Menú móvil

cerrar-mobile

 

DERECHO CIVIL

PODERES

En el subapoderamiento o sustitución de poder no es necesario formular juicio notarial de suficiencia del poder inicial

OTORGAMIENTO MEDIANTE SUBAPODERAMIENTO: NO ES NECESARIO EXHIBIR COPIA NI FORMULAR JUICIO NOTARIAL DE SUFICIENCIA RESPECTO AL APODERAMIENTO INICIAL
Dos Resoluciones de 25 de octubre de 2016 (BOE 18 de noviembre de 2016). Descargar Resolución. Descargar Resolución.

La parte vendedora es una entidad bancaria representada por persona que actúa mediante un poder conferido por otro apoderado de tal entidad. Tratándose de un poder otorgado por vía de sustitución, basta con que, junto a la reseña de la inicial escritura de apoderamiento y la de la sustitución de poder, se exhiba y se realice el juicio notarial de suficiencia sólo respecto de ésta última. No es necesario exhibir ni formular juicio notarial respecto del apoderamiento inicial, al ser extremos que quedan bajo la fe pública del notario autorizante de la sustitución.
Por otro lado, el subpoder conferido al representante compareciente no tiene la naturaleza de comisión mercantil -lo cual impediría la delegación o sustitución-, sino que se trata de un mandato civil, pues las entidades de crédito no se dedican a esta actividad de compraventa con habitualidad en el tráfico. De hecho, el representante del banco interviene en este acto con un poder concreto para la venta de este inmueble. Además, en el caso de la segunda resolución examinada, la elevación a público de un documento privado no es un acto de enajenación, sino un acto debido, que no introduce modificación alguna respecto de lo acordado en su día por las partes en el documento privado, de modo que la naturaleza de la escritura es enteramente recognoscitiva o confesoria.

Leer más...

Resolución de 10 de noviembre de 2015. Queja. Actas de notoriedad. Acreditación de existencia de pareja de hecho y declaración de herederos abintestato. Régimen jurídico de los testigos en los instrumentos públicos. Se desestima

“…Quinto.- Por último alegan la incapacidad o inhabilidad de la empleada de la Notaria para intervenir como testigo en el acta.
Los testigos que pueden intervenir en los instrumentos públicos responden a tres categorías: testigos instrumentales, testigos de conocimiento y testigos de hechos: los testigos instrumentales son los que presencian el acto de lectura, consentimiento, firma y autorización de la escritura.
Los testigos de conocimiento sirven para la identificación de las personas.
Los testigos asertorios, corroborantes o de hechos deponen su ciencia sobre los que les constan, bien directamente, bien por notoriedad.
El régimen jurídico de estas tres clases de testigos no es equivalente, pues respecto de los instrumentales la incapacidad o inhabilidad para ser tal resulta del artículo 183 del Reglamento Notarial, que incluye entre dichas causas, concretamente en su párrafo 3º, la de ser empleado del Notario autorizante o del autorizado para actuar en su mismo despacho de conformidad con el artículo 42. Esta inhabilidad de los empleados del Notario para actuar como testigos instrumentales aparece ya recogida en el artículo 21 de la Ley del Notariado, cuyo artículo 27 sanciona de nulidad el instrumento que adolece de infracción de dicha prohibición.
En cuanto a los testigos de conocimiento, a tenor de lo dispuesto en el artículo 184 Reglamentario, solo les serán de aplicación las inhabilidades previstas en los números 1 y 5 del artículo 182, por lo que no se aplica dicha inhabilidad a los empleados del Notario.

Leer más...