Menú móvil

El Notario - Cerrar Movil

GONZALO GONZÁLEZ SANZ
Sociólogo

ESPAÑA EN DATOS

El problema más importante para los españoles es el paro (así lo afirma el 77,1% en marzo de este mismo año), la segunda preocupación es la corrupción y el fraude (así lo considera el 44,0% de los ciudadanos) y la tercera son los problemas de índole económica (el 25,6% lo reconoce) y política (el 24,4%)1. Y el resultado es prácticamente el mismo desde hace casi diez años. Nos encontramos entonces ante un “hecho social”: la economía y la política, el paro, la corrupción y los políticos son el problema de España. Y el primero, el paro.
La tasa de paro indica la proporción de desempleados que hay respecto del total de activos de una sociedad. En la España de hoy la crisis económica ha disparado dicho índice hasta niveles sin precedentes (el 20,4% de la población activa) siendo las mujeres las más afectadas (el 22,2% frente al 17,8% de hombres)2 . De esta manera la falta de trabajo se convierte en la falla fundamental del sistema social y en la causa fundante de toda desigualdad: los españoles se dividen entre quienes tienen trabajo y no lo tienen. Luego viene todo lo demás: el empeoramiento de las condiciones de vida, la caída de nivel de empleo entre los jóvenes y el desplome de las rentas salariales, la cada vez más intensa y veloz acumulación de riqueza en menos manos (las 20 personas más ricas en España poseen una fortuna similar a los ingresos del 20% de la población más pobre, Informe Intermon Oxfam 2014) y la paulatina desaparición de la clase media. España camina hacia una “geografía social a dos velocidades”3. En España, el factor determinante de la distribución de la renta es el empleo y su retribución. “En la medida en que aumente mucho el desempleo entre los trabajadores con menos ingresos (y/o cualificaciones) y mucho menos entre los de más ingresos (y/o cualificaciones) aumentará la desigualdad. Es justo lo que ha ocurrido en España” (FAES 2016, Papeles, nº 186).

"La falta de trabajo se convierte en la falla fundamental del sistema social y en la causa fundante de toda desigualdad: los españoles se dividen entre quienes tienen trabajo y no lo tienen"

En general, las condiciones de vida en España se han deteriorado desde 2007. La evaluación de las rentas y el patrimonio (ingresos, fiscalidad y pobreza) en la última década ha registrado caídas continuas y pronunciadas, es decir, el empobrecimiento en términos de renta y patrimonio de la mayor parte de la sociedad ha sido continuo y creciente. Hace una década, el 59% de la población pertenecía a hogares situados en niveles de renta intermedios, frente al 31% de los situados por debajo del 75% de la mediana. El 10% restante se situaba en los niveles de ingresos superiores al doble de la mediana, y ese porcentaje apenas ha cambiado, habiéndose reducido un 0,7%. En cambio, el porcentaje correspondiente al grupo intermedio se ha reducido significativamente, hasta el 52%, mientras que el de los situados en los niveles bajos ha aumentado hasta el 39% gráficamente y en un titular, han abandonado la clase media tres millones de personas (Informe BBVA-IVIE 2013 sobre Crecimiento y competitividad). En este sentido, el índice GINI (Eurostat), que mide la desigualdad en la distribución de la renta y riqueza de un país, cuando es superior al 40% significa que existe una gran diferencia entre ricos y pobres; España ha pasado del 32,2% en 2004 al 35,4% en 2013, situándose como uno de los más desiguales de Europa, junto con Letonia (35%) y Portugal (34%), y quedándose muy lejos del índice medio para la UE (30%) y del 26% de Noruega.
La desigualdad en la riqueza también se ha disparado según el Banco de España4. La Encuesta Financiera de las Familias (EFF, 2011) constata que las desigualdades en el reparto de la riqueza se han ampliado continuamente, tanto en los años de expansión económica como en los de recesión.
El patrimonio neto de los hogares incluye el valor monetario de sus activos reales (cuyo principal componente son las propiedades inmobiliarias: viviendas, garajes, solares, fincas, naves, tiendas, oficinas y hoteles) y financieros (cuentas y depósitos bancarios, acciones cotizadas y no cotizadas, planes de pensiones, fondos de inversión y créditos pendientes), restando las deudas. En 2011 los activos reales representan el 84% del total y los financieros el 16% restante. Por su parte, las deudas pendientes representan el 11,5% del patrimonio bruto; su principal componente es la compra de vivienda principal o de otras propiedades inmobiliarias (el 85% del total de las deudas). Entre 2002 y 2005 las burbujas financiera e inmobiliaria incrementaron un 55% los patrimonios, empujadas por el viento favorable del crédito, que aumentó las deudas de las familias en un 65%. Entre 2005 y 2008 se registra un brusco frenazo, debido al cual la riqueza total de los hogares sólo creció un 2,9%, coincidiendo con los últimos años del ciclo expansivo y el inicio de la crisis. Ya en plena crisis, entre 2008 y 2011 el patrimonio medio registra un descenso del 12,5%, atribuible casi en exclusiva a la disminución del valor de los inmuebles. En conjunto, la media de riqueza neta de los hogares españoles creció un 40% entre 2002 y 2011, una tasa que casi dobla el crecimiento del PIB entre dichos años (21,5%).

"España camina hacia una 'geografía social a dos velocidades'"

Sin embargo, el crecimiento ha sido desigual y polarizado: mientras el cuartil (25%) de hogares más ricos aumentó su patrimonio un 45%, el cuartil más pobre lo redujo un 5%; de esta manera, la ratio de desigualdad (división el patrimonio de los cuartiles más rico y más pobre) subió de 33 en 2002 a 39 en 2005, 48 en 2008 y 51 en 2011. Los dos cuartiles intermedios incrementaron su riqueza un 31% y un 32% respectivamente
Pero la polarización en la distribución de riqueza es aún mayor entre los hogares más ricos. El 10% de hogares más ricos incrementó su patrimonio entre 2002 y 2011 un 52%, muy por encima del tramo inmediatamente inferior que lo hizo en un 33%. Este incremento de la desigualdad de riqueza entre el decil (10%) más rico y el cuartil (25%) más pobre se produjo de forma constante, independientemente de la coyuntura económica. Como resultado, la ratio entre el patrimonio medio del decil (10%) más rico y el cuartil (25%) más pobre ha pasado de 54 en 2002, a 64 en 2005, 80 en 2008 y de 87 en 2011, lo que supone que la brecha de desigualdad se ha ampliado en un 60% durante la década 2002-2011.

"Las diferencias de riqueza superan en seis veces a las de renta. La polarización de la riqueza (lo que se tiene acumulado) se relaciona con las diferencias de renta (lo que se ingresa) de los hogares, pero ni su total ni su evolución son idénticas"

Por último, las diferencias de riqueza superan en seis veces a las de renta. La polarización de la riqueza (lo que se tiene acumulado) se relaciona con las diferencias de renta (lo que se ingresa) de los hogares, pero ni su total ni su evolución son idénticas. Las desigualdades de riqueza son seis veces mayores que las de renta y esta diferencia se ha acentuado entre 2002 y 2011. Así, el diferencial de renta media entre el 10% de hogares que más gana y el 20% con menos ingresos pasó de 12 en 2002 a 14 en 2011, mientras el diferencial de riqueza pasó de 54 a 87. Es decir que la desigualdad de riquezas creció a un ritmo tres veces mayor que la de renta (60,4% vs. 18,6%), provocando una revalorización patrimonial de más de un billón de euros en el decil más rico (de 1,14 a 2,15 billones), una cantidad similar a la conseguida por el 90% restante de los hogares en el mismo período (que pasó de 1,53 a 2,51 billones)5. El 10% más rico concentra la propiedad, los beneficios y las revalorizaciones de la mayor parte de las acciones empresariales (cotizadas y no cotizadas), los fondos de inversión y otros activos financieros mientras que el 25% más pobre se ahoga en el endeudamiento. El cuartil de familias más pobres (4,3 millones de hogares, doce millones de personas en 2011) dispone de un patrimonio medio de 14.200 euros pero la mediana se sitúa en 7.400 euros, lo que quiere decir que la mitad de esos hogares (2,15 millones) dispone de un patrimonio neto inferior a esa cantidad. En ese segmento se concentran los sectores de población sin empleo, con empleo precario, escasos recursos y mayor carga de deudas.
Asimismo, la EFF registra el elevadísimo endeudamiento de aquellos hogares pobres que no han terminado de pagar su vivienda o tienen otro tipo de deudas (compra de un coche, reformas en el hogar, crédito para montar o sanear un pequeño negocio, etc.). Las deudas pendientes del 25% de hogares más pobres representaban en 2011 el 88% de su riqueza neta; y las cuotas anuales que tenían que pagar para amortizarlas absorbían el 46% de sus ingresos anuales, unas cargas muy superiores a las del resto de la población. Como el salario real ha permanecido prácticamente congelado desde 1994 al llegar la crisis una parte de estas deudas se ha convertido en impagable, con la consecuencia de quiebras de pequeñas empresas familiares y la pobreza de muchas familias.

1  Barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), marzo de 2016.
2 www.datosmacro.com sobre la Encuesta de Población Activa (EPA).
3 La desaparición de la clase media no es un fenómeno exclusivamente español. El declive de la clase media se extiende por todo el mundo desarrollado. En Alemania, el informe McKinsey de mayo de 2008 ya revelaba, cuando lo peor de la crisis estaba aún por llegar, que la clase media -aquellos que ganan entre el 70% y el 150% de la media de ingresos del país- había pasado de representar el 62% de la población en 2000 al 54%, y estimaba que para 2020 estaría muy por debajo del 50%.
4 Se trata de un sondeo mediante muestra estratificada de más de 6.000 hogares. Esta encuesta cruza datos del INE y de la AEAT. La muestra sobre-representa los hogares con más riqueza donde se concentran las decisiones financieras más complejas (el percentil más alto de la distribución de la riqueza está representado por 693 hogares, en lugar de los 61 que le corresponderían si el reparto fuera proporcional).
5 El patrimonio total de los hogares se estima multiplicando el patrimonio neto medio por el número de hogares; como señala el Banco de España pasaron de 14 millones en 2002 a 15,3 en 2005, 17 en el primer trimestre de 2009 y 17,5 en 2011.

Palabras clave: Paro, Desempleados, Mujeres, Jóvenes.
Keywords: Unemployment rate; Unemployed; Women; Young people.

Resumen

La tasa de paro indica la proporción de desempleados que hay respecto del total de activos de una sociedad. En la España de hoy la crisis económica ha disparado dicho índice hasta niveles sin precedentes siendo las mujeres las más afectadas. De esta manera la falta de trabajo se convierte en la falla fundamental del sistema social y en la causa fundante de toda desigualdad: los españoles se dividen entre quienes tienen trabajo y no lo tienen. Luego viene todo lo demás: el empeoramiento de las condiciones de vida, la caída de nivel de empleo entre los jóvenes y el desplome de las rentas salariales, la cada vez más intensa y veloz acumulación de riqueza en menos manos y la paulatina desaparición de la clase media. España camina hacia una “geografía social a dos velocidades”.

Abstract

The unemployment rate indicates the proportion of unemployed that exist with respect to the total assets of a company. In the Spain of today the economic crisis triggered said index to levels unprecedented being the most affected women. In this way the lack of work becomes the fundamental flaw of the social system and the founding cause of all inequality: Spaniards are divided between those who have jobs and do not have it. Then comes everything else: the worsening of conditions of life, the fall of employment among young people and the collapse of wage income, the more and more intense and rapid accumulation of wealth in fewer hands and the gradual disappearance of the middle class. Spain walks toward a "social geography at two speeds".

El Notario - Rubén Laina Relaño / Antonio López Santalla

Rubén Laina Relaño / Antonio López Santalla El Notario - Comillas

Notas para aproximar el complejo problema de los incendios forestales
El Notario - Ignacio Maldonado Ramos

Ignacio Maldonado Ramos El Notario - Comillas

Cuando un bosque se quema…
El Notario - Manuel González-Meneses García-Valdecasas

Manuel González-Meneses García-Valdecasas El Notario - Comillas

¿Serán los ciber-consejeros los verdaderos business angels?
El Notario - María Dolores García Valverde

María Dolores García Valverde El Notario - Comillas

Servicio doméstico ¿Ahora qué?
El Notario - Francisco R. Serantes Peña

Francisco R. Serantes Peña El Notario - Comillas

Reflexiones sobre el poder fiscal
El buen funcionamiento de esta página web depende de la instalación de cookies propias y de terceros con fines técnicos y de análisis de las visitas de la web.
En la web http://www.elnotario.es utilizamos solo las cookies indispensables y evaluamos los datos recabados de forma global para no invadir la privacidad de ningún usuario.
Para saber más puede acceder a toda la información ampliada en nuestra Política de Cookies.
POLÍTICA DE COOKIES Rechazar De acuerdo