Menú móvil

El Notario - Cerrar Movil

LUIS ENRIQUE GARCÍA LABAJO
Notario de Madrid

Los pasados días 14, 15 y 16 de Mayo, coincidiendo con la Feria Taurina de San Isidro, tuvieron lugar en el Colegio de Abogados de Madrid, unos Encuentros Internacionales de Derecho Taurino, convocados por el Ilustre Colegio de Abogados de Madrid y el Ordre des Avocats a la Cour d´Apple de Nimes, continuación de un Primer Tercio celebrado el ejercicio pasado en Nimes.
Sin la intención de separar y crear una nueva rama del Derecho especializado en  la actividad taurina, no es menos cierto que el hecho taurino genera consecuencias jurídicas y éstas fueron objeto de tratamiento en los citados encuentros en los que tuve ocasión de participar como ponente. Lo primero que me llamó la atención fue la gran respuesta que en el mundo de la abogacía tuvo la convocatoria en la que participaron letrados de toda España, aficionados y no aficionados a la Fiesta de Toros, pero, sobre todo, la preocupación que entre los abogados franceses tiene todo lo relacionado con el Mundo de los Toros, pues se acreditaron a los Encuentros más de noventa asistentes franceses.
Ello demuestra la mayoría de edad de la afición francesa, que sin duda tiene una gran preocupación y respeto por lo que Díaz Cañabate llamó “El Planeta de Los Toros”. El aficionado francés es el mejor ejemplo de espectador taurino. En la organización de las ferias francesas, el aficionado se encuentra perfectamente representado  a través de lo que se llama Comisión Organizativa de la Feria, y son ellos, mediante esta Comisión, quienes contratan toros y toreros para sus corridas de Feria. El aficionado francés se documenta de la corrida que va a presenciar, sabe de toros, de encastes, de morfología del toro, se preocupa de la trayectoria del torero, lee y estudia sobre Toros. La afición francesa convierte la corrida de toros no sólo en un espectáculo, sino en un auténtico acontecimiento cultural. Acude a una corrida de toros como el que acude a la ópera. De ahí que momentos de inspiración como el de Morante en la silla recordando a Rafael “el Gallo” sólo se den en un marco cultural como el de la plaza de Nimes. “Chapeu” por esa afición, que es muy parecida a la del norte de España (Santander, Vitoria, Bilbao, San Sebastián o Pamplona).    

"El aficionado francés es el mejor ejemplo de espectador taurino. En la organización de las ferias francesas, el aficionado se encuentra perfectamente representado  a través de lo que se llama Comisión Organizativa de la Feria"

Tras la inauguración de los Encuentros por los Decanos del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid y de Nimes, Antonio Hernández Gil y Patrick Leonard, y la intervención del torero Joselito, se desarrollaron en las jornadas de los días 14 y 15 las distintas ponencias.
En la primera de ellas sobre el Reglamento Taurino, con intervención entre otros del jurista taurino Pedro Plasencia, se llegó a la conclusión de la necesidad de unificación de los distintos Reglamentos Taurinos de las Comunidades Autónomas. El tratamiento diferenciado de hechos como el reconocimiento veterinario de los toros en las distintas plazas o sobre la suerte de varas o la concesión de trofeos o el premio de la Puerta Grande, hace difícil al profesional del toro, sea ganadero o torero, y al aficionado en general, tener un criterio inequívoco sobre la actuación y organización taurina.
En la segunda ponencia, en la que participé con el tema de los apoderamientos entre profesionales del Toro, se trataron los aspectos más importantes sobre la contratación taurina. La gestión de las plazas de toros, representado por el modelo de la Plaza de Toros de Vitoria con exposición de Ramón Marín Fernández de Piérola, Presidente de Vitauri, asociación organizadora de los festejos taurinos en Vitoria. Explicó la forma de organizar un festejo por un Comisión Taurina sin participación de los empresarios taurinos, sino mediante los aficionados a los toros y el éxito de público que cada temporada se produce en la Plaza de Vitoria.
A continuación se trataron temas como los de los Seguros Taurinos, la cobertura de la suspensión de un festejo por las inclemencias meteorológicas o el aseguramiento de la temporada de un matador de toros, justificando la dificultad de encontrar una Compañía capaz de dar cobertura a este seguro, salvo que sea de un gran colectivo o una prima desmesurada, a lo que no están dispuesto la mayoría de los participantes en un espectáculo taurino.
Los abogados franceses Olivier Goujon y Emmanuel Durand, propusieron la creación de un Instituto de Derecho Taurino, presentando sus Estatutos y sus hojas de adhesión, y en la que tengan cabida estudios jurídicos sobre la Fiesta de los Toros e intercambio de inquietudes jurídicas entre España y Francia.
Juan Antonio Cremades, abogado de Madrid y París, intervino para tratar el Arbitraje en Derecho Taurino, dando una visión histórica y otra actual sobre la mediación y el arbitraje para la solución de conflictos surgidos entre los distintos estamentos intervinientes en la Fiesta.
Finalizó la sesión de la mañana con mi intervención sobre los contratos de apoderamiento taurino. En este punto y desde estas líneas, pido una nueva oportunidad para “repetir en esta plaza”, sin perjuicio de dejar un pequeño esbozo de lo que expuse sobre el tema.      

"El jurista taurino Pedro Plasencia, llegó a la conclusión de la necesidad de unificación de los distintos Reglamentos Taurinos de las Comunidades Autónomas"

Las relaciones jurídico-taurinas están ausentes de forma documental alguna. Pensemos que aún hoy los apoderamientos y su extinción se sellan con un “apretón de manos”, sin ningún tipo de contratación escrita de por medio. Pero para dar respuesta jurídica a la contratación civil entre profesionales taurinos se hace necesario distinguir dos etapas, que a su vez exigen respuestas jurídicas distintas: una primera etapa es la de la gestación, formación y promoción del novillero con picadores, y una segunda que abarca la profesionalización del matador de toros. El tratamiento jurídico civil de uno y otro ha de ser distinto.
Así, para la primera de las etapas propuse lo que llamé “Contrato de promoción taurina”, que como contrato atípico o innominado participa de los elementos con los que guarda mayor afinidad: el contrato de mandato representativo y el arrendamiento de servicios.
En esta fase no se trata de apoderar al novillero, sino de promoverle, o si se quiere, de producir un torero, un contrato de producción artística que proteja al novillero y que permita al productor obtener un rendimiento a medio plazo con el triunfo como matador de toros de su producto.
La segunda etapa es la de la profesionalización del matador de toros. Aquí, el apoderado no es un mero representante jurídico, cuyas facultades nacen del poder, pues el apoderado asume facultades que exceden de tal, para convertirse en un promotor del profesional taurino con facultades de poder económico y organizativo, que lo acercan, como señala en un magnífico trabajo mí compañero Luis Rueda Esteban, al arrendamiento de servicios. Ya no se trata de financiar la carrera del matador de toros, sino de dirigirle administrativa, organizativa, económica y artísticamente.
Lo dicho. Prometo un desarrollo de la materia en sucesivos artículos.
Ya por la tarde tuvo lugar la siguiente ponencia sobre Tauromaquia y Cultura con una cautivadora intervención de Pedro Romero de Solís, ”Perico”, que demostró la estructura ternaria de la organización de la Fiesta, y la intervención de Carmen Calvo, ex ministra de cultura, que defendió la Fiesta como bien de interés cultural, siguiendo las teorías de Francis Wolf, catedrático de la Universidad de la Sorbona de París, defensor de la Fiesta, y que declara la hipocresía de la sociedad actual que da la espalda y oculta todo el hecho referente a la muerte, y es por ello que espanta un espectáculo en el que la muerte se vive en directo. Pero, sin embargo, fue la intervención de Andrés Sánchez Magro, Magistrado Juez de lo Mercantil de Madrid, la que con una faena de aliño dejó sentenciado el Toreo como una Cultura viva.
Al día siguiente tuvo lugar el desarrollo de los Encuentros en la finca “El Feligrés”, propiedad de “El Juli”. En ella intervinieron Gabriel Doménech, profesor titular de Derecho Administrativo de la Universidad de Valencia, quien justificó la inconstitucionalidad de la prohibición de las corridas de toros. Intervino seguidamente Juan Carlos Illera, Catedrático de la Facultad de Veterinaria de la Universidad Complutense de Madrid, quien en una magnífica intervención y después de matizar que no es aficionado, demostró con el análisis de más de 3.000 toros, que éste no sufre dolor durante la lidia, salvo unos tres segundos después del primer puyazo, sino que, por el contrario, es capaz de luchar durante la misma, y que sus mayores momentos de estrés lo sufre al ser embarcado en el camión, durante el viaje a la plaza y en el momento de la salida al ruedo, al ser un medio que desconoce.
Finalizó con la intervención de Lorenzo Clemente, abogado de Madrid y autor del libro “La Tauromaquia a través de sus conflictos”, y que trato como sentencias y curiosidades jurídico taurinas, los casos de la disputa sobre la cabeza del toro “Burlero”, que mató al “Yiyo”, la difusión de las imágenes sobre la muerte de “Paquirri”, y la más divertida de todas “El currismo, como una forma de entender la vida”.

Una sentencia genial
Se trata de la Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía de 22 de enero de 1.999, que resuelve la procedencia o no del despido de un conductor por haber contestado de forma vehemente a un cliente de la empresa que había hecho un comentario jocoso respecto a la falta de contratos de Curro Romero en esa temporada de 1.998. Entre sus fundamentos de Derecho se recogen entre otros los siguientes considerando: “…el demandante trabaja para la demandada desde 1.966, tiene la categoría de conductor, es un gran aficionado a los toros y conocido “currista” por los empleados y clientes de la empresa, en cuyo centro de trabajo y en la ocasión de autos, dirigiéndose a él y en tono jocoso, unos clientes comentaron que Curro Romero torearía pocas corridas este año, y al oírlo el actor, manifestó que “quien tuviera cojones, le dijera eso en su cara”, contestando uno de los clientes –que sigue siéndolo- “si eso iba por él”, a lo que el demandante replicó “que no, que por quien lo hubiera dicho”, sin producirse pelea o altercado; por lo que fácilmente se percibe familiaridad y conocimiento entre los intervinientes, por lo que no cabe plantear la trascendencia que las consignadas expresiones hubiesen tenido de haberse producido en otro centro de trabajo, importa el de la demandada con las personas que allí estaban, esto es, clientes habituales, sabedores de la afición del demandante y de su sentimiento “currista” que es indudable y notoriamente altruista a favor del diestro, arraigado y profundo como el que más, creador de una ilusión permanente, de una esperanza incondicional y de una forma de entender la vida, por lo que exige el máximo respeto de quienes no –o sí- lo tienen y, cuando se falta a él, es previsible la reacción ardorosamente defensiva de quien lógica y naturalmente se considera ofendido, como le ocurrió al demandante durante su trabajo en la ocasión de autos que, por ende, no fue ofensor sino todo lo contrario, de ahí que su comportamiento no pueda incluirse en el artículo 54.2 c) del Estatuto de los Trabajadores, dado que además no se produjo pelea ni alteración alguna en el centro de trabajo de la demandada, todo lo cual conduce a la desestimación del recurso, con la correspondiente confirmación de la sentencia de instancia”.
Simplemente genial.

Finalmente, antes de la clausura de los Encuentros y de sus Conclusiones, intervino la única organización profesional del Toro invitada, la llamada Mesa del Toro, representada por su Director Gerente y ganadero, Eduardo Martín-Peñato y su secretario y también ganadero Juan José Rueda, que explicaron la defensa y unidad de la Fiesta desde las propias organizaciones taurinas, asociaciones de ganaderos, de matadores, de banderilleros, picadores y mozos de espadas, de organizadores de espectáculos taurinos, e incluso de Presidentes de Plazas de Toros, aglutinadas y unidas en defensa y difusión de nuestra Fiesta de Toros.
Se clausuró el Encuentro por los Presidentes del Comité Organizador del Primer y Segundo Tercio de Nimes y Madrid, Olivier Goujon y Juan Antonio Cremades, y se anunció el tercer Encuentro cuya celebración tendrá lugar el próximo año en la ciudad de Sevilla.

"Aún hoy los apoderamientos y su extinción se sellan con un 'apretón de manos', sin ningún tipo de contratación escrita de por medio"

A continuación se desarrolló un tentadero en la plaza de tientas de la finca, en la que por orgullo patrio, di respuesta a la intervención de un abogado francés aficionado práctico, y ligué a la becerra dos series de redondos rematados con uno de pecho y un pase de la firma, nunca mejor dicho, lo que fue celebrado entre los asistentes españoles y reconocido por los franceses.

Mediocre espectáculo en las Ventas
De allí y tras el obligado almuerzo, nos fuimos a las Ventas. Y aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, no me resisto a aprovechar estas líneas para hacer un balance y una reflexión sobre la pasada Feria de San Isidro y la llamada del Aniversario. El resultado no ha podido ser más pobre que lo que se podría haber imaginado al conocerse los carteles. La responsabilidad hay que distribuirla entre todos. En primer lugar, al Centro de Asuntos Taurinos de la Comunidad de Madrid, órgano supervisor de la calidad de los espectáculos que se den en Madrid, pero que se encuentra atado por el desmesurado pliego de condiciones económicas que se exige para la adjudicación de la plaza. En segundo, lugar la empresa. No se puede organizar un espectáculo tan esperpéntico como el que tuvo lugar en la novillada de Joaquín Moreno Silva. Demostró la empresa auténtica falta de afición, preocupada solamente en defender sus intereses económicos. Los toreros, que salvo honrosas excepciones han estado por debajo de los toros, debido a su falta de rodaje en estos más que nunca principios de temporada. Los ganaderos, sobre todos los llamados “toristas” que no han sabido o no han podido preparar sus corridas por el difícil y lluvioso invierno y no han sido capaces de lidiar la corrida completa y alguno, como Adolfo Martín, no lidió ninguno de los presentados. Y finalmente, la propia afición de Madrid, que de unos años hasta hoy está perdiendo la unidad de criterio para criticar a unos toreros sí y a otros también.
Se hace urgente la aplicación en Madrid del modelo francés de la verdadera y efectiva intervención de una Comisión de aficionados que no sea objeto de manipulación, para la organización de la temporada en la primera plaza del Mundo, pues como dejemos esto en manos de políticos y empresarios taurinos, nos sobran los “anti”.
Ahora bien, no se engañen. Todo podría haber sido distinto si no ocurre la desgracia de José Tomas, único torero capaz  por sí solo de mantener, ilusionar y hacer viajar en el sueño la afición a nuestra querida Fiesta Nacional. ¡Maestro vuelve cuanto antes, aunque sea cojo!

 

Abstract

Last May the 14th, 15th and 16th, coinciding with San Isidro Bullfighting Festival, an International Meeting on Bullfighting Law was held in the headquarters of the Madrid Bar Association, which organized the event together with the Ordre des Avocats a la Cour d´Appel of Nimes. The meeting was the continuation of a previous one, held in the French city last year: the second Act of the fight, so to say.
The creation of a new autonomous field, specialized in legal rules regulating    bullfighting activities, was not intended. But the fact is that bullfighting can have legal consequences, and it was the aim of these meetings I attended as a speaker to discuss them. The first remarkable fact was the success of the meeting call amongst the legal profession. Lawyers from all over Spain, both fans and non-lovers of bullfighting, took part in it. But even more surprising was the interest shown by French attorneys in everything related to bullfighting: more than ninety Frenchmen requested an accreditation.

El Notario - Rubén Laina Relaño / Antonio López Santalla

Rubén Laina Relaño / Antonio López Santalla El Notario - Comillas

Notas para aproximar el complejo problema de los incendios forestales
El Notario - Ignacio Maldonado Ramos

Ignacio Maldonado Ramos El Notario - Comillas

Cuando un bosque se quema…
El Notario - Manuel González-Meneses García-Valdecasas

Manuel González-Meneses García-Valdecasas El Notario - Comillas

¿Serán los ciber-consejeros los verdaderos business angels?
El Notario - María Dolores García Valverde

María Dolores García Valverde El Notario - Comillas

Servicio doméstico ¿Ahora qué?
El Notario - Francisco R. Serantes Peña

Francisco R. Serantes Peña El Notario - Comillas

Reflexiones sobre el poder fiscal
El buen funcionamiento de esta página web depende de la instalación de cookies propias y de terceros con fines técnicos y de análisis de las visitas de la web.
En la web http://www.elnotario.es utilizamos solo las cookies indispensables y evaluamos los datos recabados de forma global para no invadir la privacidad de ningún usuario.
Para saber más puede acceder a toda la información ampliada en nuestra Política de Cookies.
POLÍTICA DE COOKIES Rechazar De acuerdo