Menú móvil

cerrar-mobile

 

REVISTA80-PRINCIPAL

ENSXXI Nº 80
JULIO - AGOSTO 2018

Por: VALERIO PÉREZ DE MADRID CARRERAS
Notario de Madrid



OPOSICIONES A NOTARÍAS MADRID 2018

Como es habitual, el Consejo General del Notariado y el Colegio Notarial de Madrid organizaron las Jornadas de nuevos notarios de la última promoción, la de Madrid 2018. Coordinadas por los notarios de Madrid Juan Pérez Hereza y Valerio Pérez de Madrid Carreras, se desarrollaron el lunes 7 y martes 8 de mayo en La Granja de San Ildefonso y el miércoles 9 en Madrid, en las sedes del Consejo General del Notariado y del Colegio Notarial de Madrid, donde se celebró el acto de clausura. La inauguración corrió a cargo de José Luis Lledó, Decano de Andalucía y Vicepresidente del Consejo General del Notariado.
El objetivo de las Jornadas era reflexionar sobre la esencia de la función notarial y el verdadero espíritu del Notariado, para que los nuevos notarios tomaran conciencia del Cuerpo al que pertenecen y de los retos colectivos que habrá que afrontar en los próximos años. Ya habrá tiempo estos meses de descender a la práctica notarial, pero lo primero es analizar qué es, qué hace y para qué sirve el notario y el Notariado.
Quizá por eso la primera mesa redonda, moderada por Carlos Pérez Ramos, versó sobre “La función social del notario” o más bien, como dijo Carlos, sobre la actuación de los “tres tenores”. Juan Bolás reflexionó sobre la evolución del Notariado en los últimos tiempos y concluyó identificando los tres nuevos retos: tecnología, economía y futuro. Honorio Romero, notario de Zaragoza, prefirió centrarse en los valores, si bien mezclando su intervención con algunas interesantes lecciones de física que dejaron asombrada a la audiencia. Ignacio Solís, finalmente, instó a los nuevos compañeros a comprometerse para mantener el legítimo orgullo de ser notarios.

Después de una ligera comida (el primer plato consistió en los conocidos judiones de la Granja), la audiencia se dejó llevar por José Manuel García Collantes en su apasionada explicación sobre el Notariado en el mundo y en Europa, como marca de confianza, verdad y calidad. A continuación, Alfonso Madridejos dirigió una mesa redonda donde se hizo una reflexión sobre los desafíos del notariado: Carmelo Llopis habló de las nuevas tecnologías como reto, introduciendo a los compañeros en conceptos como digitalización, confianza digital y desmaterialización; Juan Pérez expuso los riesgos de la contratación en masa y la respuesta notarial, que va por el camino de incrementar la información al cliente en todas las fases de la contratación y en prestar especial asistencia a la parte débil del contrato; Concepción Barrio del Olmo habló finalmente de las nuevas competencias atribuidas a los notarios en la Ley de Jurisdicción Voluntaria y su significado para la función.
Después de una pausa para la merienda, en la que los nuevos compañeros departieron con los ponentes, Isidoro Lora-Tamayo dirigió una mesa sobre ética individual y corporativa. Alberto Domingo expuso pormenorizadamente y con bastante pasión cuál es la correcta actuación del notario, identificando algunos de los principales riesgos o puntos oscuros. Después Juan Kutz completó toda la información sobre esta materia ofrecida a los nuevos compañeros, terminando con un mensaje de optimismo.
Al terminar esta Jornada, nos fuimos todos a cenar al Parador, para después terminar en un bar local, lleno de notarios, de cuyo nombre, por razones obvias, no puedo acordarme.
La Jornadas del martes, también celebrada en el Parador, comenzó con una charla de Ignacio Martínez-Gil sobre la seguridad jurídica y cómo los notarios resolvemos problemas a los clientes. Lo hizo de una manera muy divertida, acompañando su discurso con muchas anécdotas, todas reales, que provocaron las carcajadas del público.
A continuación, Dámaso Cruz moderó la mesa en la que tradicionalmente ofrecen su experiencia los compañeros de las promociones inmediatamente anteriores. Lo hizo poniendo en valor la necesaria experiencia para ejercer la función. Blanca Villanueva explicó sus primeros pasos en una notaría de pueblo e insistió en el trato al cliente, en el respeto y amabilidad que hay que mostrar. Jesús Lleonart, además, quiso hacer referencia a la obligación moral que tienen los nuevos compañeros de ayudar en la preparación, para devolver todo lo que han recibido. Y Leticia Ballester, en fin, contó su experiencia en un convenio, con las dificultades de todo tipo que esto conlleva.
Después de la comida, Luis Rueda moderó una mesa redonda sobre la esencia de la función notarial. Teresa Barea habló del control de legalidad como parte esencial de la función notarial y expuso al auditorio un catálogo de líneas rojas que no pueden cruzar. Cristina Marqués, por su parte, se centró en el asesoramiento que hay que prestar e instó a los compañeros a estar permanentemente actualizados. Ignacio Gomá, en fin, terminó con una reflexión sobre el difícil equilibrio entre la función pública y privada del notario.
La Jornada terminó con una brillante disertación de Rodrigo Tena sobre el sistema notarial y su valor económico en el Estado social y de Derecho, tomando como referencia el valor de la reputación.
El miércoles por la mañana salimos todos en autobús a la nueva sede del Consejo General del Notariado. Después de una charla sobre la responsabilidad del notario y su aseguramiento, Rosario Algora, vicedecana del Colegio Notarial de Madrid, moderó una mesa sobre la colaboración del notario con las Administraciones Públicas, en la que Francisco Cantos les explicó qué era el índice único y Mariano García Fresno una idea de las obligaciones del notario en materia de prevención del blanqueo de capitales.
Después de comer, en la misma sede del Consejo José Corral moderó la mesa redonda sobre nuevas tecnologías y la función notarial, en la que intervinieron Luis Fernández-Bravo, Mario Abascal y Francisco Javier García Más.
Casi agotados, pero de punta en blanco, la nueva promoción acudió al acto de clausura, celebrado en el Colegio Notarial de Madrid. Después de unas palabras de bienvenida de Ana Fernández-Tresguerres, se proyectó un video sobre las jornadas en La Granja. A continuación, Valerio Pérez de Madrid presentó el libro-regalo entregado a los nuevos, una edición sinóptica del Derecho Notarial de González Palomino. Cerró el acto el presidente del Consejo General del Notariado y Decano del Colegio Notarial de Madrid, José Ángel Martínez Sanchiz.
A continuación se sirvió un cocktail, en el que se vivió un gran ambiente de fraternidad, camaradería y algo de diversión, que han sido las notas de estas Jornadas celebradas en La Granja y Madrid y que han querido recuperar su diseño original, como un punto de encuentro entre las distintas generaciones para reflexionar sobre la esencia de la función notarial y transmitir a los nuevos notarios los valores y principios de la función notarial.

Curso práctico para los nuevos notarios
        
La semana del 21 al 25 de mayo el Colegio Notarial de Madrid ofreció a los nuevos notarios una visión práctica de los comienzos de la profesión. El curso, coordinado por Antonio Domínguez Mena (notario de Madrid) e Isidoro Lora-Tamayo Rodríguez (Director de la Academia Madrileña de Preparación de Oposiciones a Notarías), fue presentado por el Decano, José Ángel Martínez Sanchiz, y la Vicedecana, Rosario Algora Wesoloski. En sesiones de mañana y tarde se abordaron cuestiones de máximo interés práctico para el primer destino de los nuevos notarios, participando en ellas como ponentes los notarios Tomás Pérez Ramos, Joaquín Fernando Rubio García-Morán, Carlos Pérez Ramos, Manuel Gerardo Tarrío Berjano, Rocío Rodríguez Martín, Lucía Serrano de Haro, Valerio Pérez de Madrid Carreras, Ignacio Solís Villa, Ignacio Martínez-Gil Vich, Pilar de Prada Solaesa y María de Miguel Roses.