Menú móvil

El Notario - Cerrar Movil
REVISTA95

ENSXXI Nº 95
ENERO - FEBRERO 2021

Por: SOLEDAD ATIENZA BECERRIL
Decana IE Law School


ESTUDIO DEL DERECHO

El COVID 19 ha tenido un gran impacto en todos los aspectos de la sociedad actual, y la educación es sin duda de las áreas que se ha visto también afectada. Como reacción inmediata a la pandemia, las instituciones educativas hemos tenido que poner en marcha un proceso acelerado de transformación para poder continuar ofreciendo nuestros servicios. Hemos visto sistemas diferentes, pero en relación con las universidades, la mayoría de ellas en nuestro país han sido capaces de llevar a cabo, en menor o mayor medida, esta transformación.

La primera consecuencia de la pandemia en la educación superior ha sido la aceleración de un lento proceso de digitalización que había ya empezado en algunos sectores académicos. La rapidez con la que profesores y estudiantes se han tenido que adaptar a la enseñanza online hubiera sido impensable hace un año.
Una vez superados los primeros meses de la adaptación al nuevo entorno, algunas instituciones académicas han dado un paso más y han llevado a un mayor nivel de sofisticación sus modelos de enseñanza online. Uno de estos modelos es el llamado aprendizaje líquido que combina la enseñanza presencial con la enseñanza online de una forma flexible que permite además cambiar del formato digital al presencial de manera inmediata.
Este modelo de enseñanza líquida ofrece la mayor flexibilidad, junto con la mayor profundidad académica y la mayor interacción. La flexibilidad se alcanza a través de la opción de seguir las clases online desde cualquier destino del mundo, o de manera presencial y pudiendo acceder a ambas modalidades en cualquier momento. La solidez académica se alcanza con altos estándares de rigor académicos en cada programa, incluidos la evaluación continua o la participación en clase y con exigentes criterios de control de calidad en cada asignatura y por cada profesor.

“El aprendizaje líquido combina la enseñanza presencial con la enseñanza online de una forma flexible que permite además cambiar del formato digital al presencial de manera inmediata. Este modelo ofrece la mayor flexibilidad, junto con la mayor profundidad académica y la mayor interacción”

Mantener el rigor académico bajo este nuevo modelo de enseñanza, requiere una revisión de las metodologías, los materiales, y del diseño del programa de cada asignatura. El paso al aprendizaje líquido exige un nuevo diseño de materiales, ya que éstos serán leídos, trabajados o estudiados por los estudiantes de una manera diferente y es muy probable que no puedan usarse la totalidad de los materiales de cursos anteriores. Por otra parte, exige también la revisión del programa de cada asignatura, pues al usar otra metodología de enseñanza, se puede ver modificada la duración de las sesiones, el número de sesiones, la intensidad de las sesiones y todos estos cambios deben verse reflejado en los programas.
Este modelo exige dedicar un gran esfuerzo a la creación de nuevos materiales adaptados a este tipo de enseñanza y a través de nuevos formatos como casos multimedia, videos, podcasts o tests online y como resultado, las clases que se imparten ahora bajo el formato de enseñanza líquida son más interactivas y más agiles de seguir para los estudiantes, facilitando así el proceso de aprendizaje a la vez que mejoran la experiencia del alumno. 
La experiencia internacional es uno de los aspectos que se ha visto más limitada en muchas facultades de Derecho. En IE Law School entendemos que la enseñanza jurídica con orientación internacional va mucho más allá de los programas de intercambio o las estancias en universidades de distintos países. Por una parte, tanto los estudiantes como los profesores internacionales son clave en nuestra enseñanza jurídica internacional y en este curso académico contamos con un 56% de alumnos internacionales entre los programas de grado y de máster de Derecho y con un claustro de profesores con perfil internacional. Por otra parte, las experiencias en universidades internacionales que forman parte de nuestros programas, como las estancias en New York University (NUY) o Harry Radzyner Law School, (IDC) Herzliya en Israel, se imparten de forma virtual, manteniendo el contenido académico y la oportunidad de experimentar el estudio en otra universidad internacional. 

“Las clases que se imparten bajo el formato de enseñanza líquida son más interactivas y más agiles de seguir para los estudiantes, facilitando así el proceso de aprendizaje a la vez que mejoran la experiencia del alumno”

Pero el elemento más relevante de la internacionalización es el contenido y la orientación de los programas; es el estudio del Derecho comparado, del Derecho de la UE, del Derecho Global, y esto no solo se mantiene, sino que en estos momentos se ve reforzado pues la práctica de la abogacía es cada vez más transnacional y necesita, cada vez más, profesionales formados en una mentalidad jurídica global. Cuando las operaciones y los casos que los estudiantes trabajan son internacionales, la aproximación a resolución de los problemas jurídicos la llevan a cabo desde la perspectiva del Derecho de la UE o del Derecho comparado, entonces la formación jurídica es plenamente internacional. 
Es necesario además mantener la interacción en la clase. Esto incluye tanto la interacción entre los estudiantes, como la interacción entre los estudiantes y el profesor. La interacción entre los estudiantes, además debe fomentarse entre aquellos que asisten presencialmente a clase y los que lo hacen de manera digital, formando grupos de trabajo integrados por alumnos de cada una de las modalidades. La interacción con el profesor se puede llevar cabo en clase o a través de las tutorías que son particularmente necesarias en esta situación. La participación en clase para fomentar la interacción con el profesor, exige un mayor liderazgo del profesor, que tiene el reto de animar y a la vez controlar la participación de los alumnos presenciales y los que están a distancia. 
Uno de los aspectos más complejos de la formación líquida es mantener el funcionamiento de actividades extra curriculares, como actividades de network o actividades culturales. Y a la vez es uno de los aspectos más relevantes de fomentar en esta época, para poder mantener el espíritu de comunidad académica, ya que el aislamiento social afecta al bienestar y provoca situaciones de estrés y ansiedad entre estudiantes. Existen diferentes plataformas virtuales que permiten disfrutar de eventos culturales y otras que permiten organizar con eficacia actividades de network; todas estas actividades son una parte importante de la enseñanza liquida.

“El elemento más relevante de la internacionalización es el contenido y la orientación de los programas; es el estudio del Derecho comparado, del Derecho de la UE, del Derecho Global, y esto no solo se mantiene, sino que en estos momentos se ve reforzado pues la práctica de la abogacía es cada vez más transnacional y necesita, cada vez más, profesionales formados en una mentalidad jurídica global”

En relación con las habilidades profesionales, una de las grandes ventajas del sistema de la enseñanza líquida es que prepara a los estudiantes en las habilidades profesionales más necesarias en este momento, como la comunicación y el trabajo en equipo en un entorno virtual, o la capacidad de adaptación al cambio. Resiliencia y flexibilidad, uso de tecnología, creatividad, originalidad e iniciativa, son algunas de las habilidades profesionales recogidas por el informe de World Economic Forum como las que serán más relevantes en el año 2025 (1), y éstas son precisamente algunas de las que fomenta el modelo de enseñanza líquida.
Para algunas facultades de Derecho, sin duda la experiencia previa de formación online ha sido una gran ventaja en este proceso de transformación, como también lo ha sido la excelencia docente del claustro, y en particular el que combina la formación académica investigadora con el conocimiento y la experiencia de la práctica profesional. Pero lo más relevante, en este momento de cambio y de implementación de la enseñanza líquida, es la integración entre las plataformas tecnológicas, el claustro, los estudiantes y todos los servicios de la universidad. Sin duda, la clave radica en la calidad del proceso de aprendizaje y la experiencia formativa.
Los retos a los que se enfrenta actualmente la educación jurídica son sin duda muchos, y el aprendizaje líquido ofrece una solución a estos retos con una propuesta de enseñanza flexible, adaptada al momento actual, interactiva y sostenible a largo plazo ya que aúna formación digital y presencial.

(1) “These are the top 10 job skills of tomorrow – and how long it takes to learn them”. World Economic Forum

Palabras clave: Covid-19, Educación superior, Aprendizaje líquido.
Keywords: Covid-19, Higher Education, Liquid Learning.

Resumen

El COVID 19 ha tenido un gran impacto es todos los aspectos de la sociedad actual, y la educación es sin duda de las áreas que se ha visto también afectada. La primera consecuencia de la pandemia en la educación superior ha sido la aceleración de un lento proceso de digitalización que había ya empezado en algunos sectores académicos. La rapidez con la que profesores y estudiantes se han tenido que adaptar a la enseñanza online hubiera sido impensable hace un año. Una vez superados los primeros meses de la adaptación al nuevo entorno, algunas instituciones académicas han dado un paso más y han llevado a un mayor nivel de sofisticación sus modelos de enseñanza online. Uno de estos modelos es el llamado aprendizaje líquido que combina la enseñanza presencial con la enseñanza online de una forma flexible que permite además cambiar del formato digital al presencial de manera inmediata.

Abstract

Covid-19 has had a major impact on all aspects of contemporary society, and education is undoubtedly one of the areas that has also been affected. The primary consequence of the pandemic in higher education has been the acceleration of a slow process towards digitalisation that had already begun in some academic spheres. The speed with which teachers and students have had to adapt to online tuition would have been unthinkable a year ago. After overcoming the first months of adapting to the new environment, some academic institutions have gone one step further, and have taken their teaching models to a higher level of online sophistication. One of these models is “liquid learning”, which combines face-to-face teaching with online teaching on a flexible basis, and also enables students to immediately change between the digital and face-to-face formats.

El buen funcionamiento de esta página web depende de la instalación de cookies propias y de terceros con fines técnicos y de análisis de las visitas de la web.
En la web http://www.elnotario.es utilizamos solo las cookies indispensables y evaluamos los datos recabados de forma global para no invadir la privacidad de ningún usuario.
Para saber más puede acceder a toda la información ampliada en nuestra Política de Cookies.
POLÍTICA DE COOKIES Rechazar De acuerdo