Menú móvil

El Notario - Cerrar Movil

La Biblioteca del Colegio Notarial es visitada por investigadores y juristas nacionales y extranjeros

El actual letrado bibliotecario, Urbano Blanco Cea, lleva más de 24 años en su puesto, desde que fue nombrado para el mismo en abril de 1982, en sustitución del fallecido Conrado Morterero Simón, que lo había desempeñado desde 1943. Urbano había colaborado en la secretaría técnica de la Junta de Decanos (actual CGN) desde 1974, y en 1981, recién licenciado en Derecho, empezó a colaborar por las tardes con Morterero Simón, a la sazón ya enfermo y que fallecería al año siguiente. Ha estado a las órdenes de dos notarios bibliotecarios, primero José Antonio Molleda, y desde 1999 el actual Antonio Fernández-Golfín.

¿Cómo fueron los comienzos de su trabajo en la Biblioteca?
- Conocía la Biblioteca bastante bien al tener que consultarla casi a diario por mi trabajo en la secretaría técnica, donde tuve la inmensa fortuna de trabajar con Jerónimo López López y Juan Segovia Otero, quienes se preocuparon por formarme no sólo como jurista sino también como persona y de quienes aprendí, con el ejemplo, que el rigor y el sentido de la responsabilidad deben renovarse cada día. Ya en la Biblioteca, José Antonio Molleda me dio confianza para realizar mi labor con cierta libertad, en solitario y en jornada de tarde, hasta que en 1986 pude contar con la ayuda de Ricardo Murillo Toro, que permaneció a mi lado hasta el año 2004.

¿Cuándo se produjo el traslado de la Biblioteca al actual edificio?
- En mayo de 1999 la Biblioteca se trasladó a la actual sede y pasó a ser dirigida por Antonio Fernández Golfín, quien desde su época de Decano impulsó y logró la compra de los locales que hoy ocupa. También cumplió su compromiso de que la Biblioteca permaneciese abierta mañana y tarde, desde las 8 de la mañana a las 9 de la noche, lo que obligó a incorporar nuevos empleados a la plantilla.

Un centro de documentación tan especializado como es la Biblioteca requiere sin duda una distribución de tareas ...
- Siempre bajo la supervisión del notario bibliotecario se hace un trabajo en equipo con el fin primordial de que cada consulta reciba la respuesta pertinente. Como además trabajamos en dos turnos es inevitable que las tareas deban ser conocidas y desarrolladas por todos. No obstante, es cierto que hay una distribución de responsabilidades.
Rosana González Blanco es la empleada con mayor experiencia y que controla la catalogación. Es capaz de atender con eficacia casi todo tipo de consultas, exceptuadas las propiamente jurídicas. Realiza además el resto de las labores de la Biblioteca (consulta, préstamo, búsquedas legislativas, jurisprudenciales y bibliográficas, etc.). En suma, una labor de Ayudante de biblioteca.
Por su parte, Laura Roldán Gonzalo, licenciada en Derecho, une a las labores habituales una colaboración muy útil para la revisión de la catalogación retrospectiva y para la asignación de materias jurídicas, una de las tareas más delicadas.
Nuestro Auxiliar, y estudiante de Filosofía, Juan Carlos García Garrido, lleva el control del fondo de publicaciones periódicas, colabora en las actividades administrativas, continúa su aprendizaje en catalogación y se encarga de tener al día la página web de la Biblioteca, que los notarios consultan a través de la intranet del Colegio.

¿Una valoración general de la Biblioteca del Colegio Notarial de Madrid?
- Creo que es uno de los mejores centros de documentación jurídica del país y su prestigio alcanza mas allá de nuestras fronteras. Está dotada de medios y personal cualificado para atender las necesidades de los usuarios. La Biblioteca es el resultado del esfuerzo de generaciones de notarios del Colegio Notarial de Madrid, cuyas Juntas directivas han procurado siempre dotar a la Biblioteca del presupuesto necesario para que fuera realmente eficaz. Investigadores y juristas de todo el mundo, que nos visitan, dicen que es una de las mejores bibliotecas de Derecho privado de España, por la cantidad y la calidad de sus fondos bibliográficos, por la minuciosa labor de catalogación y asignación de materias y por el fácil acceso a los datos disponibles. La Biblioteca realiza también una labor de apoyo, poco conocida, con numerosos profesores e investigadores de Universidades nacionales y extranjeras, quienes, como la mayoría de nuestros usuarios, reconocen que la agilidad del servicio es difícilmente superable. Yo estoy muy satisfecho del equipo que antes he indicado y puedo decir, con orgullo, que la Biblioteca está en buenas manos.

 

El Notario - Rubén Laina Relaño / Antonio López Santalla

Rubén Laina Relaño / Antonio López Santalla El Notario - Comillas

Notas para aproximar el complejo problema de los incendios forestales
El Notario - Ignacio Maldonado Ramos

Ignacio Maldonado Ramos El Notario - Comillas

Cuando un bosque se quema…
El Notario - Manuel González-Meneses García-Valdecasas

Manuel González-Meneses García-Valdecasas El Notario - Comillas

¿Serán los ciber-consejeros los verdaderos business angels?
El Notario - María Dolores García Valverde

María Dolores García Valverde El Notario - Comillas

Servicio doméstico ¿Ahora qué?
El Notario - Francisco R. Serantes Peña

Francisco R. Serantes Peña El Notario - Comillas

Reflexiones sobre el poder fiscal
El buen funcionamiento de esta página web depende de la instalación de cookies propias y de terceros con fines técnicos y de análisis de las visitas de la web.
En la web http://www.elnotario.es utilizamos solo las cookies indispensables y evaluamos los datos recabados de forma global para no invadir la privacidad de ningún usuario.
Para saber más puede acceder a toda la información ampliada en nuestra Política de Cookies.
POLÍTICA DE COOKIES Rechazar De acuerdo