Menú móvil

El Notario - Cerrar Movil
REVISTA98

ENSXXI Nº 98
JULIO - AGOSTO 2021

Por: JOSÉ ARISTÓNICO GARCÍA SÁNCHEZ
Decano honorario
Presidente de El Notario del Siglo XXI


LOS LIBROS

Su última entrega, Volver la vista atrás, hace un lúcido retrato de la saga, arrastrada y arrasada por las guerras y las garras de la historia, de un anarquista español exiliado en 1939

No cabe duda de que el auge glorioso de los autores del llamado boom del realismo mágico ensombrece y condiciona a las generaciones posteriores como una barrera difícil de saltar. El propio Juan Gabriel Vásquez confiesa que ningún autor con un mínimo de ambición se atrevería a seguir los caminos ya explorados por García Márquez, pero que tampoco ninguno con un mínimo de talento despreciaría las puertas que dejó abiertas.

Cien años de soledad, epicentro del realismo mágico, había sublimado el choque entre el pensamiento simbólico y el técnico, entre el modernismo y un costumbrismo anacrónico, y entre la ciencia y la cultura frente a la superstición, mediante una inesperada fusión natural de realidad y mito. Se había servido para ello de una fructífera experimentación lingüística, de inéditos recursos narrativos en la relación tiempo/espacio por ejemplo, o de la exageración como método -lo fue en su simpleza en el arte primitivo- ahora como recurso culto al modo de la moderna corriente pictórica expresionista como dejó escrito el crítico de arte alemán Franz Roh que fue el primero en usar la expresión realismo mágico para caracterizar la incorporación a un fondo realista de elementos de fantasía e irrealidad.

“En la resaca del boom han surgido nuevos y excelentes autores que tratan de abrir rumbos, digamos postexpresionistas, capaces de reajustar a sus particulares perfiles aquella visión poliédrica de la realidad”

Eran recursos demasiado seductores para ser preteridos por las nuevas generaciones de escritores con talento. Y así ha sido, siguen al alza. Porque aquel boom no agotó la creatividad hispanoamericana. Todo lo contrario. En la resaca de ese boom, en el rebufo de esas novedosas nuevas técnicas narrativas y de lenguaje, han surgido nuevos y excelentes autores que tratan de abrir rumbos, digamos postexpresionistas, capaces de reajustar a sus particulares perfiles aquella visión poliédrica de la realidad, aquella historia paradójica del entorno y una permanente y ansiosa búsqueda de identidad, sin perder nunca de vista desde luego los avances de aquellos maestros. Potenciar los acontecimientos, los sentimientos o los personajes de la narración a través de la interpretación de los actores y hechos reales como confiesa hacer Vásquez, por ejemplo, no deja de ser una forma de idealizar y un reflejo mate de realismo mágico.

JAGS ILUSTRACION


Precisamente de Vásquez, ese brillante escritor colombiano, discípulo de Márquez y admirador de Borges, Cortázar y Carlos Fuentes, íbamos a hablar como epígono representativo de las nuevas generaciones literarias hispanoamericanas de entre las que destaca con firmeza y brillantez como figura emergente y señera.

“Potenciar a través de la interpretación de los actores y hechos reales como confiesa hacer Vásquez, por ejemplo, no deja de ser una forma de idealizar y un reflejo mate de realismo mágico”

Juan Gabriel Vásquez es novelista, periodista, traductor, de formación cosmopolita, dieciséis años en Europa. Se abrió paso en el mundo literario español en 2004, como es sabido, con su primera novela Los informantes, que cuatro años después de su aparición se había traducido a una docena de lenguas y había inaugurado un brillante historial de premios literarios y distinciones que poco después, en 2011 incrementó otra de sus mejores novelas, El ruido de las cosas al caer, premio Alfaguara de novela, International Dublín Literary Award, premio Real Academia Española, R. Callois y muchos más.
Hoy acaba de confirmar su talento en una nueva entrega titulada con un verso machadiano, Volver la vista atrás (Alfaguara, marzo 2021), excepcional novela ya traducida para su inminente edición en todos los países cultos de Occidente, otra non-fiction novel, calificativo del que es moda presumir ahora, que narra la gigantesca experiencia vital de un amigo cercano de Vásquez, el director de cine colombiano Sergio Cabrera y el persistente vínculo de dependencia de su padre Fausto, republicano anarquista español que en 1939 se sintió obligado a emigrar a América tras el avance final de las tropas franquistas y que, en su fanatismo obstinado, arrastra a las tramas del comunismo maoísta durante décadas a su mujer Luz Elena y a sus dos hijos, Sergio y Marianella, personajes los tres sumidos en una indiscutida docilidad parental, que el autor trata siempre con sensibilidad, elegancia y comprensión.

“La novela se define en una contradicción: es una obra de ficción pero todo es cierto, no hay en ella episodios imaginarios, afirma Vásquez, solo reproduce fielmente las revelaciones a lo largo de siete años de conversaciones con los protagonistas”

La novela se define en una contradicción: es una obra de ficción pero todo es cierto, no hay en ella episodios imaginarios, afirma Vásquez, solo reproduce fielmente sobre todo las revelaciones a lo largo de siete años de encuentros y conversaciones con los protagonistas grabadas, la primera el 20 de mayo de 2013 y la última el 10 de agosto de 2020, pero también los apuntes del diario chino de Marianella y el contenido de incontables correos, fotografías y mensajes de texto cruzados entre los actores, material que ha tenido integra y libremente a su disposición. Vásquez dice solo componer esa realidad, la interpreta, pero no la sublima, ni inventa fantasías, quimeras o mitos como el realismo mágico, aunque no desdeña ninguno de los avances literarios del boom.
Vásquez apresa y escruta la realidad dando a los episodios por ejemplo, un orden diferente capaz de desvelar significados que no son visibles en el simple inventario de los hechos, penetra en lo que es manifiesto para descubrir lo inédito, aplicando la que llama imaginación moral, es decir, la conjetura sobre la observación de la vida ajena, lo que en el fondo no deja de ser una forma subjetiva, etiológica, del arte de la ficción, y en el caso de ser justificativa de la acción tampoco deja de ser otra derivación opaca del realismo mágico.

“En Barcelona le sorprende la muerte en Colombia de su padre. De inmediato empieza a torturarle la idea de si debe o no dejar todo para asistir a su entierro, y…. decide no asistir, decisión que metafóricamente parece resolver con desaprobación el juicio sobre el rumbo de su vida anterior”

El argumento de la novela, en su sencillez lineal, intenta descifrar casi un siglo de historia. La narración comienza en Barcelona en octubre de 2016, cuando el protagonista, el director de cine colombiano Sergio Cabrera asiste a una remake de su filmografía, allí le sorprende la muerte en Colombia de su padre, el ya citado Fausto Cabrera, anarquista español exiliado inductor decisivo de su juventud. De inmediato empieza a torturarle la idea de si debe o no dejar todo para asistir a su entierro, y en su deriva mental comienzan a desfilar por su mente episodios, imágenes y recuerdos de su vida pasada y…. decide no asistir, decisión que metafóricamente parece resolver con desaprobación el juicio sobre el rumbo de su vida anterior.
Sergio ha vuelto la vista atrás y ha empezado a recordar la aventura devastadora de su vida, siempre predeterminada por la de un padre a su vez arrastrado por las garras de la historia que Vásquez trascribe con un pulso narrativo excepcional, intenso y emocionado, recuerda la huida de Fausto de España en 1939, su duro exilio en la República Dominicana y su realojo final en Caracas donde inicia una nueva vida, relata con rigor y maestría episodios vivos de una familia exiliada, cualquiera, que son testimonios vibrantes de los acontecimientos que han convulsionado la historia del último medio siglo, especialmente la irrupción del comunismo en su versión maoísta y la aparición de diferentes patrullas armadas en toda Sudamérica tras las huellas del Che en los años cincuenta y sesenta, episodios ambos que ocupan la mayor parte de la juventud de Sergio y de la novela de Vásquez.

“Magistral es la descripción desde dentro del escenario auténtico de la revolución cultural china, aquel episodio del comunismo marxista que prometía un mundo nuevo para un hombre nuevo con su utópico idealismo y su fanatismo salvaje y las amenazas de ese implacable poder anónimo invisible que flota sobre esa sociedad y del que depende arbitrariamente la libertad”

Magistral es la descripción desde dentro, con escenas, personajes, lugares y episodios reales -Sergio llega a estar dentro de los enfervorizados Guardias Rojos de Mao- del escenario auténtico de la revolución cultural china, aquel episodio del comunismo marxista que prometía un mundo nuevo para un hombre nuevo con su utópico idealismo y su fanatismo salvaje, su ideología totalitaria, su espionaje universal y las amenazas de ese implacable poder anónimo invisible que flota sobre esa sociedad y del que depende arbitrariamente la libertad. Y no menos interesante y brillante es la descripción de la tramoya también real de los movimientos armados en Sudamérica, en concreto de las patrullas de las FARC en las que Sergio, bajo la estela de su padre, militó durante años y cuyas entrañas, entresijos, aparato y miserias deja al descubierto en páginas impactantes.
Y no es solo el impacto de los sorprendentes hechos narrados. Sobre estos relatos que conforman la colosal estructura de la novela, flota de manera insistente una sagaz investigación política y social, una crítica severa de los que habían tomado decisiones importantes para la vida de los actores sin consultarlos y un rechazo latente de esa educación ideológica predeterminada impuesta por un padre fanático que mantiene hasta el final sus convicciones y que Sergio, como Marianella, termina por repudiar para comenzar una nueva vida por otros cauces, lo que ya había dado a entender su no asistencia al entierro de aquel. Vásquez podía haber terminado su novela Volver la vista atrás siguiendo la estrofa, se ve la senda que nunca se ha de volver a pasar.

“Y no menos interesante y brillante es la descripción de la tramoya también real de las patrullas de las FARC en las que Sergio, militó durante años”

Excelente relato histórico de una saga, tres generaciones de los Cabrera, sagaz investigación y crítica política y social, a veces edulcorada, de un periodo agitado de la historia reciente, el ritmo y la dicción, todo consagra a Juan Gabriel Vásquez como novelista de referencia en su generación.

Una enciclopedia actualizada de las ciencias humanísticas

En un intento tan entusiasta, ambicioso y universal como fue en su día el de Diderot y D'Alembert, o el de los promotores de la Enciclopedia Británica, nuestra Real Academia de Ciencias Morales y Políticas ha emprendido la empresa ciclópea de reunir en otra gran Enciclopedia, permitan el pleonasmo, todo el acervo de las ciencias humanísticas correspondientes a las cuatro Secciones de la Academia, jurídico-políticas, filosóficas, sociológicas y económicas, actualizadas en perspectiva/siglo XXI.

JAGS ILUSTRACION 2

Y en un alarde de eficacia, ya ha culminado la primera etapa con la reciente aparición, bajo la coordinación y con el impulso del Profesor Benigno Pendás, del primero de los Tomos que recoge el saber de las disciplinas jurídicas y políticas. Este inmenso caudal científico se nos ofrece articulado en modo diccionario mediante voces ordenadas alfabéticamente, trescientas voces, casi doscientas de tema jurídico, que son títulos de otros tantos ensayos redactados por 220 especialistas de pluralidad ideológica, que tratan de situar los problemas del día a día en el Espíritu de la Época aportando soluciones racionales sin caer en dogmatismos ni arriesgar en falsas profecías.

“El primero de los Tomos recoge el saber de las disciplinas jurídicas y políticas. Articulado en modo diccionario mediante voces ordenadas alfabéticamente”

A este esquema responde desde luego, según se puede comprobar, la voz Notariado cuya perspectiva de futuro (mantenimiento de la esencia trocal del notario como funcionario-profesional con adecuación in continuum a las exigencias sociales, ahora al proceso de tecnificación digital en lo formal y en lo material al ejercicio de los derechos de las personas con discapacidad por ejemplo) desarrolla con acierto el notario Juan Gómez-Riesco.
La obsesión por actualizar y proyectar hacia el futuro su contenido ha llevado al impulsor de este empeño a añadir a una obra ya terminada una sección específica sobre las perspectivas económicas, éticas, jurídicas, etc… de algo tan rabiosamente actual como es la COVID 19 que nos aflige.
Lógicamente es una obra más para ojear y consultar que para leer, una obra susceptible de no-lectura-activa. Pero basta un botón de muestra y el repaso del plantel de autores que firman los títulos para calibrar el alcance y transcendencia de este proyecto ciclópeo y con aspiraciones de universalidad de una Academia, la de Ciencias Morales y Políticas, que fue por cierto matriz de nuestra Academia Matritense del Notariado creada a su imagen y semejanza y en su seno y sede en 1858, solo un año después del nacimiento de aquella.
Enhorabuena.

El buen funcionamiento de esta página web depende de la instalación de cookies propias y de terceros con fines técnicos y de análisis de las visitas de la web.
En la web http://www.elnotario.es utilizamos solo las cookies indispensables y evaluamos los datos recabados de forma global para no invadir la privacidad de ningún usuario.
Para saber más puede acceder a toda la información ampliada en nuestra Política de Cookies.
POLÍTICA DE COOKIES Rechazar De acuerdo