataluña crecerá menos de lo previsto en 2017 y, sobre todo, en 2018 por la incertidumbre política. Concretamente, tres décimas menos, siendo su previsión de crecimiento para Cataluña en este año hasta el 3%. Pero la crisis política pasará factura principalmente en 2018, ya que esta incertidumbre condicionaría negativamente las decisiones de gasto de consumidores y empresas. En el escenario más probable, Cataluña crecerá un 2,1% en 2018, siete décimas menos de lo que se habría observado en un escenario sin tensiones y por debajo del crecimiento español. Además, el informe defiende que "el menor crecimiento de la demanda interna catalana podría tener impacto en aquellas regiones y empresas con mayores lazos comerciales, como la Comunidad Valenciana, Aragón o La Rioja".

EL CASO CATALAN-GRAFICO4

Concretamente, BBVA estima que ocho Comunidades Autónomas cerrarán 2018 por encima de la media nacional (2,5): Baleares (3%), Canarias y País Vasco (2,9%), Navarra (2,8), Castilla-La Mancha y Madrid (2,7%), Castilla y León y Galicia (2,6%); mientras que Andalucía, Murcia y La Rioja crecerán un 2,5%, en línea con la media nacional prevista. Por debajo de la media crecerán Aragón, Extremadura, Comunidad Valenciana y Cantabria (2,4), Asturias (2,3%) y Cataluña (2,1%), que será la región que menos crecerá el año que viene.
El impacto que la sociedad catalana y española recibe de la actual situación empresarial hiere a todos y gira en torno a dos ejes: paro y fractura social; la primera herida se restaña con reformas económicas y quizá constitucionales; la segunda necesita tiempo, precisamente el bien más crítico. El día 21 de diciembre hay elecciones autonómicas en Cataluña y ya ha comenzado la campaña electoral.

1 Colegio de Registradores Mercantiles de España, desde el 2 de octubre hasta el 23 de noviembre de 2017.
2 Ley 31/2014, de 3 de diciembre, por la que se modifica la Ley de Sociedades de Capital para la mejora del gobierno corporativo, BOE de 4 de diciembre de 2014.
3 El Consejo de Ministro el 6 de octubre aprobó de manera exprés el denominado “Decreto Caixa” para allanar el camino a las compañías que quieran salir de Cataluña sin tener que aprobarlo siquiera en Junta General de Accionistas.
4 El viernes 24 de noviembre se trasladaron de Cataluña otras 28 empresas, luego el número total asciende a 2.773 compañías.
5 XVI Congreso de Directivos, Alicante, 21 de noviembre de 2017.
6 Discurso ante Foment de Treball el 21 de noviembre de 2017.
7 https://cincodias.elpais.com/cincodias/2017/10/09/mercados/1507546999_053961.html
8 Aunque las cifras del Colegio de Registradores no revelan la identidad de cada una de las empresas, es conocida por los medios de comunicación la larga lista de compañías que no han dudado en llevar a cabo esta decisión.
9 http://www.lavanguardia.com/cultura/20171012/431994319845/crisis-politica-efectos-sector-editorial-grupo-planeta.html
10 Ministerio de Cultura, 2017.
11  https://www.bbvaresearch.com/wp-content/uploads/2017/11/Observatorio-Regional-4T17.pdf

Palabras clave: Referéndum, Cataluña, Deslocalización de negocios.
Keywords: Referendum, Catalonia, Companies relocation.

Resumen

Tras la celebración del referéndum el 1 de octubre en Cataluña de este mismo año se han trasladado desde Cataluña a otras Comunidades Autónomas un total de 2.745 empresas, casi 6 veces más que en 2014. Durante los meses previos a la consulta independentista del 9-N (entre enero y noviembre de 2014) más de 500 compañías decidieron abandonar Cataluña. La estrategia más frecuente de deslocalización de negocios se ha centrado en un traslado de sede y la mayoría de las empresas se ha decantado por establecerse en Madrid. En 2018 Cataluña será la región que menos crezca.

Abstract

After the referendum held on October 1 in Catalonia this year, a total of 2,745 companies have been moved from Catalonia to other autonomous communities, almost 6 times more than in 2014. During the months prior to the 9-N Independence consultation (between January and November 2014) more than 500 companies decided to leave Catalonia. The most frequent strategy of offshoring business has been focused on a relocation and most companies have opted to settle in Madrid. In 2018 Catalonia that will be the least growing region.