Menú móvil

El Notario - Cerrar Movil
Revista91-92

ENSXXI Nº 91-92
MAYO - AGOSTO 2020


XII CONGRESO NOTARIAL

Antonio Ripoll Soler
Notario de Alicante

“Cómo no ser adicto a la vida, a la contemplación del amor, a la contemplación de la comida, a la contemplación del invierno, del verano, de la primavera, del otoño. Como no ser adicto al viento y a la carne del viento. Nos hemos olvidado de los misterios ancestrales” (1) .

A todo notario le ha preguntado alguien, y no pocas veces: “¿Y tú a qué te dedicas? ¿En qué consiste tu trabajo?” La respuesta, que debería ser fácil, no siempre la encuentra el interpelado y, si da con ella, no siempre es sencillo transmitirla al interlocutor. Aunque todos amamos nuestra profesión, todos sabemos cuestionar lo que nos parece mejor de ella, lo que sería mejorable o, incluso, las actitudes criticables, sin embargo, como somos juristas, parece que esa actitud de buscar siempre pros y contras a un determinado problema profesional la trasladamos a la esencia misma de nuestra función.

A veces es bueno pararse, echar la vista atrás y pensar en el futuro que queremos. Nos llenamos la boca de tópicos, se me ocurren, “a vuela pluma” algunos: los notarios somos garantes de la seguridad jurídica preventiva; protegemos al consumidor; estamos al servicio de la sociedad; para cumplir nuestro cometido hemos implementado las últimas tecnologías; tenemos una relación especial con los registradores; nos organizamos en colegios cuyo papel y utilidad no siempre tenemos claro… Todo ello desemboca en una serie de líneas de fuerza que deberían inspirar el estatuto del notario, sin embargo, si no caminamos todos en la misma dirección, en ocasiones, la visión que transmitamos a la sociedad puede que sea sesgada.
Los días 7 a 10 de mayo de 2020 se va a celebrar en Málaga el XII Congreso Notarial Español. Una primera parte estará destinada al envejecimiento de la población, planteándose los problemas jurídicos que ello conlleva y la respuesta que puede dar el notariado a los mismos, en beneficio de la sociedad. En un segundo momento se pondrán sobre la mesa todos esos temas que a todos nos preocupan y por ello deberían ocupar, también, nuestro día a día de una forma activa. Prestar nuestra función con la alegría y convencimiento de que realmente somos útiles a la sociedad y podemos transmitir a los que nos siguen el legado que quienes nos precedieron nos dejaron bien merece hacer una alto en el camino para abordar las cuestiones a las que me acabo de referir.

"A veces es bueno pararse, echar la vista atrás y pensar en el futuro que queremos"

Evidentemente, la óptica, las circunstancias vitales de cada notario, en principio, podrían animar, o no, a la participación. La edad, el momento vital de cada uno, el camino profesional recorrido o que queda por recorrer… pueden hacer pensar que se tiene poco que aportar o que existen compañeros más autorizados para hablar con una cierta perspectiva. Nada más lejos de la realidad. Todos los notarios tenemos cabida en el Congreso y todas las perspectivas serán buenas para aportar y seguir construyendo el notariado que queremos. ¿Eres notario de ingreso? En la soledad de tus temas no te habrás podido sustraer a la crisis que hemos vivido los últimos años, a las reformas legislativas y el propósito de las mismas, a lo que tu preparador te ha transmitido en ese tiempo… ¿Estás en el ecuador del ejercicio de tu profesión? Como sucede con la vida de las personas, te encuentras en un momento profesional óptimo para mirar hacia el pasado con perspectiva y construir un futuro responsable con ilusión, pues no eres ni demasiado joven, ni demasiado mayor. ¿Te encuentras próximo a la jubilación? Cómo cesar en tu actividad es una preocupación transcendente, todos llegamos a ese momento, deberíamos ponernos de acuerdo en cómo debería suceder a fin de evitar los problemas que en esa fase se presentan al notario, por eso tu experiencia tiene un valor incalculable para el resto de tus compañeros.
Los últimos tiempos han sido difíciles para todos, muchos nos hemos encontrado en la soledad de nuestros despachos buscando respuestas más allá de lo jurídico al sentido de lo que hacemos, a nuestros modos y maneras de actuar. Las nuevas tecnologías, el empleo del whatsapp, las redes sociales, especialmente Twitter, han supuesto un altavoz para transmitir preocupaciones, sin embargo, habiendo generado una cierta cohesión en el notariado, la percepción, con dichos medios de comunicación, de no estar solos, no parece que sea bastante ni el cauce óptimo, para formular hacia donde debería dirigirse nuestra profesión para seguir siendo útiles a la sociedad. Asistir, cuando menos, y participar activamente en el Congreso no deja de ser parte del ejercicio responsable de la profesión, pues como nosotros decimos a nuestros clientes: ¡Los notarios hacemos mucho más que firmar escrituras!

"Los bloques temáticos seleccionados para el Congreso conectan al notariado con la sociedad. Se han escogido cinco temas: la función notarial en la contratación en masa; los retos y desafíos que plantean las nuevas tecnologías para la prestación de la función en beneficio de la sociedad; la función notarial y los registros públicos; la organización corporativa; y, como cierre, el estatuto del notario"

Los notarios no podemos sustraernos a la sociedad en la que vivimos -no deja de ser otro tópico- sin embargo, así es. Para configurar el programa la organización ha tenido en cuenta la encuesta que se nos circuló a todos los notarios, hace ya algunos meses, a fin de que en el Congreso se debatiese sobre lo que, en general, nos preocupa a todos. Evidentemente, se quedarán temas sin tratar, sin embargo, para llegar al destino, lo importante es empezar el viaje.
Los bloques temáticos seleccionados para el Congreso, además, en mi opinión, tienen la virtud de que conectan al notariado con la sociedad, con los problemas que hemos vivido en los últimos tiempos. Se han escogido cinco temas: la función notarial en la contratación en masa; los retos y desafíos que plantean las nuevas tecnologías para la prestación de la función en beneficio de la sociedad; la función notarial y los registros públicos; la organización corporativa; y, como cierre, el estatuto del notario.
A cada tema se han asignado tres notarios para que con absoluta libertad coordinen cómo debe desarrollarse la exposición de los mismos. La composición de cada comisión, además, es sumamente heterogénea, cada uno de esos tres notarios proviene de distintos colegios, de distintos tipos de notarías y, además, concurre la circunstancia de que sus edades son diferentes. Se encuentran notarios tanto de territorios de Derecho común como de Comunidades Autónomas con competencias en materia civil, de capitales de Comunidad Autónoma y de capitales de provincia, pero también de distintos pueblos, y todo ello, sin dejar de lado la representación tanto de notarios como de notarias, pues se ha cumplido escrupulosamente con la paridad de género. En total, esas comisiones aglutinan a quince notarios. Me parece que los organizadores han puesto el listón muy alto, pues, por un lado, es difícil haber aunado tantas sensibilidades en tan solo quince notarios. Por otro lado, ponen muy difícil a cada notario buscar una tacha al respecto. Somos tres mil notarios, pero también somos solo tres mil notarios, creo que todos los notarios podrán ver una cara amiga o cercana en dicho elenco de personas a las que se nos brinda el reto de dar una forma atractiva y un fondo riguroso a la presentación de esos temas que nos afectan y preocupan a todos.

"Mirar hacia el futuro con la ilusión, empuje y rigor que ha caracterizado siempre al notariado depende de todos. También de ti"

Cada comisión, además, va a tener absoluta libertad para enfocar tanto materialmente como formalmente el desarrollo del Congreso en la parcela de su competencia. Esta forma de plantear la reunión debería propiciar dinamismo, frescura y participación, debería ser difícil, no solo por el entorno, la preciosa Málaga, sino también por el camino trazado, que el asistente al Congreso se aburra.
A mí, personalmente, se me ha asignado formar parte de la última de las ponencias, la relativa al “Estatuto del notario”. Agradezco a la organización, desde ya, haber contado conmigo. Supone personal y profesionalmente un reto y espero estar a la altura. ¿Cómo colaboramos con la Administración? ¿Cuáles son los medios adecuados? ¿Qué papel juega el índice único informatizado? ¿Cómo debemos enfocar nuestro papel en la imprescindible prevención del blanqueo de capitales? ¿Cómo se organiza o debería organizarse económicamente el sustento de la oficina notarial? ¿Cómo se accede a la profesión y se desarrolla la promoción de la carrera de notario? ¿A qué problemas se enfrenta el notario cuando cesa su actividad? ¿Cómo debería ejercerse responsablemente la profesión y qué consecuencias tiene? Son preguntas que todos, de una u otra manera nos planteamos y que, esperamos, tengan cabida y algo de luz durante el Congreso al que con ilusión os animamos a participar.
No hace falta que esos temas que, a título de mero ejemplo, planteo os seduzcan, os anticipo solo el contenido natural de la ponencia de la que formo parte de ellos, el resto de compañeros harán lo propio con los otros cuatro bloques temáticos.
Si dinámico va a ser el Congreso no lo serán menos, en términos jurídicos, sus tratos preliminares. Durante los próximos meses, los miembros de las distintas comisiones tenemos también el cometido de llamaros a la participación. 
Mirar hacia el futuro con la ilusión, empuje y rigor que ha caracterizado siempre al notariado depende de todos. También de ti. Bien está opinar de forma diferente, sin embargo, es justo aceptar el reto de sumar y buscar puntos de encuentro para seguir ofreciendo a la sociedad el notariado que se merece y que todos queremos.

(1) Vilas M., Alegría, Ed. Planeta, Barcelona 2019, p. 19.

Palabras clave: Notariado, Estatuto, Organización corporativa, Congreso Notarial.

Keywords: Notarial profession, Statute, Corporate organization, Notarial congress.

Resumen

El notariado no es ajeno a la sociedad que le toca vivir. Los problemas de las personas obligan a adoptar nuevas sensibilidades que den respuestas a las nuevas necesidades que la crisis económica, las nuevas tecnologías y el resto de operadores jurídicos necesitan. Un notariado eficiente no puede ser ajeno a esa realidad. Han sido muchos los cambios, no solo legislativos, que se han planteado en los primeros veinte años del siglo XXI. Ha llegado el momento de que los notarios debatan sobre lo que debería ser el futuro de la profesión, de su organización corporativa y del propio estatuto del notario.

Abstract

Notaries are part of the society in which they have to live. People's problems mean that it is necessary to adopt new sensitivities that provide answers to the new needs arising from the economic crisis, new technologies and other legal practitioners. An efficient notary cannot ignore this situation. Many changes, both legislative and otherwise, have taken place in the first twenty years of the twenty-first century. The time has come for notaries to discuss the future of the profession, its corporate organisation and the statute of the notary.

El buen funcionamiento de esta página web depende de la instalación de cookies propias y de terceros con fines técnicos y de análisis de las visitas de la web.
En la web http://www.elnotario.es utilizamos solo las cookies indispensables y evaluamos los datos recabados de forma global para no invadir la privacidad de ningún usuario.
Para saber más puede acceder a toda la información ampliada en nuestra Política de Cookies.
POLÍTICA DE COOKIES Rechazar De acuerdo