Menú móvil

El Notario - Cerrar Movil
REVISTA81 PRINCIPAL

ENSXXI Nº 81
SEPTIEMBRE - OCTUBRE 2018

Por: ÁLVARO LUCINI MATEO
Notario de Madrid


En 2019 tendrá lugar por vez primera fuera de Francia

El notariado francés se reúne en Bruselas
En los últimos tiempos vienen siendo los aspectos más problemáticos del notariado en Francia los que acaparan el interés de los medios de comunicación. Se trata, en efecto, de una de las profesiones jurídicas afectadas por las reformas impulsadas en el año 2014 por el hoy Presidente de la República, entonces Ministro de Economía, Emmanuel Macron. Y existe un grave problema de fondo, el de la proliferación excesiva del número de notarios, que no parece haber sido bien enfocado en esta última reforma.
Desde hace años en Francia se titulan más notarios de los que se necesitan para cubrir las necesidades del servicio notarial, lo que está relacionado con el hecho de que en el sistema notarial francés se halla limitado legalmente el número de las notarías, pero no el de los notarios que acceden al título. La solución se encuentra obstaculizada por una concepción patrimonial de la oficina notarial, que en Francia es transmisible inter vivos o mortis causa por el notario titular, a diferencia de lo que sucede en España desde la Ley del Notariado de 1862 y en la mayoría de los sistemas notariales de tipo romano germánico.

Pero sin desconocer los problemas que plantea la existencia de un alto número de notarios asalariados o de grandes estructuras societarias propietarias de algunos estudios notariales, sobre todo en París, se ha de reconocer el vigor y el arraigo del notariado francés, su capacidad de adaptación a los cambios tecnológicos, su extraordinaria capacidad para conectar con los problemas de los ciudadanos y articular soluciones prácticas, no solo en el ejercicio cotidiano de la actividad profesional, también por la vía del impulso de las reformas legales más convenientes para los intereses generales. Esto último se realiza sobre todo a través de los Congresos notariales, que desde el primero celebrado en 1891 en Grenoble, se suceden con cadencia anual (solo excepcionalmente interrumpida, a causa, por ejemplo, de las dos guerras mundiales) y que constituyen una de las señas de identidad características del notariado francés.
El próximo Congreso de los notarios de Francia, el que lleva el número 115 de orden en la serie histórica, tendrá lugar entre el 2 y el 5 de junio de 2019, en Bruselas, la capital del Reino de Bélgica. Por vez primera un Congreso notarial de ámbito nacional va a celebrarse fuera del territorio del Estado al que pertenecen los congresistas. 

“El próximo Congreso de los notarios de Francia, el que lleva el número 115 de orden en la serie histórica, tendrá lugar entre el 2 y el 5 de junio de 2019, en Bruselas, la capital del Reino de Bélgica. Por vez primera un Congreso notarial de ámbito nacional va a celebrarse fuera del territorio del Estado al que pertenecen los congresistas”

El motivo de tan sorprendente elección es doble, por una parte el tema del Congreso, que versa sobre el Derecho internacional privado (“El ámbito internacional: calificar, conectar, autenticar” es su título); por otra parte, la dimensión supranacional de la ciudad elegida, sede de las instituciones europeas, verdadera capital de la UE donde a diario se elaboran Reglamentos y Directivas que directa o indirectamente se imponen a los ciudadanos europeos, conformando una parte sustancial del ordenamiento jurídico de los Estados miembros. 
La noticia da pie a llamar la atención de los lectores de esta revista sobre otros aspectos poco conocidos, pero no menos sorprendentes, de los Congresos notariales en el país vecino, en primer lugar su magnitud. Todo en ellos en superlativo, desde la periodicidad anual hasta la asistencia masiva, pasando por la excelencia en la selección y el tratamiento de los temas y en la organización de un evento tan complejo, año tras año.

El Congreso francés en cifras
Se trata del Congreso más numeroso e importante de cuantos se celebran en Francia, de todas las profesiones (no solo de las jurídicas). Y concita la presencia, además de los muchos notarios y sus acompañantes, de un gran número de empresas proveedoras de servicios y de organizaciones no gubernamentales de variado tipo. Como consecuencia, se requieren unas infraestructuras (palacio de congresos de gran capacidad, abundancia de plazas hoteleras disponibles en el lugar o en las proximidades) que solo algunas ciudades francesas, no más de diez, pueden ofrecer.
Además de París, tan solo Marsella, Lyon, Burdeos, Estrasburgo, Cannes, Nantes, Monpellier, Deauville y Lille están en condiciones de acoger el evento. Ello explica que las repeticiones sean relativamente frecuentes. En lo que va de siglo han repetido tres veces Cannes (2002, 2011, 2018) y Lille (2000, 2009, 2017). Y dos veces Nantes (2005, 2016), Estrasburgo (2006, 2015), Lyon (2007, 2013) y Montpellier (2001, 2012). En cambio París ha acogido un único Congreso, el número 100, celebrado en 2004, bajo el título “El Código civil, los desafíos de un nuevo siglo”. 
El número total de participantes en el Congreso anual ronda los 4.000, de los que la mayoría son notarios franceses en activo. El resto, notarios franceses jubilados, notarios de otros países (muchos de ellos pertenecientes a las más de treinta delegaciones notariales extranjeras invitadas), miembros de otras profesiones jurídicas, profesores, políticos o directivos empresariales relacionados con los temas a debate en el Congreso, expositores de empresas proveedoras de servicios o de entidades benéficas.
Estas cifras tan altas de participación se explican en buena medida por el sistema de formación continua obligatoria vigente en Francia. Los notarios franceses están sujetos por las disposiciones legales y reglamentarias a la obligación de dedicar al menos treinta horas al año a actualizar su formación. El cumplimiento de esta obligación debe ser declarado y acreditado documentalmente ante el respectivo Colegio notarial antes del 31 de diciembre. La participación en el Congreso anual sirve a estos efectos y permite, dadas sus tres jornadas de duración, cumplir buena parte de esa obligación. 
Un sistema parecido rige en Italia y en los Países Bajos, mientras que en otros países europeos como Alemania o España se considera, por el contrario, que mantener actualizada la formación incumbe a la responsabilidad individual de cada notario y que las obligaciones en tal sentido deben quedar confinadas dentro del Código deontológico, sin trasladarse a la ley o el reglamento. La consecuencia es que en estos últimos países los Congresos notariales son menos frecuentes y frecuentados.

“El número total de participantes en el Congreso anual ronda los 4.000, de los que la mayoría son notarios franceses en activo”

La preparación de cada Congreso notarial francés supone dos años de trabajo intenso. Durante los dos años precedentes al evento un equipo de entre diez y quince notarios, repartidos en diversas comisiones, realiza un profundo trabajo de investigación bajo la dirección de un notario presidente del Congreso, de otro notario coordinador general y de un catedrático especialista en la materia. El estudio parte de la experiencia práctica de los notarios en su contacto directo con los ciudadanos, identifica los problemas relevantes, reflexiona sobre los mismos y propone al Congreso las medidas de reforma legal o de mejora de la práctica profesional que considera más adecuadas para su solución, todo ello desde la perspectiva del interés general. El resultado de este trabajo se publica antes del Congreso, integrando un libro de más de mil páginas que se entrega a cada congresista a su llegada. 
Durante las tres jornadas del Congreso se debaten sucesivamente las propuestas de cada comisión, de manera que los asistentes puedan participar en los debates de todas las comisiones, y se someten a votación entre todos los notarios asistentes. En caso de ser aprobadas, se presentan ante los poderes públicos como propuestas de política legislativa del notariado francés a fin de mejorar las insuficiencias de la legislación, o de perfeccionamiento de la práctica profesional.Consecuencia de la periodicidad anual y de la antelación de los preparativos es que siempre hay al menos dos equipos trabajando simultáneamente en la preparación de dos Congresos diferentes. La coordinación de todo este trabajo se realiza a través de una asociación denominada Association Congrès Notaires de France.

Los temas y las propuestas
Los temas tratados en el Congreso son muy variados. Incluyen, por supuesto, los terrenos tradicionales para el notariado del Derecho de la persona y la familia (Marsella 1999 “Mañana, la familia”, Estrasburgo 2006 “Las personas vulnerables”, Burdeos 2010 “Parejas y patrimonio, los desafíos de la vida en común”, Marsella 2014 “Vida profesional y familia, espacio para el contrato”), del Derecho de obligaciones (Lyon 1999 “El contrato, libertad contractual y seguridad jurídica”, Deauville 2003 “La venta del inmueble, seguridad y transparencia”, Cannes 2011 “La financiación, medios y control de riesgos”), del Derecho de propiedad y los derechos reales (Lyon 2007 “División del inmueble: el suelo, el espacio, la edificación”, Lille 2009 “Propiedades incorporales”, Montpellier 2012 “La transmisión”, 2016 Nantes “La propiedad inmobiliaria, entre la libertad y la constricción”), el urbanismo (Cannes 1993 “Urbanismo y seguridad jurídica”, Lyon 2013 “Propiedades públicas: ¿qué contratos para qué proyectos?”) o la fiscalidad (Lille 2000 “El patrimonio en el siglo XXI, desafíos y nuevos horizontes”).
Pero también se ocupan del medio ambiente, del desarrollo sostenible y de otras cuestiones prospectivas (Nantes 1994 “Protección del medio ambiente, de la constricción al contrato”, Niza 2008 “Desarrollo sostenible, un desafío para el Derecho”, Lille 2017 “El notario en el corazón de las mutaciones de la sociedad”).
El último Congreso, celebrado en Cannes, del 27 al 30 de mayo de 2018, bajo el tema “Mañana el territorio”, ha tenido precisamente un enfoque prospectivo y transversal. Sus cuatro comisiones se han ocupado del futuro del mundo rural, de la energía, de la ciudad y de la financiación.

“Estas cifras tan altas de participación se explican en buena medida por el sistema de formación continua obligatoria vigente en Francia. Los notarios franceses están sujetos por las disposiciones legales y reglamentarias a la obligación de dedicar al menos treinta horas al año a actualizar su formación”

Estas son algunas de las propuestas legislativas aprobadas por los congresistas:
- la ampliación de la definición legal de actividad agrícola contenida en el artículo 311.1 del Código rural y de la pesca marítima, a fin de incluir la producción de energías renovables y las actividades agro-ambientales;
- la mejora de la posición del cultivador arrendatario de una finca rústica en su derecho de adquisición preferente en caso de enajenación por el arrendador de la finca, por la vía de permitir al arrendatario subrogar en su lugar como adquirente a cualquier persona física o jurídica de su elección que le ofrezca un nuevo contrato de arrendamiento de duración no inferior a 18 años;
- la creación de un nuevo organismo centralizado que gestione la política agraria, encargado de la regulación de la adquisición y explotación de la propiedad rústica; 
- diversas medidas dirigidas a impulsar la concentración parcelaria de las explotaciones forestales;
- la creación de un fondo de garantía para el desmontaje de las instalaciones eólicas financiado por las empresas productoras de ese tipo de energía;
- la modificación del régimen del usufructo de bosques, que pasaría del Código civil al Código forestal y entre otras previsiones incluiría el otorgamiento de un documento de gestión forestal a largo plazo, el reparto entre nudo propietario y usufructuario del valor neto de las cortas no periódicas en proporción al valor del derecho de cada uno o la atribución al propietario de la facultad de suplir las carencias del usufructuario en materia de gestión forestal;
- la creación de un nuevo tipo de contrato de orden público que regule la instalación y puesta en servicio de instalaciones domésticas de energías renovables, garantizando al propietario de la vivienda la conexión efectiva a la red, una producción mínima durante al menos diez años y la contratación de un seguro obligatorio que cubra las anteriores garantías;
- diversas mejoras técnicas en la redacción de los artículos 442-9, 442-10 y 442-11 del Código de urbanismo, relativos a las parcelaciones urbanísticas, con el fin de suprimir ambigüedades en su redacción actual;
- la introducción de una nueva servidumbre legal en el Código civil que permita al propietario de una edificación urbana construida en la linde con el predio vecino, ocupar el suelo o el vuelo de éste para la realización de las obras necesarias a fin de obtener el aislamiento térmico de dicha edificación;
- la puesta en marcha de un catastro tridimensional y la adopción de medidas que incentiven la redacción de documentos urbanísticos en tres dimensiones por parte de las entidades locales;
- la introducción de un crédito fiscal para financiar los trabajos de mejora de la eficiencia energética de una vivienda, cuando con ocasión de su transmisión se ponga de manifiesto la necesidad de realizarlos, hasta un 60% del coste estimado por el órgano administrativo de control y con la condición de que las obras se ejecuten en el plazo máximo de dos años; 
- la supresión del actual régimen de deducciones fiscales por imprevistos e inversiones para las empresas agrícolas y, en su lugar, la introducción de la posibilidad de crear reservas gravadas a un tipo del 10%, con un límite de 30.000 euros o del 20% del resultado;
- la introducción de una exención total de impuestos a los propietarios de fincas sitas en espacios naturales protegidos por las contraprestaciones recibidas en compensación por la constitución de cargas u obligaciones reales de naturaleza medio ambiental.
Esto es solo un ejemplo, extraído del último Congreso, sin agotar la relación de las propuestas aprobadas. Pero cada año se debaten y aprueban propuestas de este tipo, para su consideración por los poderes públicos (1).

Mejores leyes en interés de todos
No se trata, como puede verse, de una reflexión interna sobre las cuestiones que interesan particularmente a los notarios, sino de un estudio acerca del modo de perfeccionar las leyes, tomando como punto de partida la experiencia práctica en su aplicación y como única perspectiva la del interés general. Ahí reside principalmente su singularidad.

“No se trata de una reflexión interna sobre las cuestiones que interesan particularmente a los notarios, sino de un estudio acerca del modo de perfeccionar las leyes, tomando como punto de partida la experiencia práctica en su aplicación y como única perspectiva la del interés general. Ahí reside su singularidad”

El conocimiento de la realidad social por parte de los notarios, derivado de su contacto personal con los ciudadanos para conformar de acuerdo con la ley la voluntad de éstos en las relaciones jurídicas privadas, constituye la base de esta herramienta tan útil, su materia prima. La selección de los temas y el estudio de los mismos por los miembros del equipo del Congreso, es el filtro imprescindible, la mano inteligente que da forma a aquel material. La aprobación por el notariado en su conjunto, tras un debate público, valida y legitima las conclusiones de los expertos.
Queda un último paso fuera del Congreso, la incorporación de sus propuestas al ordenamiento jurídico, previa la tramitación del correspondiente procedimiento de elaboración normativa. Esta fase final no depende ya del notariado, corresponde al arte de la política. Pero resulta muy significativo y habla de la racionalidad e interés social de las propuestas de los Congresos notariales, que hayan dado pie desde 1953 a 87 reformas legislativas, así como a numerosas modificaciones de reglamentos y otras disposiciones administrativas de rango inferior (2).
El Congreso notarial francés multiplica la utilidad social del notariado, pues hace que el consejo legal del notario trascienda el caso particular para servir al perfeccionamiento de las leyes. A través de esta institución singular se realiza en Francia en el campo del Derecho el ideal ilustrado del progreso de la sociedad. Se trata de un modelo de congreso que merece ser conocido e imitado.

(1) Pueden encontrarse en la página web en internet https://www.congresdesnotaires.fr
(2) Los datos están tomados de la misma página web citada en la nota anterior.

Palabras clave: Congreso notarial, Francia, Notariado europeo.
Keywords: Congress of notaries, France, European notariat.

Resumen

Pese a los problemas no resueltos por la reforma Macron, derivados del excesivo número de notarios, el notariado francés mantiene su arraigo en la sociedad y su capacidad de impulsar reformas legales por el interés general de los ciudadanos. La herramienta, desde hace 125 años, es el Congreso anual, en el que participan alrededor de 4000 personas, notarios en activo la mayoría. Por esta vía el consejo legal del notario trasciende el caso individual para servir al perfeccionamiento de las leyes. De él han salido desde 1953 más de 80 reformas legales. El próximo tendrá lugar en Bruselas, en junio de 2019, por vez primera fuera del territorio francés.

Abstract

Despite the problems related to their excessive numbers that have not been resolved by the Macron reform, French notaries remain firmly rooted in society, and retain their ability to foster legal reforms in the general public interest. For the last 125 years, the instrument they have used has been their annual Congress, which is attended by around 4,000 people, most of whom are serving notaries. The legal advice of notaries thereby transcends individual cases and works to improve the laws. More than 80 legal reforms have resulted from the Congress since 1953. The next Congress will be held outside France for the first time, in Brussels in June 2019.