Menú móvil

El Notario - Cerrar Movil
REVISTA98

ENSXXI Nº 98
JULIO - AGOSTO 2021

Reportajes

LA SALA DEL COLEGIO NOTARIAL DE MADRID RECIBIÓ INNUMERABLES VISITAS DURANTE LOS TRES DÍAS DEL CONGRESO

Se agotaron los ejemplares de la revista EL NOTARIO DEL SIGLO XXI.

Gran interés de los congresistas por el amplio abanico de publicaciones del Notariado de Madrid.

La Fundación Matritense del Notariado contrató una amplia sala de sesenta metros cuadrados, la SALA AMSTERDAM, durante la celebración del Congreso y en el mismo edificio del Palacio de Congresos de IFEMA. En esta Sala, atendida eficazmente por personal del Colegio y abierta a todos los congresistas como un lugar amigable de encuentro, reunión y cambio de impresiones, se expusieron todas las publicaciones tanto de la Fundación como del Colegio Notarial de Madrid, entre ellas, los 15 números publicados de esta revista EL NOTARIO DEL SIGLO XXI, y de su colección de monografías ENSAYOS DE ACTUALIDAD, cuyos ejemplares se agotaron en poco tiempo.
Estaban asimismo los libros y anales de la Academia Matritense del Notariado, los libros de la Fundación, la obra NUEVA LEGISLACIÓN NOTARIAL COMENTADA, de tan notable éxito entre colegiados y otros profesionales jurídicos que ha sido preciso hacer sucesivas reediciones,  así como los recientes libros TEMAS DE OPOSICIONES, CÓMO HACER DICTÁMENES, etc.
Todas estas publicaciones fueron muy solicitadas por los congresistas de los distintos países, hasta el punto de agotarse en pocas horas los cientos de ejemplares allí puestos a la venta. Para atender al flujo continuo de visitantes funcionó de manera continuada un coffee-break ofrecido por el Colegio de Madrid a los congresistas.

LIBRO TORPEDEADO

Este libro, editado por las fundación IRENE (Institut de Recherches et D'Etudes Notariales Europeen), fundación con sede en Luxemburgo (74 Av. Víctor Hugo) declarada de Utilidad Pública por acuerdo del Gran Ducado de 1990, no pudo ser presentado públicamente en el reciente 25 Congreso de la UINL  por prohibición expresa del Presidente del Consejo General del Notariado español, a pesar de que la Fundación IRENE, de indudable interés notarial, tuvo la suerte de disponer de un Stand en el Congreso. La causa de la prohibición no está clara. Esperamos que no se deba, como maliciosamente se ha dicho, a que el autor, A.  Rentería, notario de  Baracaldo durante muchos años, en la actualidad ejerce como Registrador en Bilbao.

STAND PROHIBIDO, SALA ABIERTA

Como ya dijimos en el número anterior, el Presidente del Consejo General del Notariado, a pesar de las repetidas propuestas conciliadores de todo tipo que se le hicieron, se cerró en banda y prohibió tajantemente tanto la circulación en el Congreso de la revista EL NOTARIO DEL SIGLO XXI, como la concesión de un stand al Colegio Notarial de Madrid, a la Fundación Matritense o a la Academia Matritense, institución especialmente interesada en ello para exhibir los 43 tomos de sus prestigiosos Anales.
Para  salvar tal disparate, la Fundación Matritense tuvo que alquilar por su cuenta y "de extrangis" una sala que casualmente estaba libre en el Palacio de Congresos, la Sala "Ámsterdam", y en ella pudo exhibir las publicaciones del Colegio y de la Academia: Anales, Ensayos, Comentarios a la nueva Legislación Notarial y los números de la revista EL NOTARIO DEL SIGLO XXI de los que todavía quedan ejemplares.
Al final tenemos que agradecer al Presidente del Consejo las ventajas que nos reportó su decisión: en lugar de lo que costaba un stand sólo se ha pagado una cuarta parte  que es lo que costaba la sala contratada. Y en lugar de los 6 m² del stand, estas instituciones han dispuesto de una sala de 60 m², más barata, mejor equipada, y de un decoro conforme a su rango, donde pudieron recibir dignamente y departir en el coffee-break allí instalado con los numerosos congresistas que la visitaron, quienes por cierto elogiaron las publicaciones alli exhibidas y dejaron exhaustas  las existencias de bastantes tomos de los Anales y de la Revista EL NOTARIO DEL SIGLO XXI, que declararon del máximo interés, incrementándose de forma inusitada el número de sus suscriptores.

CENSURA PREVIA O CONTROL DE INVITADOS

Alguien del Consejo General del Notariado practicó la discriminación o censura previa de las invitaciones.
Las invitaciones recibidas en el Consejo General del Notariado para recepciones en embajadas por ejemplo, Italia o Méjico, dirigidas a "todos los miembros del Consejo", no se hacían seguir a todos sus miembros, sino que se excluía -costumbre de la casa- a los no adictos, por ejemplo a este Colegio.
¿Quién reparte el derecho de exclusión en invitaciones ajenas? ¡Qué muestra de cortesía!.

MÁS CENSURA, MÁS EXCLUSIONES ...

Como de todos es conocido la Asociación de Mutualistas ante la falta de respuesta según dice a todos sus escritos, tiene interpuesta demanda contra los miembros de la Junta  del Patronato de la Mutualidad que han formado parte de las últimas sesiones en razón a las injustificadas decisiones que se adoptaron.
La reacción del Presidente del Consejo pertenece a la más fina diplomacia florentina: declarar persona non grata al Presidente de la Asociación y "retirarle" la invitación al Congreso de la UINL, como si todo fuera suyo.
La consecuencia ha sido la que se podía esperar: todos los anteriores Presidentes del Consejo General del Notariado, se han solidarizado con él. Y ni Roberto Blanquer, ni José María de Prada, ni José Luis Martínez Gil, ni Antonio Pérez Sanz han pisado el Palacio de Congresos. Sólo han asistido al acto conmemorativo del Colegio de Madrid, que tuvo lugar en su sede, C/ Ruiz de Alarcón, 3.

ANTE EL 25 CONGRESO DE LA UINL

MODERNIDAD, EFICIENCIA Y EXCELENCIA AL SERVICIO DE LA SEGURIDAD DEL CONSUMIDOR

Madrid, octubre 2007: "El Notariado: institución mundial"

El Notariado global tendrá una magna reunión en Madrid. Será el 25 Congreso de la Unión Internacional del Notariado, que se celebrará entre los días 3 y 6 de octubre en el Palacio Municipal de Congresos. Participarán por primera vez países en los que el Notariado se ha instaurado recientemente,  como China e Indonesia, que ya son miembros de la Unión Internacional del Notariado. Y por primera vez enviarán representantes países que se están acercando al sistema notarial, como Vietnam, Tailandia, Corea del Sur o Irán, en el ámbito asiático, y Túnez, Argelia o Libia, en el ámbito del Magreb. Será, en cierto modo, el primer Congreso auténticamente mundial del Notariado, salido de sus espacios geográficos tradicionales situados en Europa occidental, Iberoamérica y el África francófona para extenderse a la Europa oriental, donde el Notariado se ha restablecido en todos los países tras la caída del comunismo, así como al sureste asiático y al Asia Central, por un lado, y a los países africanos ribereños del Mediterráneo, por otro.
El Notariado se extiende por todo el planeta y de ahí el leit motiv de este Congreso: "El Notariado: institución mundial". En estos momentos son más de 75 países los que tienen un Notariado que responde a los  principios comunes y homogéneos de la Unión, que engloba aproximadamente a unos 200.000 profesionales en todo el mundo, de manera que el Notariado y los notarios se encuentran en inmejorable disposición para ser agentes activos de seguridad jurídica preventiva en las relaciones jurídicas internacionales o transfronterizas.
El Notariado es el depositario de los valores con los que, desde hace más de nueve siglos, los notarios han dado seguridad y tranquilidad a las personas y a sus bienes, al tiempo que proyectaban para el futuro formas de garantía cada vez más eficaces. El Notariado así concebido es un símbolo de libertad real y por ello es, desde sus orígenes, consustancial a las sociedades democráticas y a la economía de mercado. El notario, funcionario independiente, es una garantía para el ejercicio de las libertades individuales y patrimoniales de los particulares, es un profesional cercano y de alta preparación que arbitra con independencia y discreción en un marco de modernidad, eficiencia y excelencia. Es, en definitiva, garantía de legalidad tanto para los particulares como para el orden internacional.

Por:

ANTONIO RODRÍGUEZ ADRADOS
Notario y Vicepresidente de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación

Ante la inmediata celebración en Madrid del XXV Congreso Internacional del Notariado es de elemental justicia reconocer, y agradecer, los inmensos beneficios que la Unión y sus Congresos han reportado a todos los países miembros y, por tanto, a sus notarios, a sus ciudadanos y a sus Estados.
Pero quizá sea conveniente hacer también algunas observaciones, dado sobre todo un cierto triunfalismo que pudiera detectarse incluso en declaraciones institucionales de la Unión; y hasta en el leit motiv del Congreso, ‘El Notariado, institución mundial’; porque como escribió Dumézil, ‘el notariado no es una institución universal. Hay una Europa con y una Europa sin’; y lo mismo ocurre en los demás continentes. En todo caso un desarrollo tan espectacular como el de la Unión, no puede dejar de tener sus contrapartidas.
Quizá nadie ha resumido tan bien como Miguel Ángel Segura, Presidente que fue de la CCNI, las condiciones de admisión en la Unión: legislación correcta, que respete los principios del Notariado latino; Notarios con la formación jurídica y ética correspondiente y garantías de la penetración de la profesión en el tejido jurídico y social del país. La primera avalancha de ingresos que tuvo la Unión se remonta a los años promocionales y todos los países admitidos cumplían en mayor o menor medida con esos requisitos; el protocolo constituía, además, una garantía.
En la segunda avalancha se incorporaron a la Unión muchos de los países africanos francófonos que alcanzaron su independencia por la descolonización que siguió a la segunda guerra mundial; todos tenían leyes notariales adecuadas, en general recién promulgadas, pero escaseaban los notarios y el arraigo de la institución era prácticamente nulo. Y la tercera, que aún no ha concluido, se produce a raíz de la desintegración de la URSS, con países de notarios estatales que nuevas leyes quieren reciclar al modelo latino. En ambos casos los nuevos miembros de la Unión, en general, y con todas las excepciones que se quieran, sólo cumplían con el primero de aquellos tres requisitos de admisión, tener las normas correctas según los principios del Notariado latino ..., aunque muchas veces se trataba de leyes de muy reciente promulgación, encargadas ad hoc con el fin de solicitar la admisión. Por otra parte, la voluntad del Estado puede imponer a los ciudadanos un Notariado administrativo; pero no cabe crear ex lege un Notariado latino, que deberá surgir del pueblo y de sus juristas, para ser recibido por la Ley. Son de reconocer, sin embargo, las razones políticas que abonaron estas admisiones y que, en general, acabaron dando jurídicamente muy buenos resultados; de manera que hoy serían perfectamente admisibles en la Unión.

"Nadie ha resumido como Miguel Ángel Segura las condiciones de admisión en la Unión: legislación correcta, que respete los principios del Notariado latino, notarios con formación jurídica y ética, y garantías de la penetración de la profesión en el tejido jurídico y social del país"

Tantas admisiones, y algunas singulares de la mayor importancia, han venido a afectar, como no podía por menos de ocurrir, a nuestros principios. Bajo este aspecto, el primer error de la Unión se remonta, a mi parecer, al mismo momento fundacional; a ese concepto de Notario como ‘profesional del derecho ejerciente de una función pública’ de la Declaración de Buenos Aires (1948) que tanto éxito ha tenido; quizá lo fuera así en el país anfitrión, la República Argentina y en algunos pocos –muy pocos- países hispanoamericanos; pero en general, rebajar la primacía de los elementos públicos del notario tenía que abrir paso a la desregulación; al fondo, la conversión de la Notaría en mera especialidad de la Abogacía; el mismo José Adrián Negri tuvo que reconocer que hay ideas que parecen buenas y no dan buen resultado.
No creo se deba a la ampliación de la Unión la supresión del adjetivo ‘Latino’ –por otra parte, no demasiado afortunado- en la denominación de nuestro Notariado, aunque haya dentro Notariados que no lo son; porque ya se intentó en el Congreso de Florencia (1984); me parece un acuerdo desgraciado, pero en todo caso los Estatutos de la Unión siguen hablando de Notariado Latino’. Más sorprendido me dejan manifestaciones de personas muy relevantes en sus respectivas Comisiones de la Unión. Por ejemplo, en la de Informática: ‘la figura del notario latino difícilmente se lograría compendiar más felizmente y más sucintamente que indicándole como un sujeto de confianza de la sociedad dotado de tercereidad y poderes de certificación, indicando por tanto los elementos que según la opinión prevalente deben ser propios de la Certificacion Authority’. O en la CCNI: ‘a nuestro dogma del poder del acto escrito, del documento escrito y del todopoderoso acto auténtico hay que reemplazarle por el principio de l’orality, del hearsay del testigo al que se pueda mirar a los ojos!’. Según expresión que nuestros políticos tienen siempre en sus labios –sólo en sus labios- me parecen casos claros de aurora boreal.
Ante la nueva situación plural de la Unión, debemos todo nuestro respeto y toda nuestra comprensión para las diversas familias y modalidades de Notariados latinos. También para otros tipos de Notariado y para los sistemas documentales no notariales, o de Notariado rudimentario que formen o lleguen a formar parte de la Unión; pero respetando también nuestros principios latinos y creyendo en ellos.
Quizá no debiera haber escrito los párrafos que preceden; pero acaso puedan provocar alguna reacción, aunque sea contraria; porque deseo y tengo la seguridad de que los éxitos de aquellos Congresos en que yo participé, Bruselas, Atenas, Barcelona, Guatemala, Lima, Florencia y segundo de Montreal, cuando yo era joven y optimista, serán ampliamente superados por este Congreso de Madrid, XXV de la Unión.

 

El buen funcionamiento de esta página web depende de la instalación de cookies propias y de terceros con fines técnicos y de análisis de las visitas de la web.
En la web http://www.elnotario.es utilizamos solo las cookies indispensables y evaluamos los datos recabados de forma global para no invadir la privacidad de ningún usuario.
Para saber más puede acceder a toda la información ampliada en nuestra Política de Cookies.
POLÍTICA DE COOKIES Rechazar De acuerdo